La olla podrida es una de las recetas que más reconocimiento ha tenido a lo largo de su historia, con destacadas menciones a lo largo del Siglo de Oro español por parte de Cervantes, Lope de Vega o Quevedo. Sin embargo, se tienen referencias de este contundente guiso desde la Edad Media. Su nombre engaña, ya que el término olla podrida se cree que proviene de olla poderida (olla de los poderosos) haciendo referencia a que solo las personas pudientes podían acceder a un plato con tantos ingredientes.

Por otro lado, es un plato típico de Burgos, concretamente de la zona de Lerma, Covarrubias y Santo Domingo de Silos. Este guiso puede considerarse la madre de los cocidos compuesto de legumbres, verduras y carnes y, aunque su nombre no acompañe, es una auténtica delicia. Los ingredientes de la olla podrida son perfectos para los días más fríos, por lo que toma nota para preparar la receta estrella de estos meses.

Ingredientes para la receta de olla podrida

600 g de alubia roja de Ibeas

500 g de costilla de cerdo adobada

250 g de panceta

250 g de chorizo

Oreja de cerdo (1)

Pata de cerdo (1)

Morcilla (1)

Zanahoria (1)

Cebolla (1)

Puerro (1)

Pimiento verde (1)

Sal

Hojas de laurel

Agua

Para el relleno

3 huevos

Miga de pan

Perejil

Ajo en polvo

Preparación de olla podrida

Olla Podrida

Receta de olla podrida. | Shutterstock

  1. Un día antes de hacer la olla podrida (al menos 12 horas), lava y pon a remojo las alubias en agua fría. En otra cazuela aparte, haz el mismo paso con todos los productos del cerdo, excepto la morcilla y el chorizo
  2. Al día siguiente, pon a cocer las alubias en una cazuela con la cebolla, el puerro, la zanahoria, el pimiento sin pepitas, laurel y sal. Todas estas verduras tienen que estar cortadas y en la cazuela el agua tiene que cubrir bien todos los ingredientes. Deja que se cueza todo a fuego lento durante varias horas hasta que las alubias estén bien cocidas. Cuando las verduras estén cocinadas, retíralas y tritúralas junto con unas pocas alubias. A continuación, añádelas otra vez a la cazuela.
  3. Al mismo tiempo, pon los ingredientes de cerdo en otra cazuela también a cocer, a excepción del chorizo y la morcilla, durante 60 minutos. Si a la cazuela de las alubias y la verdura le falta caldo, puedes ir añadiendo cucharadas del de la cazuela de carne.
  4. Cuando hayan pasado los 60 minutos de la carne, unifica todos los ingredientes en la misma cazuela, añadiendo el chorizo y la morcilla. Cocina a fuego lento durante 15 minutos.
  5. Para hacer el relleno, bate los huevos y añade la miga de pan a tu gusto, dependiendo de si lo quieres más o menos esponjoso. Después añade el ajo en polvo, sal y perejil picado. Con una cuchara, divide la masa en bolitas pequeñas y ponlas en una sartén a fuego fuerte. Fríelas hasta que se doren y añádelas a la olla cuando le quede 10 minutos para terminar.
  6. La olla podrida se sirve en dos tandas, por lo que retira la carne, córtala y sírvela junto con los rellenos. En otro plato sirve las alubias con la salsa de verduras y acompáñalo de un buen trozo de pan.