Qué ver en Zahara de los Atunes

Haciendo gala de una de las más extensas playas casi vírgenes de la provincia de Cádiz, esta Entidad Local Autónoma de Barbate pasó de ser un enclave pesquero a un pujante destino turístico. Lo que ver en Zahara de los Atunes tiene que ver con dichos elementos. Por un lado, su entorno playero ha obtenido en varias ocasiones la bandera azul. Por otro, su palacio de las Pilas representa su pasado almadrabero. Asimismo, presenta una interesante oferta astronómica basada en el mar y varias opciones de alojamiento.

Playa de Zahara de los Atunes

El mayor atractivo que ver en Zahara de los Atunes es este enorme arenal. Ancha y dorada, abarca varios kilómetros de extensión y se adentra en el territorio de la vecina Tarifa. Allí pasa a llamarse playa de Atlanterra, debido a la urbanización que la aprovecha. Finalmente llega al cabo de la Plata y su faro. Un recorrido en el que el turismo de masas no hace prácticamente acto de presencia. De esta forma, se asemeja a Palmar de Vejer y Caños de Meca, mientras que se diferencia de Sancti Petri o Roche.

Playa de Zahara de los Atunes, Cádiz, al atardecer

Playa de Zahara de los Atunes. | Wikimedia

El paisaje que rodea a la playa de Zahara de los Atunes es un llano entre dos sierras. Al norte queda la del Retín y al sur la de la Plata. Las aguas que la bañan son atlánticas. Su ubicación en esta zona del Parque del Estrecho hace que los vientos sean habitualmente fuertes. Este es uno de los factores que ha evitado su sobreexplotación turística. No obstante cabe recalcar que posee todos los servicios dignos de una playa de primer nivel.

Aunque las ventoleras hagan que a veces sea complicado tomar el Sol, hay un contrapunto positivo. La playa de Zahara de los Atunes es un lugar excelente para los deportes náuticos. De esta forma se sitúa a la cabeza del turismo activo gaditano. Entre las prácticas más adecuadas se sitúan el windsurf o el kite-surf, así como la vela deportiva. Por otro lado, la continuidad que presenta el arenal supone que se puedan realizar por él largas sesiones de senderismo.

Playa de Zahara de los Atunes, Cádiz

Playa de Zahara de los Atunes, Cádiz. | Shutterstock

Playa de Cañillo/Pajares

En el límite norte de la Entidad Local Autónoma se encuentra la playa de Cañillo/Pajares. Parte de ella se usa como campo de prácticas para la Marina Española. De hecho, la sierra del Retín es en buena parte propiedad de tal institución.

Río Cachón en Zahara de los Atunes

Río Cachón en Zahara de los Atunes. | Wikimedia

La parte accesible de la playa de Cañillo/Pajares se presenta salvaje y virgen. Para alcanzarla hay que salvar la desembocadura del río Cachón. Debido a la falta de servicios y al viento de la zona, no suele haber ocupaciones altas. Por ello es perfecta para acudir con mascotas o para encontrar un ambiente relajado y solitario. Al tiempo, conviene ser muy cauto al bañarse en sus aguas.

Palacio de las Pilas

El principal elemento patrimonial que ver en Zahara de los Atunes es su castillo, también conocido como Palacio de las Pilas. Desde su edificación en torno al siglo XV tuvo una triple función: defensiva, industrial y como estancia ducal. Fue el ducado de Medina Sidonia, por tanto la casa de los Guzmanes, la responsable de reactivar la actividad almadrabera en la zona. La pesca de los atunes, sin embargo, se remonta a la colonización fenicia. Tanto ellos como los romanos aprovecharon la abundancia de sus costas para elaborar garum, una popular salsa de pescado fermentado.

Con planta más o menos cuadrada, llegó a tener tres torres. Solo sobrevive una en la actualidad. Las estancias interiores estaban protegidas por una muralla de entre 5 y 7 metros de alto. Sus puertas de entrada estaban adaptadas a la pesca del atún, dando dos de ellas al mar. Ya dentro, las dependencias permitían guardar los aperos y embarcaciones. También tratar el pescado y venderlo. El gran rendimiento del negocio hizo que, tras las reformas del siglo XVI, comenzara a establecerse una población estable en torno al Palacio de las Pilas.

Palacio de las Pilas en Zahara de los Atunes, Cádiz

Palacio de las Pilas en Zahara de los Atunes. | Wikimedia

Mientras tanto, la función defensiva del castillo de Zahara de los Atunes fue clave en su desarrollo. Por un lado, ayudo a ganar pleitos contra los vecinos de Vejer de la Frontera. El ducado de Medina Sidonia justificó la expansión del enclave por la necesidad de aumentar la protección frente a los piratas berberiscos. Estos corsarios turcos asolaron las costas de Cádiz durante siglos. Sin embargo, esta fortificación cumplió su deber.

