Receta de fartons, el dulce estrella de la Comunidad Valenciana

Los fartons son unos dulces típicos de la Comunidad Valenciana, especialmente del municipio de Alboraya. Se trata de una especie de bollo alargado, cubierto de un glaseado de azúcar, que se toma mojado en horchata; una bebida refrescante obtenida de la chufa que también es típica de esta comunidad. Además, este dulce combina muy bien con bebidas calientes como chocolate o café, siendo el desayuno o merienda perfecto.

Deben su origen a la horchata, ya que en 1960 la familia Polo creó estos bollos dulces y esponjosos con la idea de que sirvieran para absorber esta bebida. De hecho, se les dio una forma alargada para que pudieran llegar hasta el fondo del vaso. Respecto a los ingredientes que se eligieron, son básicos que podemos encontrar fácilmente por la cocina: harina, leche o agua, huevos, levadura, azúcar y aceite. Una receta fácil y rápida.

Ingredientes para los fartons

300 g de harina de trigo todo uso

25 g de levadura fresca de panadero

1 huevo

60 ml de agua templada

50 ml de aceite de girasol

50 g de azúcar

1 cucharadita de sal

Para el glaseado:

100 g de azúcar glas

Agua

Plato de fartons. | Shutterstock

Plato de fartons. | Shutterstock

Elaboración de los fartons

  1. En una taza, echa el agua templada y disuelve en ella la levadura fresca, removiendo bien. Reserva.
  2. Mezcla la harina, la sal y el azúcar en un bol. Después, añade el huevo, el aceite y la levadura disuelta del paso anterior. Mezcla hasta que se integren bien los ingredientes y obtengas una masa que no se pegue. Déjala reposar en un bol impregnado con aceite hasta que doble su volumen, tapada con un trapo.
  3. Espolvorea un poco de harina sobre tu superficie de trabajo y pon la masa encima. Desgasifica la masa durante unos minutos amasando con las manos y trocéala en porciones iguales para formar cada uno de los fartons. Lo ideal es hacer bolitas de unos 50 gramos cada una, estirarlas con un rodillo y enrollarlas formando una especie de rulo.
  4. Ve colocando tus fartons sobre una bandeja con papel de hornear y, cuando tengas todos, tápalos con un trapo y déjalos reposar hasta que doblen su volumen. No hace falta que dejes mucha separación entre uno y otro, ya que lo tradicional es que al hornearse se peguen. Después, con el horno precalentado a 180ºC, calor arriba y abajo, hornéalos durante 15 minutos aproximadamente.
  5. Para el glaseado, pon el azúcar glas en un bol y ve añadiendo cucharaditas de agua hasta que obtengas una textura consistente. Cuando saques los fartons del horno, añade por encima el glaseado con ayuda de un pincel y deja que se enfríe totalmente.