El Govern balear ya tiene en marcha su gran medida para reactivar el turismo internacional. Con el sí del ministerio de Sanidad, cuenta con el apoyo de Madrid para iniciar un corredor turístico con Europa. Será Alemania el principal beneficiario ya que, de ir todo como está planificado, llegarán a las islas una horquilla de entre 4.000 y 6.000. El apoyo de turoperadores germanos como TUI ha sido clave desde la otra punta del cable. De este modo, llegarán a partir del día 15 a Palma y podrán ir a Menorca, Formentera e Ibiza.

Francina Armengol, cabeza del ejecutivo de Baleares, llevaba preparando el terreno tiempo. Además de con las agencias de Alemania, también incluyó en sus negociaciones al sector hotelero de las ínsulas y a representantes alemanes. Gracias a ello ha logrado adelantarse al resto y que las islas que gobiernan sean las primeras en España en abrirse al turismo extranjero. Lo harán dos semanas antes que el resto. Con todo, la experiencia calificada de «prueba piloto» podría servir a otros territorios como Canarias para arrancar la temporada vacacional con todos los actores en juego.



El turoperador TUI, por su parte, se ha mostrado positivo con el paso dado por la administración española. Vaticinan que el número de sus compatriotas que vendrán durante el estío a España será la mitad que el año anterior. Entonces fueron cinco millones, para un total de once a lo largo de todo 2019. Una buena parte de la tarta de turismo extranjero, que trajo a 83 millones de visitantes en el total anual. Asimismo, consideran que en 2021 la cuantía será ya la normal. Cifras que dejan un halo de esperanza en un sector con un agujero de 43.000 millones. Especialmente tras las quejas por lo exiguo de las ayudas planteadas de momento.

Crear corredores seguros concretos era una forma de sortear las peticiones de no viajar a España del Gobierno alemán. Aunque esta advertencia tiene fecha de caducidad, entre el 21 y el 1 de julio que es cuando se dejará de lado la cuarentena obligatoria para personas llegadas de fuera de suelo español, el Ministerio de Exteriores germano había sido claro. Se trataba de una decisión basada en la reciprocidad y la coherencia. La apertura del corredor balear puede reconducir la situación y abrir la puerta a los otros grandes suministradores de turistas: Francia y Reino Unido.