El Palacio de las Pilas era parte importante de la línea defensiva que el rey Felipe II y el duque de Medina Sidonia montaron para resistir la piratería. Estas se pueden verse desde Sanlúcar de Barrameda a San Roque o La Línea de la Concepción, pasando por Chiclana y Conil de la Frontera.

Iglesia Parroquial de Nuestra Señora del Carmen

Hasta que el siglo pasado tocó a su fin, Zahara de los Atunes se mantuvo como un pequeño poblado pesquero. Su función del palacio de las Pilas como chanca, complejo destinado al curado y conserva de pescado, decayó con el tiempo. La “bóveda de la sal” es la única parte del todo que ha logrado mantener su estructura entera. A diferencia de otras partes, que acabaron siendo un cine o una discoteca, esta sala se convirtió en iglesia.

Fue en 1906 cuando se dio el cambio de funciones. Pese a que la chanca seguía funcionando y llegó a estar gestionada por el Consejo Nacional Almadrabero en los 30, el arcipreste de Vejer decidió reutilizar el espacio. El padre Caro, que era como se llamaba, lideró la transformación. El conjunto resultante es sencillo, de solo una nave. Su bóveda de cañón descansa sobre dos arquerías. La virgen del Carmen es la titular del templo, dada la gran relación que tiene esta con el mundo marinero.

Interior de la iglesia de Nuestra Señora del Carmen en Zahara de los Atunes

Interior de la iglesia de Nuestra Señora del Carmen en Zahara de los Atunes. | Shutterstock

Cabe mencionar brevemente otro elemento que ver en Zahara de los Atunes, su escuela. La edificó en los años 20 el primer conde Barbate, Serafín Romeu Fagés. Aunque actualmente sea privado, el exterior se puede observar. Es muy sencillo y responde a la labor que tenía la estructura. Gracias a ella se contribuyó decisivamente a la alfabetización de la localidad.

Sierra del Retín y de la Plata

Tierra adentro, los dos espacios naturales más notables que ver en Zahara de los Atunes son dos sierras. La del Retín queda en dirección hacia Barbate, mientras que la de la Plata queda en territorio tarifeño. Como ya se ha explicado, la primera sirve en su mayor parte a los intereses de la Armada Española. Su peculiar vegetación y orografía, así como su acceso a la playa del Cañillo, hacen que sea perfecto para practicar operaciones anfibias. En lo cultural, posee varios restos arqueológicos.

Baelo Claudia en la Sierra de la Plata

Baelo Claudia en la Sierra de la Plata. | Wikimedia

Por su parte, la sierra de la Plata posee un gran conjunto de yacimientos. Por ejemplo, la cueva del Moro luce pinturas rupestres. También en ella se asientan las ruinas romanas de Baelo Claudia. De época prerromana sobresale la Silla del Papa, que pudo ser usado por los cartagineses. Desde la misma Zahara de los Atunes parte un sendero que permite recorrer esta zona montañosa. Con 10 kilómetros de recorrido, permite contemplar buitres leonados.

Datos prácticos

Coordenadas

36° 08′ 10″ N, 5° 50′ 45″ O

Distancias

Cádiz 77 km, Madrid 709 km.

Aparcamiento

En verano se satura debido a la alta afluencia de turistas. Hay un parking público frente a la playa, económico, que excepto en fechas punta suele tener suficientes plazas.

Altitud

12 metros.

Habitantes

1200 habitantes (2017).

Las principales festividades que ver en Zahara de los Atunes son la Velada del Carmen (16 de julio), San Juan (24 junio) y el carnaval.

Más eventos notables que ver en Zahara de los Atunes son: Feria (23 de junio), Romería de San José (tras Semana Santa) y la propia Semana Santa.


About the author

Otras noticias de interés
Cuando llega el frío uno de los mejores planes que hay es acurrucarse envuelto en Más información
Recónditas y lejanas, muchas pequeñas poblaciones han logrado prosperar en entornos difíciles de alcanzar. Una Más información
[vc_row][vc_column][vc_column_text]Puramente castellano, Montemayor de Pililla se sitúa en una gran ubicación. Apenas a 30 kilómetros Más información
Los ríos suelen dejar grandes postales a lo largo de su curso, entre las que Más información
Si se mira un mapa con las principales rutas jacobeas, seguramente este recuerde a uno Más información