Tras los turbios manejos del Secretario Antonio Pérez y la Princesa de Éboli en relación al asesinato de Juan Escobedo ambos fueron encerrados en julio de 1579 por orden de Felipe II. Al cabo de unas semanas, a falta de una acusación de. Continuar leyendo