Los panellets son unos dulces tradicionales de Cataluña, Comunidad Valenciana y las Islas Baleares, que se elaboran con motivo especial del Día de Todos los Santos. El 1 de noviembre también se celebra la Castanyada en la zona de Baleares, Cataluña y Aragón.

La primera noticia que se conoce de los panellets es del siglo XVIII, aunque se cree que su verdadero origen está en la cocina árabe por el uso de las almendras. Asimismo, se trata de un dulce que cuenta con muchas variantes: panellets de chocolate, de café, naranja, pistacho o coco. Sin embargo, no hay nada como la receta tradicional, que es la que te mostramos aquí. Los panellets están elaborados con una masa de mazapán preparada con almendra molida, azúcar, huevo y ralladura de limón. Una masa que se cubre de piñones. ¡Una receta muy sencilla que no puede faltar en este puente!

Panellets

Panellets del Día de Todos los Santos. | Shutterstock

Ingredientes para la receta de panellets

Para el mazapán:

150 g de almendra molida

125 g de azúcar

1 huevo

Ralladura de limón

Para cubrir los Panellets:

100 g de piñones

2 yemas de huevo

1 huevo para pintar

Elaboración de los panellets

  1. Pon la almendra molida en un bol junto con el azúcar y la ralladura de limón. Remueve ligeramente.
  2. Bate un huevo y añádelo al bol poco a poco, removiendo e incorporándolo a la masa con ayuda de una espátula hasta que esté totalmente integrado.
  3. Cuando la textura de la masa sea algo más sólida, amasa con las manos para que la almendra suelte su aceite.
  4. Después, sácala del bol y forma una bola lisa, a la que hay que dale forma de cilindro alargado. Envuélvelo con papel film y déjalo en el frigorífico durante 12 horas aproximadamente.
  5. Pon los piñones en remojo durante unos 30 minutos. Cuando haya pasado ese tiempo, escúrrelos. Bate también las dos yemas de huevo necesarias para cubrir los panellets.
  6. Pasadas las doce horas, corta la masa en porciones pequeñas del mismo tamaño y dales forma de bola pequeña.
  7. Reboza cada porción en las yemas batidas y, después, en los piñones. Hay que apretarlos un poco para que se peguen bien. Ve colocando los panellets en una bandeja de horno cubierta con papel de hornear.
  8. Bate el huevo que queda y, ayudándote de una brocha, pinta con él los panellets que has ido colocando en la bandeja.
  9. Introduce la bandeja en el horno precalentado a 230ºC, solo por la parte de arriba. Los panellets no requieren mucho tiempo, por lo que con unos 8 minutos ya habrán adquirido su característico color tostado.
  10. Una vez estén listos, déjalos enfriar antes de sacarlos de la bandeja.