La hermosa ermita de Santa Coloma de Albendiego, en la provincia de Guadalajara, es una espectacular muestra del románico-mudéjar castellano. Se encuentra situada en la ribera del río Borvona y está rodeada de una naturaleza exuberante. A apenas 50 kilómetros de Sigüenza y 160 kilómetros de Madrid, la visita a esta ermita te trasladará a la época de la Reconquista medieval, ofreciéndote un pedazo imprescindible de nuestra historia.

Historia de la ermita de Santa Coloma de Albendiego

ermita de santa coloma de Albendiego
Ermita de Santa Coloma de Albendiego, muestra indiscutible del arte románico-mudéjar | Foto: Shutterstock

En la historia de la llamada Reconquista de los territorios de la península Ibérica ocupados por el califato musulmán, los reinos cristianos asentaban su poder y reafirmaban sus creencias a través de la construcción de iglesias, catedrales y ermitas. La ermita de Santa Coloma de Albendiego es una muestra de este periodo histórico. Fue mandada construir en el siglo XII por la comunidad de monjes canónigos regulares de San Agustín. El primer registro histórico que nombra dicha ermita lo encontramos en una carta que envía el obispo de Sigüenza don Rodrigo en el año 1197 a la comunidad de monjes agustinos, donándoles tierras y viñas para su sustento y eximiéndoles de pagar diezmos e impuestos.

Catedral de Sigüenza
Catedral de Sigüenza a la que estaba subordinada la ermita de Santa Coloma de Albendiego | Foto: Shutterstock

Desconocemos el motivo por el que la ermita quedaría inacabada durante varios siglos, hasta que su construcción fue finalizada, con un estilo gótico tardío, en el siglo XV. En los años posteriores la ermita debió perder importancia y la comunidad de monjes agustinos fue disuelta, aunque sí se mantuvo la figura del Abad de Santa Coloma subordinada a la catedral de Sigüenza hasta el siglo XIX.

Albendiego en el valle de Bornova

Pueblos de cuento navideño: Albendiego
Pueblos de cuento navideño: Albendiego

En la actualidad el pueblo de Albendiego es un pequeño municipio adscrito a la provincia de Guadalajara, en la sierra norte de Castilla la Mancha. Su población no llega a los 50 habitantes y está dedicada casi íntegramente a las labores del campo. Se encuentra situado en el valle de Bornova, presentando un paraje densamente arbolado y de vegetación exuberante. A apenas cuatro kilómetros se encuentran la Laguna de Somolinos, al pie de la Sierra de Pela, hogar de una gran diversidad de fauna y de flora.

ermita de santa coloma
Crucetas de calvarios en el sendero que lleva a la ermita de Santa Coloma del Albendiego | Foto: Shutterstock

A menos de 400 metros del pueblo de Albendiego se sitúa la ermita de Santa Coloma, junto al río Borvona. Para llegar hasta la ermita existe un sendero que comienza en Albendiego y que está indicado por curiosas crucetas de calvarios y un extenso paseo arbolado. A medio camino entre la localidad de Albendiego y la ermita de Santa Coloma, en el mismo sendero antes descrito, se encuentra la ermita de San Roque. Además, Albendiego cuenta con una última ermita en la parte alta del pueblo, la ermita de la Soledad, que actualmente hace las funciones litúrgicas cotidianas.

ermita de santa coloma de Albendiego
Estructura de la ermita de Santa Coloma de Albendiego, donde se aprecia la construcción a dos tiempos | Foto: Shutterstock

La ermita de Santa Coloma de Albendiego combina dos estilos arquitectónicos, el románico-mudéjar y el gótico tardío. Según las investigaciones históricas la iglesia se planificó para ser una estructura de tres naves y una planta basilical, pero finalmente fue finalizada con una sola nave central en el siglo XV. Su conjunto fue catalogado como Bien de Interés Cultural en 1965.

El ábside románico-mudéjar

ermita de Santa Coloma de Albendiego
Ábside y absidiolos de estilo románico-mudéjar de la ermita de Santa Coloma del Albendiego | Foto: Shutterstock

La cabecera de estilo románico está formada por un ábside de planta semicircular y dos absidiolos, constituyendo el principal encanto de la estructura. El ábside central está divido en una superficie de cinco tramos diferenciados por cuatro columnillas adosadas. En los tres tramos centrales del ábside aparecen ventanales formados por arcos de medio punto que descansan sobre cinco columnillas a cada lado. Los ventanales están decorados con unas celosías de piedra tallada, que muestran unas impresionantes composiciones geométricas de raíz mudéjar. Entre estás delicadas piezas artísticas parecen destacar lo que podrían ser Cruces de Malta, adscritas como símbolos típicos de la Orden de San Juan de Jerusalén.

ermita de santa coloma de Albendiego
ALT: Detalles de las celosías de piedra tallada de estilo mudéjar | Foto: Shutterstock

Los absidiolos laterales de planta cuadrada son de pared lisa, pero tiene dos ventanales de curiosa composición. Los ventanales están formados por un arco ajimezado asentados en dos columnillas laterales, en la conexión entre ambos arcos se encuentra un original pintaje que viene decorado con un bajorrelieve del Sello de Salomón o estrella de seis puntas tallado en la piedra. En el interior de los ventanales se abren dos óculos que tienen en su centro motivos geométricos distintos por cada uno de ellos.

El interior de la ermita

El interior de la ermita de Santa Coloma del Albendiego se encuentra muy bien conservada. El tramo recto presbiterial tiene bóveda de cañón reforzados por ménsulas. El arco triunfal que hace de entrada al ábside está sentado en varias columnas. Las celosías de piedra tallada del ábside central permiten entrar la luz, ofreciendo una mágica vista de sus motivos geométricos. Por los laterales del presbiterio, a través de arcos de medio punto, uno puede acceder a las antiguas capillas, ubicadas dentro de los absidiolos.

Un pórtico del gótico tardío

El templo fue finalizado con materiales más pobres que los utilizados en el ábside. Las paredes están hechas de mampostería, el tejado de madera y el suelo es de lajas de piedra toscamente labradas. La puerta de entrada está orientada hacia el sur y tiene un estilo gótico. Compuesta por un arco carpanel que está asentado sobre columnas decoradas con cardinas y capiteles vegetales y geométricos.

Maravillas de la provincia de Guadalajara

Cerca de Albendiego se encuentran otras localidades de orígenes medievales que tienen un gran interés histórico y cultural, entre los que se encuentran Atienza, Cogolludo o la espléndida ciudad de Medinaceli, ya en Soria. Mucho de estos pueblos tienen una gran importancia histórica por ser lugares donde la leyenda cuenta que pasó Rodrigo Díaz de Vivar, más conocido como el Cid Campeador y que fueron recogidos en la emblemática composición literaria del Cantar del Mío Cid.

Cogolludo
Cogolludo | Shutterstock

Además la región de Guadalajara ofrece parajes naturales de gran belleza, como son el Parque Natural del Barranco del Río Dulce, el Macizo del Pico de Lobo-Cebollera o las Lagunas de Puebla Beleña. Es un región propicia para el turismo activo, ofreciendo actividades de montaña como el senderismo y ciclismo montañero, o actividades acuáticas como el esquí náutico, el piragüismo, el remo y el descenso.