Que ver en Comillas

Modernismo catalán en Cantabria

Comillas tiene una privilegiada situación en la costa occidental de la Comunidad de Cantabria, en un entorno de gran belleza y con una magnífica playa, lo que motivó que atrajera ya desde el siglo XIX a ricos veraneantes que construyeron magníficos edificios de estilo modernista. Uno de ellos, originario de la villa y casado con una ilustre dama barcelonesa, provocó una insólita vinculación con la ciudad mediterránea.

Planifica tu escapada a Comillas

Comillas es una de las localidades más bellas y sofisticadas de Cantabria, un lugar de veraneo de lujo desde el siglo XIX que podrás recorrer en un día. El Capricho de Gaudí, la Fuente de los tres caños, el Palacio de Sobrellano o el maravilloso Cementerio de San Cristóbal, son algunos de los lugares de esta villa que no te puedes perder. Además de las numerosas playas de sus contornos, se trata de una localidad estratégicamente situada entre numerosas opciones de excursión: puedes ir a recorrer a pié el cercano Parque Natural de Oyambre, dirigirte por la carretera hacia al este a visitar la bien preservada villa medieval de Santillana del Mar o si lo prefieres dirigirte en dirección contraria para conocerla villa marinera de San Vicente de la Barquera y sus marismas. En cualquier caso, no dejes de ojear nuestro apartado de Dormir y Comer en Comillas para conocer de los mejores establecimientos y alojamientos de la zona.

¿Quieres conocer este sitio?

Algunos estudios atribuyen un origen celta al topónimo de Comillas. De este modo, el vocablo Koma-Oe (crin de caballo o loma) derivaría en Comillas, teoría que parece muy probable ya que el primitivo pueblo pesquero se asentaba entre tres colinas o lomas: La Cardosa, Sobrellano y La Coteruca. Esta orografía, rica en simas y cavernas, propició también la presencia del hombre desde época prehistórica, que dejó su huella en diversas cuevas situadas en los alrededores, como la de La Meaza o las de Portillo, entre otras, así como durante la escasa romanización de la zona, cuando se explotaron los bosques del monte Corona y sus minas.

La primera mención documentada en la historia de Comillas aparece en una es del siglo XI, una donación a la abadía de Santillana de unas casas “in villa de Comillas”. Entonces Cantabria estaba dominada por las órdenes religiosas y con pocos señores feudales, comenzando a reforzarse la economía y su capacidad naval militar con el rey castellano Alfonso VIII (1155-1214). Como consecuencia de esto, y entre otras numerosas iniciativas, marineros de Comillas siguieron al almirante Ramón de Bonifaz en la reconquista de Sevilla, protagonizando el épico episodio de la rotura de las cadenas del puente entre Sevilla y Triana en el río Guadalquivir (3 de mayo de 1248), principal obstáculo que impedía el asalto a la ciudad. Este suceso quedó reflejado en los escudos de todas las villas cántabras que enviaron naves a esa guerra: LaredoCastro UrdialesSantanderSan Vicente de la Barquera y, por supuesto, Comillas.

Entre los siglos XVI y XVIII su puerto destacó por la pesca de la ballena, siendo de hecho el último puerto del Cantábrico base para barcos balleneros. A finales del siglo XIX su actividad comercial se limitó a embarcar el mineral de zinc de la comarca. En la actualidad, un reducido número de pescadores practican aún la pesca de anzuelo.

La villa de Comillas en una antigua fotografía

La villa alcanzó su apogeo a mediados del siglo XIX, gracias a Antonio López y López (1817-1883), comillano de origen humilde que a los 14 años emigró a Cuba, donde hizo fortuna, casándose a la vuelta en Barcelona con Luisa Bru Lassús, hija de un catalán enriquecido también en la isla. López fundó la Compañía Transatlántica Española y la Compañía General de Tabacos de Filipinas, entre otras muchas actividades empresariales y bancarias. Inmensamente rico, prestó ayuda al rey Alfonso XII quien le recompensó con el título de marqués de Comillas (1878) y, tres años después, con la dignidad de Grande de España. El Rey, invitado por el marqués, acudiría a la villa a veranear con su corte, lo que animó a nobles y adinerados a elegir la comarca como lugar de descanso, atraídos también por las maravillosas playas en las que, por aquellos años, se habían puesto de moda los baños de ola.

