Playa de Covachos: andar sobre el agua en marea baja | El Rincón del Finde: A remojo 3

Realmente resulta difícil elegir entre los muchos e increíbles paisajes que ofrece Cantabria. Pero en la pedanía de Soto de la Marina, muy próxima al municipio de Liencres y su parque natural, hay una playa muy especial. Se trata de la playa de Covachos. Aislada, solitaria, majestuosa y salvaje, Covachos es considerada por muchos como la playa más bonita de Cantabria

Las claves de la playa de Covachos

La playa Covachos en bajamar unida a la isla de Castro

La playa Covachos en bajamar unida a la isla de Castro | Shutterstock

Esta playa nudista de arena dorada cubre una longitud de 50 metros de largo por 10 de ancho y está rodeada por un acantilado. Se desvela prácticamente todo el año como un enclave de baja ocupación. Pero he aquí el truco: su acceso no resulta nada fácil, pues es necesario bajar unas escaleras que al final del tramo desaparecen, dejando al explorador a merced de una cuerda por la que bajar. ¡Hay que tener cuidado! 

Sin embargo, el paraje recompensará con creces la aventura. No solo es una playa aislada y salvaje, sino que posee algunos elementos únicos. En primer lugar, una cascada de agua dulce, de orígenes misteriosos, cae desde el acantilado sobre la arena. Entre las rocas calizas que rodean Covachos, hay también algunas cuevas, motivo del origen del nombre de la playa. Pero lo más característico de Covachos es, sin duda, la isla Castro. Cuando la marea es baja un camino de arena se abre paso entre el agua y conecta playa e isla. El visitante podrá así andar hacia Castro, casi como si caminara sobre el agua. 

Es este factor, la pleamar y la bajamar, de suma importancia para ir a Covachos. Cuando la marea es baja es posible ver algunas de sus maravillas mejor guardadas, el camino a la isla, la cascada y las cuevas. Sin embargo, cuando la marea sube, el camino de vuelta a las escaleras se hace más difícil, hasta el punto de tener que ir a nado. Por eso, es importante fijarse en las oscilaciones del mar antes de emprender esta visita.

Rincones cercanos a playa de Covachos

Para las personas que no se atrevan a hacer la travesía a Covachos existe una opción más sosegada e igualmente paradisiaca. Se trata de la playa de Arnía, a la que se puede acceder, una vez subidas las escaleras, andando desde la playa de Covachos. Tan solo hay que andar unos 10 minutos y mejor si es al lado del sendero que discurre por el acantilado para disfrutar de unas imponentes vistas. Desde Arnía es posible vislumbrar uno de los iconos de esta playa, los islotes rocosos de los Urros de Liencres.

Playa de la Arnía

La playa de la Arnía al atardecer | Shutterstock

Ambas playas se encuentran dentro de la pedanía de Soto de la Marina, en el municipio de Santa Cruz de Bezana. Aquí, en Soto de la Marina, nació en el año 1700 el colonizador José Escandón, virrey de México y conquistador de Nueva Santander. Las iglesias de Mompía y Prezanes, el seminario de Corbán, el yacimiento del Rostrío o la casa solariega de La Canal son algunos de los monumentos más significativos de la zona. La playa San Juan de la Canal, de bandera azul -distintivo de calidad-, forma parte también de Soto de la Marina.

Todas estas playas (Arnía, Covachos y San Juan de la Canal) forman a su vez parte de Costa Quebrada, un tramo litoral de gran importancia geológica. Costa Quebrada se extiende desde la Península de la Magdalena de Santander hasta la playa de Cuchía, en Miengo. Las formas litorales de esta costa desvelan un conjunto de rasgos que permiten presenciar la geología en acción y descubrir el origen y evolución de esta tierra. Así, pueden apreciarse, a lo largo de unos 20 kilómetros, acantilados, arcos, islotes, dunas, playas… Una bella ruta que pasa por las playas ya mencionadas, además de otras como Cerrias, Somocuevas o Portio.

Pero es que, además, la playa de Covachos queda a tiro de piedra del Parque Natural de las Dunas de Liencres. Declarado parque natural en 1986, este enclave se localiza en la desembocadura del río Pas en la llamada ría de Mogro en el municipio de Piélagos. Sus 195 hectáreas acogen en su interior a las playas de Valdearenas y Canallave -también playas de Costa Quebrada- y a las dunas de Liencres. Éstas tienen un importante interés geomorfológico y son el hogar de multitud de fauna y flora. 

Parque natural de las dunas de Liencres

Parque Natural de las Dunas de Liencres | Shutterstock

Una aventura refrescante, por eso es nuestro Rincón del Finde: A remojo

La playa de Covachos es nuestro Rincón del Finde no solo porque permite refrescarse a sus visitantes, sino porque éstos lo hacen en un entorno muy especial. ¿Dónde se ha visto una cascada de agua dulce cayendo sobre la arena de una playa? ¿Y una isla a la que se accede a través de un camino de arena secreto? Covachos ofrece estas características únicas difícilmente existentes en otras playas. Toda una aventura en la que la hazaña será recompensada

Anterior capítulo pequeño

Siguiente capítulo pequeño