En el Camino de Santiago Fascinante recorremos el Camino a través de los trucos y recuerdos que nos habéis hecho llegar por nuestras redes. En este caso toca ir al Camino Francés en Navarra. El principio de la ruta más recorrida está llena de rincones de ensueño, pero también de duras subidas. Precisamente al ser el inicio de la aventura para muchos peregrinos se convierte para ellos en una región muy especial. Sin más, empezamos.

De Roncesvalles a Pamplona

En la mayor parte de los casos, este tramo se divide en dos y tiene un prólogo. Este «aperitivo» parte de Francia, del otro lado de los Pirineos. La opción de partir de Saint Jean Pied de Port es muy popular y supone afrontar 25 duros kilómetros. Pilar Cruz apunta que “fue durillo pero espectacular». Por su parte, Alain Florentin constata el parecer general: «¡para mí una de las más bonitas!».

Salida Camino Roncesvalles - Daniel Robles

Salida Camino Roncesvalles – Daniel Robles

Quienes asumen este reto se encuentran con muchos más compañeros en Roncesvalles. La colegiata y los ritos propios del Camino de Santiago hacen que sea sorprendente. Por ejemplo, a María José Mondita le encantó la misa del peregrino y señala que «¡El prior nos invitó a conocer Roncesvalles de noche con un chupito de patxaran!». 

Paso de río en la etapa a Zubiri - Pau Tomàs Ramis

Paso de río en la etapa a Zubiri – Pau Tomàs Ramis

 

La siguiente parada es en Zubiri o Larrasoaña, ambas con buen cartel entre nuestros peregrinos. Casi todos destacan lo bonito del paisaje. Por ejemplo, Pilar Cruz afirma que «el bosque navarro… sin comentarios” y José Manuel Flor lo describe como «una pasada». Sea como fuere, es una etapa para ir tranquilo, bien sea para recuperarse del esfuerzo del día anterior o para que las continuas cuestas no pasen factura demasiado pronto. Por otro lado, Juan Antonio Herrero Vicente da un aviso a los «bicigirnos»: «Como a 10 km de la salida, en un bosque precioso tienes una pequeña trampa. Al bajar te aparece una curva muy cerrada y un puente de madera. ¡Te puedes salir!»

una cabra entre roncesvalles y pamplona-Michel Devaud

Una cabra entre Roncesvalles y Pamplona-Michel Devaud

Hasta Pamplona hay varios hitos reseñables, como la preciosa vegetación tras Akerreta o el puente viejo de Arre, del que nos habéis mandado fotos. A lo lejos queda la capital de Navarra con su gran gastronomía y patrimonio. Una gran opción para pasar la tarde. Rosa Letona nos ha indicado que las «tapas son buenísimas» y que la ciudad «es muy acogedora». En caso de que no gusten las grandes aglomeraciones, una opción es avanzar hasta Cizur Menor.

Villava-Christian Van Oudenhove

Villava – Christian Van Oudenhove

El Alto del Perdón hasta Puente la Reina

El Camino de Santiago Fascinante se encuentra con dos grandes hitos del Camino Francés. En primer lugar, pasada la mencionada Cizur, se encara la subida del Perdón. No es muy dura en lo tocante a la pendiente, aunque puede complicarse con la lluvia, como sugiere Luis Tomás. En todo caso, nos habéis comentado que os encanta la zona, como resume Franchesca O’Shea: «Me encantó esta parte del Camino».

Alto del perdon-Chantal Casaubon-Bréard

Arriba aguarda mucho viento y el monumento a los peregrinos. Estas esculturas metálicas se encuentran entre las más fotografiadas del Camino de Santiago. Un momento esperado por muchos, como Chantal Casaubon-Bréard: «Como me moría de ganas por ver esas siluetas! Ocultas por la bruma… ¡aparecieron de repente!». Tras el alto para admirar las siluetas recortadas sobre el paisaje, toca la bajada. La opinión es unánime, resulta difícil y conviene tomársela con calma, pese a lo cual comentáis que es muy bonita.

Paso de río en la etapa a Zubiri - Pau Tomàs Ramis

Paso de río en la etapa a Zubiri – Pau Tomàs Ramis

Una vez superado el gran reto de la etapa se pasa por diversos pueblos. Sobresale Óbanos, ya que en él se unen las variables navarra y aragonesa del Camino Francés. Poco después llega el descanso de Puente la Reina. Pequeña y con grandes vistas a la sierra del Perdón, ofrece todas las comodidades. El puente sobre el Arga es también muy fotografiado y M Ángeles Muños lo considera «como de cuento».

La ruta hasta Estella

Los retazos de lo que fue esta etapa hace años sigue intuyéndose en diversos segmentos. Sin embargo, la construcción de una autovía ha desmerecido bastante el trayecto. Entre pistas de tierra, cultivos, resaltan algunos tramos. Algunos os acordasteis de la fuerte subida a Mañeru, al principio del día. Tras pasar Cirauqui y Lorca ya se intuye al fondo Estella.

Vista a Estella - Pau Tomàs Ramis

Vista a Estella – Pau Tomàs Ramis

Siempre cabe tener cuidado, como nos cuenta Pau Tomàs Ramis: «Al bajar de un pequeño montículo en el que me subí para captar la magnífica vista en una fotografía, pisé mal en el suelo y zas. Me rompí menisco y ligamentos». Sin embargo, nuestro peregrino se recuperó y volvió para completar su aventura.

Estella-Lizarra es el final de etapa clásico, un «magnífico pueblo donde pasar la noche. Una maravilla la amabilidad de su gente y la belleza de sus tierras» según J.M. Flor. Una percepción repetida en los comentarios. Además, Charlie de Bois nos cuenta que el párroco local «te lleva a la sacristía y te hace un sello personalizado a mano». ¡Un gran aporte a la credencial!

Estella – Yolanda Cuchala

Iratxe y la fuente de vino camino de culminar Navarra

Para finalizar el tramo navarro de este Camino de Santiago Fascinante quedan un par de etapas. Saliendo de Estella varios resaltáis que no hay que pasar por alto la fuente de vino de Iratxe. Como dice León Que Te Como: «¡Eso es comenzar la etapa con alegría!». Por su parte, Chantal Poiré estuvo astuta y se «guardó un poco en una botella para tomarlo de picnic». A partir de aquí se puede optar por dos variantes. Una va por Montejurra y pasa por Luquin y sus casas blasonadas, mientras que la otra avanza por Villamayor de Montejardín.

Se puede parar tanto en Los Arcos como en Torres del Río, ambas buenas alternativas según vuestras recomendaciones. En la última sobresale su iglesia templaria, pequeña pero con una curiosa historia que explica una simpática vecina. Tras dormir toca ir hasta la frontera con La Rioja.

Viana es la última población navarra, desde donde se puede ver Logroño. La localidad donde murió el César Borgia es notable, especialmente si la conoces en fiestas como Vivian Kritikos: «Paramos en Viana durante una celebración. Había una increíble cabalgata con cabezudos y un encierro. Una pequeño pueblo encantador». Aquí termina esta parte del Camino de Santiago Fascinante, en la siguiente conoceremos La Rioja gracias a vuestras indicaciones y consejos.