De la mano del marqués y de su hijo Claudio López Bru (1853-1925) trabajaron en Comillas los mejores arquitectos modernistas catalanes: Joan Martorell (1833-1906), Lluís Domènech i Montaner (1850-1923) y el joven Antonio Gaudí (1852-1926), protegido de Eusebi Güell (1846-1918), suegro de la hija del primer marqués. Así Comillas se convirtió en una de las más interesantes villas modernistas fuera de Cataluña donde realmente se ensayó el modernismo que se desarrollaría después en Cataluña.

La villa de Comillas, declarada Conjunto Histórico-Artístico en 1985, es mencionada en ocasiones como la Villa de los Arzobispos ya que fueron cinco los que aquí nacieron. Cuenta con una bella arquitectura popular con magníficos ejemplos de casas montañesas con escudos nobiliarios en las fachadas y bonitas calles empedradas.

En pleno casco histórico, de origen medieval, se encuentra La Plaza, rodeada de casonas con amplios miradores; el Ayuntamiento Antiguo, que exhibe en una de sus fachadas los escudos de los arzobispos nacidos en la villa y hoy aloja el Centro de Interpretación del Patrimonio Comillano. La Iglesia de San Cristóbal (s. XVII) tiene la peculiaridad de haber sido no solo financiada sino construida por los propios habitantes, a raíz de un altercado con el secretario del duque del Infantado en la antigua iglesia ubicada en el lugar del cementerio actual. Los comillanos se resevaban un día a la semana para participar en la construcción. También es un caso excepcional por presentar dos portadas de las cuales la de la fachada norte está rematada por una hornacina con un San Cristóbal, obra del escultor de la vecina Santillana Jesús Otero. La fachada sur muestra los escudos de Comillas y de la Corona. La iglesia, de planta cuadrangular y con cabecera rectangular, cuenta con una torre en forma piramidal. En el interior, de tres naves, se venera  la imagen del Cristo del Amparo, patrón de los pescadores.

El Corro Campíos, antiguamente utilizado como núcleo de reunión donde se jugaba a los bolos y se bailaba los días de fiesta, es actualmente el lugar de encuentro de comillanos y veraneantes.

Otro foco de interés se dispone en torno a la cercana plaza de Joaquín de Piélago donde se halla el Ayuntamiento Nuevo (s. XIX), mandado construir como escuela por Manuela del Piélago y Sánchez de Movellán. La Casa Ocejo ejemplo, de arquitectura indiana adquirida fue adquirida por el primer marqués de Comillas. En ella se alojó durante el verano de 1881 el rey Alfonso XII y en ella  presidió  un Consejo de Ministros que convirtió a la localidad en capital de España por un día. No se puede visitar pero si apreciar sus fachadas, entre las que destaca la principal (hacia la plaza), construida en sillería y con arcos rematados en adornos ojivales en la planta baja. Además, Gaudí realizó para su interior el diseño de la chimenea y del salón principal así como un quiosco chinesco para el jardín.

Un poco más alejada se encuentra la Plaza de los Tres Caños con casas con amplias solanas donde se halla la modernista Fuente de los Tres Caños, fuente-farola en piedra realizada por el arquitecto Lluis Domènech en honor del comillano Joaquín del Piélago quien financió la traída de aguas a la villa. La bombilla en lo alto de la fuente simboliza además que Comillas fue el primer pueblo de España con luz eléctrica.

El Espolón (1804) es un interesante edificio que ver en Comillas, de planta cuadrangular, articulado en torno a un patio de carácter clasicista. Obra del maestro cántabro Cosme Antonio de Bustamante, fue mandado construir por uno de los cinco arzobispos originarios de la villa, Juan Domingo González de la Reguera (1720-1805), arzobispo de Lima, como escuela para niños de la localidad y con una cátedra de latín. Recientemente restaurado es actualmente un centro cultural.

El Espolón

Fuera ya del centro de Comillas, en el Mirador de Santa Lucía, con magníficas vistas sobre la playa, se alza una pequeña ermita que alberga una imagen de la santa a la que acudían los pescadores a rezar antes de salir a la mar.

