Bernardo del Carpio

Si hubiera que elegir un superhéroe histórico en España –aún más que El Cid y los conquistadores– éste bien pudiera ser Bernardo del Carpio; un personaje al que se le atribuyeron tal cúmulo de proezas que ha llegado a ser tachado como legendario por algunos historiadores. Pero desde las investigaciones de Vicente J. González se ha recuperado la tesis de su historicidad, sin que ello implique aceptar la gran cantidad de aventuras novelescas sobre su persona. A continuación explicamos su historia.

bernardo del carpio
Restes du château de El Carpio

Bernardo vivió en el reino de Asturias entre los siglos VIII y IX, en la Corte del rey Alfonso El Casto, que era su tío materno. El nacimiento del niño resultó un escándalo, porque fue producto de los amores entre la infanta Jimena y el conde Sancho Díaz de Saldaña. En algunos escritos se menciona que se le concibió tras una ‘boda sorda’. Así se denominaba al matrimonio secreto -sin sacerdote ni formulismos ni documentos- que concertaban sobre la marcha dos amantes que deseaban gozar el uno del otro; unas frases de consentimiento mutuo que excusasen el grave pecado que cometían al tener relaciones extramaritales. Era por lo tanto un compromiso que debía ser refrendado después con un matrimonio canónico, según los ritos de la Iglesia.

Lo cierto es que dado que el puritano rey no aprobaba la relación entre la infanta y el conde, el enlace nunca llegó a realizarse; al conde lo encerró en un castillo y a la infanta la metió en un convento. Más magnánimo fue con el inocente bebé, pues al bastardo lo crió en la Corte. Dado que el rey no llegó a consumar el matrimonio y carecía de hijos, existía la posibilidad de que se adoptara o legitimara a Bernardo, convirtiéndolo en heredero del trono.

bernardo del carpio
Ilustración de Bernardo del Carpio

Con los años Bernardo de Carpio se convirtió en un impulsivo y valiente caballero. En la primavera del año 808 ó 809, la prolongada invasión del ejército franco -asediando y saqueando las ciudades que se le oponían, tanto si fueran de los musulmanes como de los cristianos- había indispuesto contra Carlomagno a todos aquellos que no le eran tributarios. Por ello, el musulmán rey de ZaragozaMarsilio– el cristiano rey de Navarra –Fortún Garcés– y un contingente de asturianos liderados por Bernardo se pusieron de acuerdo para hacerse con el enorme botín que se llevaban los francos. Durante la Batalla de Roncesvalles, el paladín asturiano dio muerte al famoso caballero Roldán, sobrino de Carlomagno y considerado como el más famoso de Francia, quedándose con su espada Durantarte (esto último es negado en la versión francesa de la batalla).

bernardo del carpio
Monument à la bataille de Roncevaux

Al regresar a Asturias en olor de multitud y con un importante botín, dos miembros de la familia de su padre decidieron que era hora de que Bernardo conociera la verdad acerca de su origen. Para ello se valieron de la mediación de las damas Urraca Sánchez y María Meléndez, que además le explicaron que su padre permanecía desde hacía décadas encerrado en un castillo por orden del rey. Con la fuerza del prestigio adquirido en Roncesvalles, el caballero se presentó ante su tío y le pidió la liberación de su padre. Éste se negó. Bernardo pensó que acumulando hazañas se ganaría la libertad de su padre, por lo que partió en busca de combates. En Benavente y en Zamora derrotó a los musulmanes; en tanto que en tierras del Duero derrotó en combate singular al caballero francés llamado Bueso, que venía asolando la comarca. Consiguió que la reina apoyase sus demandas, pero el rey mantuvo su criterio.

bernardo del carpio
Ilustración de Bernardo Carpio

Su reacción fue marchar al condado de Saldaña, instalándose allí. A partir de ese momento se dedicó a asolar las tierras del anciano rey. Por ese motivo se cree que Alfonso El Casto no le legitimó y no le convirtió en su heredero natural, sumando un nuevo agravio al anterior.

El antagonismo de Bernardo del Carpio continuó frente a los siguientes monarcas: Ramiro I y Ordoño I, que decidieron mantener la decisión de cautiverio ordenada por Alfonso II. En cambio, al acceder en el año 866 al trono Alfonso III -con solo 14 años-, Bernardo se convirtió en un defensor del monarca, a quien reiteró la petición de libertad para su padre. Al denegársele se encerró en el salmantino Castillo del Carpio, tomando su nombre –de ahí que pasase a la historia como Bernardo del Carpio- y reiterando los ataques.

Finalmente consiguió la autorización del rey para liberar a su padre, pero cuando se presentó en el castillo para recogerlo se enteró de que había muerto hacía tres días, solo pudiendo llevarse su cuerpo. Despechado, Bernardo del Carpio abandonó el reino; marchando primero a Navarra y luego a Francia. Sus restos fueron repatriados a Castilla. En las inmediaciones de Aguilar de Campoo, en la falda meridional de la Peña Longa hay una cueva donde la tradición sitúa su cuerpo.

bernardo del carpio
Grotte de Bernardo del Carpio
Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar