Tarta de San Marcos, un postre con casi mil años de historia

La Tarta de San Marcos es, sin lugar a dudas, una de las más tradicionales de España. Su historia remonta al siglo XII durante la visita de la infanta Sancha Raimúndez de León al convento de San Marcos, una de las joyas arquitectónicas de la ciudad de León por su llamativo uso del estilo plateresco. Esta tarta se creó como homenaje a la infanta por sus aportaciones que ayudaron a construir este templo, consagrado en sus inicios a los ”pobres de Cristo”, todos aquellos peregrinos que realizaban el Camino de Santiago Francés y que decidían reposar en León.

En lo que a la receta se refiere, la antigüedad de esta receta hace que no puedan albergarse dudas sobre su sabor y características únicas. Se trata al fin y al cabo, de una receta en la que la yema, la nata, la trufa y el almíbar se entremezclan a la perfección sobre una sencilla base de bizcocho genovés. A continuación se detallan todos las pasos para que cualquiera pueda disfrutar de la tradicional Tarta de San Marcos.

Receta de tarta de San Marcos. | Shutterstock

Receta de tarta de San Marcos. | Shutterstock

Ingredientes para el bizcocho genovés

5 huevos grandes
250 g de azúcar
250 g de harina tamizada
Ingredientes trufa:
350 ml de nata para montar
60 g de azúcar glas
15 g de cacao puro en polvo sin azúcar
Ingredientes para la nata montada:
650 ml de nata para montar
80 g de azúcar glas
Ingredientes para el almíbar:
200 ml de agua
150 g de azúcar
50 ml de ron (opcional)
Ingredientes para la crema de yemas:
125 ml de agua
8 yemas de huevo
375 g azúcar
Esencia de vainilla
El zumo de medio limón recién exprimido
25 g de maicena o almidón de maíz
70 g de almendra laminada cruda

Preparación de la Tarta de San Marcos

  1. Esta tarta consta de numerosos pasos para su elaboración, sin embargo, todos ellos son sencillos y no suponen ninguna dificultad. Solo hay que seguir los pasos que se describen más abajo para que la Tarta de San Marcos sea perfecta.
  2. También hay que tener en cuenta que el bizcocho que forma la base de toda la tarta debe prepararse un día antes para que la este no se rompa a la hora de cortar las láminas para montar la tarta.

Crema de yemas:

  1. Para esta sencilla crema no hay más que poner el azúcar y el agua en un cazo junto con la vainilla y el zumo de limón. La mezcla debe de ponerse a fuego medio hasta que comience a hervir. Una vez hecho esto, dejamos cocinar durante 1 minuto para luego retirar del fuego y dejar templar uno par de minutos. Mientras tanto, batimos la yemas con la maizena e integramos bien evitando los grumos.
  2. El próximo paso consiste en añadir el almíbar que está en el cazo a las yemas poco a poco y en forma de hilo, evitando así que las yemas se cuajen. Ahora solo hay que devolver la mezcla al cazo para cocinarla a fuego medio sin parar de remover hasta que hierva y espese. Una vez espesada la crema de yemas, pasamos a otro recipiente y cubrirla con film a ras para evitar que cree costra. Dejar enfriar a temperatura ambiente.

Almíbar para mojar el bizcocho:

  1. Para hacer el almíbar no hay más que añadir el azúcar, el agua y el ron en un cazo y llevarlo al fuego para que hierva y espese ligeramente, con un par de minutos hirviendo será más que suficiente. Dejar enfriar antes de usarlo sobre el bizcocho.

Preparar las almendras para la decoración:

  1. Para que las almendras puedan extraer todo su sabor para la decoración exterior de la tarta, se deben de tostar ligeramente en el horno, sin que lleguen nunca a dorar demasiado.
  2. Para ello, extender todas las almendras laminadas en una bandeja de horno y llevar a 180ºC durante 5 minutos o menos. Dejar enfriar y reservar.

Crema de trufa:

  1. La crema de trufa forma parte, junto con la nata montada, del relleno de la Tarta de San Marcos. Para prepararla solo hay que poner los 350 ml de nata bien fría y batirla unos segundos para que quede semimontada. Por último, añadir el azúcar glas y el cacao en polvo poco a poco mientras seguimos batiendo la mezcla. Siempre deberemos batir la mezcla a una fuerza no muy alta para evitar que se corte, ¡sino haremos mantequilla! Una vez bien incorporado todo, batimos un poco más rápido hasta que este firme y ya estará lista la crema de trufa.

Nata montada:

  1. Poner la nata bien fría en un bol y comenzamos a batir a velocidad baja. Añadir el azúcar glas poco a poco y cuando este incorporada batimos a velocidad rápida hasta que este firme. Reservar en la nevera hasta el último momento.

Montaje de la tarta:

  1. El último paso consiste en montar la Tarta de San Marcos para poder disfrutar de este delicioso postre tradicional. Preparamos primero el recipiente donde vayamos a presentar la tarta, cualquier plato medianamente plano servirá.
  2. Coger el bizcocho y cortarlo en tres láminas del mismo grosor. Así podremos rellenar los dos pisos resultantes con la crema de trufa y la nata montada. Pasamos a rellenar en el orden que se prefiera, en este caso el orden de los factores no altera el producto. Sin embargo, y antes de rellenar, se debe de mojar cada capa de bizcocho con el almíbar. De esta manera conseguiremos una tarta jugosa y llena de sabor. También hay que tener en cuenta que debemos reservar algo menos de la mitad de la nata montada para la decoración.
  3. Una vez rellenas las dos capas de la tarta, colocamos encima la última capa de bizcocho, la cual también debemos mojar con el almíbar. Repartimos por último la crema de yemas por encima de esta última capa alisando lo máximo posible para que quede bien prolija.
  4. Tras tener la crema bien repartida la rociamos con azúcar para quemarla finalmente con un soplete si se puede, sino este es un paso prescindible. Dejar reposar la tarta unos 30 minutos en la nevera para que se asiente correctamente.
  5. Cuando la tarta haya reposado, solo queda decorarla con la nata montada que habíamos reservado, en la imagen puede verse cómo es la decoración tradicional, con nata en los laterales así como rosetones en el borde superior de todo el perímetro.
  6. Para el último paso, colocamos todas las almendras en el contorno de toda la tarta para que quede bien cubierta y decorada. Lo mejor para esta receta de tarta de San Marcos es que repose de un día para otro, como suele ser habitual para este tipo de postres.