Comillas destaca por sus magníficas muestras del modernismo impulsado por Antonio López, primer marqués de Comillas, quien contrató a algunos de los artistas catalanes más destacados que tuvieron la oportunidad de realizar sus primeros trabajos modernistas como Lluis Domènech i Montaner y el célebre Antonio Gaudí. El principal trabajo de este último en la villa es El Capricho (1883-1885), proyecto de su primera época, llevado a cabo por el arquitecto Cristóbal Cascante. Como su propio nombre indica, se muestra como un capricho entre los árboles, claro ejemplo de la integración del arte, la música y la naturaleza. Es una residencia de verano de estilo modernista con influencia mudéjar en el que sorprenden los juegos de volúmenes redondeados de rico colorido, las rejas con función de banco hacia el interior y la torre con forma de minarete oriental. El diseño de las habitaciones del edificio está pensado para que la luz solar vaya iluminando todas las estancias a lo largo del día y el uso del girasol, como elemento decorativo, hace referencia al recorrido de la luz. El Capricho fue declarado Monumento Histórico-Artístico en 1969.

A su lado, sobre la colina de Sobrellano, se encuentra el Palacio de Sobrellano o Palacio del marqués de Comillas (1882-1888), de estilo neo-gótico (gótico civil inglés con resonancias venecianas y relieves al modo de los mocárabes musulmanes). Fue encargado por el primer marqués de Comillas al arquitecto catalán Joan Martorell, y ejecutado por Cristóbal Cascante. Forma conjunto con el palacio la Capilla-Panteón del Palacio de Sobrellano, también de Martorell, en la que sobresalen las vidrieras y los panteones esculpidos por Llimona y los hermanos Vallmitjana. Parte de su mobiliario fue también diseñado por Gaudí.

En la colina de La Cardosa encontramos la Antigua Universidad Pontificia, encargo de Antonio López como seminario de jesuitas para pobres, actualmente sede de la Fundación Comillas, destinada a la enseñanza especializada del español. Obra ecléctica gótico-mudéjar del arquitecto Martorell, mantiene en planta el esquema de las obras de la Compañía de Jesús. Interesante el arco rebajado de la escalera, de Domènech y la puerta de las Virtudes, del escultor Eusebio Arnau.

El Cementerio de San Cristóbal, instalado en un pequeño cerro y erigido sobre las ruinas de una antigua iglesia gótica que aún conserva algunos arcos ojivales, fue reformado por Domènech enfatizando la idea ruskiniana de la ruina. Cuenta con algunos mausoleos modernistas y una portada del mismo estilo. Impresionante el Ángel Guardián de José Llimona, vigilante pétreo que protege el cementerio.

El puerto de Comillas, último de los puertos cántabros que se dedicaron a la captura de la ballena, conserva piezas de artillería del siglo XVII en su muelle. Dos pequeños faros ubicados en el lugar de las antiguas atalayas recuerdan el lugar desde el que se oteaban las ballenas.

Imprescindibles

Ayuntamiento Nuevo de Comillas
Corros Campíos

Datos prácticos

Coordenadas

43° 23′ 13″ N, 4° 17′ 22″ W

Distancias

Santander 48 km, Santillana del Mar 16 km, Madrid 458 km

Aparcamiento

Calle Calvo Sotelo (junto al Polideportivo, a la entrada de la villa), calle Marqués de Comillas (al pie del Palacio de Sobrellano) y en la explanada de la playa, todos gratuitos

Altitud

27 m

Habitantes

2374 (2013)

Antruidu (Carnaval comillano, 40 días antes de la Semana Santa), San Pedro (fiesta local, 29 de junio), El Santo Cristo del Amparo, patrón de los pescadores (fiesta local, 15-18 de julio)

Fiesta de la caballa (tres semanas antes de Semana Santa), Folkomillas Festival (tercer fin de semana de junio), Noche de San Juan (23 de junio), Caprichos Musicales (conciertos de música clásica en la Iglesia de San Cristóbal durante una semana en agosto), Feria y Campeonato Regional de Arrastre (tercer fin de semana de agosto), Día del Indiano (último fin de semana de agosto)

Cerámica en Ruiloba (a 3 km)

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar