fbpx

Las universidades más bonitas de España

Las universidades más bonitas de España

En sus aulas resuenan ecos de lecciones magistrales que impartieron y escucharon insignes personajes de la historia española de las ciencias, las artes y las letras. Han sido testigos de la algarabía y los nervios de miles de estudiantes y sus muros guardan un sinfín de historias y secretos. Pero esos muros son mucho más que testigos mudos de la vida universitaria. Son los que dan forma a edificios magníficos que reflejan el espíritu de esas instituciones guardianas del saber y divulgadoras del conocimiento. Este es un pequeño recorrido por algunas de las universidades más bonitas de España.

Un paseo por las universidades más bonitas de España

La Universidad de Salamanca, una de las más antiguas

Universidad de Salamanca
Universidad de Salamanca. | Shutterstock

Si hay un edificio en la ciudad que acapara todas las miradas, es la portada de las Escuelas Mayores de la Universidad de Salamanca. En ese magnífico retablo pétreo es donde se esconde la rana sobre una calavera que se ha convertido en emblema salmantino por excelencia. No es fácil encontrarla, pero eso da la excusa perfecta para deleitarse con cada detalle de uno de los ejemplos más bellos del plateresco español.

Ya en el interior del edificio histórico de la universidad, aún se puede contemplar un aula tal y como eran en el siglo XVI. De hecho, lleva el nombre de uno de sus más célebres catedráticos de aquella época, Fray Luis de León. Una escalera renacentista o una antigua biblioteca con artesonado mudéjar son otros tesoros que esconde esta sede universitaria.

El Cielo de Salamanca
El Cielo de Salamanca. | Wikimedia

Pero hay que salir de nuevo al Patio de Escuelas y dejar atrás la escultura de Fray Luis de León para llegar a una de las joyas menos conocidas de la universidad: el Cielo de Salamanca. Es parte de una delicada pintura mural que decoró la bóveda de la antigua biblioteca universitaria. Retrata la bóveda celeste con una exquisita representación de planetas, estrellas y constelaciones. Permaneció oculta durante siglos y ahora se puede admirar en las Escuelas Menores.

No puede extrañar por todo ello que la Universidad de Salamanca esté a la cabeza de cualquier listado de universidades más bonitas de España. Incluso suele aparecer en los primeros puestos de las más bellas del mundo. Todo ello sin olvidar que, con más de 800 años de historia, es la más antigua del país, o la segunda, si se considera como universidad el Studium Generale de Palencia.

La Universidad de Alcalá de Henares, hogar de las letras

Universidad de Alcalá de Henares
Universidad de Alcalá de Henares. | Shutterstock

Por sus aulas pasaron personajes de tanta relevancia como Antonio de Nebrija, San Juan de la Cruz, Lope de Vega, Calderón de la Barca o Quevedo, entre muchos otros. Y su recuerdo permanece en una institución fundada por el cardenal Cisneros a finales del siglo XV. La sede del rectorado de la Universidad de Alcalá es el Colegio Mayor de San Ildefonso, un magnífico ejemplo de arquitectura renacentista no solo por su espectacular fachada en forma de retablo de tres pisos, también por el patio herreriano de su interior.

Pero hay mucho más que descubrir en esta universidad. Por ejemplo, su espectacular paraninfo, escenario cada año de la entrega del Premio Cervantes. Y no hay que dejar de pasear por el Patio de los Filósofos, sorprenderse con la singular arquitectura del Palacio Laredo o contemplar la sobriedad de antiguo Colegio Menor de San Ciriaco y Santa Paula. Razones más que suficientes para considerar a la de Alcalá de Henares una de las universidades más bonitas de España.

La Universidad de Baeza, un palacio renacentista

Universidad de Baeza
Universidad de Baeza. | Shutterstock

Al igual que Salamanca o Alcalá de Henares, Baeza es ciudad Patrimonio de la Humanidad y guarda entre sus tesoros una de las universidades más bellas del país. La institución, fundada en el siglo XVI, llegó a recibir el apodo de ‘Salamanca andaluza’ por su grandeza y por su prestigio. De aquella vieja época de esplendor nos queda una sede histórica en forma de palacio renacentista que hoy es sede de la Universidad Internacional de Andalucía.

Por su claustro de doble arcada pasearon magníficos docentes. De uno de ellos, Antonio Machado, se guarda un recuerdo muy especial. No llegó a ejercer como catedrático, puesto que la universidad había dejado de funcionar en el siglo XIX. Sin embargo, Machado fue profesor de francés en el que entonces era un centro de enseñanza secundaria. El aula en la que dio clases permanece como entonces, con sus viejos pupitres y algunos documentos del poeta.

También te puede interesar  Las mejores escapadas cerca de Guadalajara

La Universidad de Valladolid y su fachada barroca

Universidad de Valladolid
Universidad de Valladolid. | Shutterstock

La Universidad de Valladolid se fundó a mediados del siglo XIII, solo algunos años después de la de Salamanca. Del antiguo edificio solo se conserva una esbelta fachada barroca en lo que hoy es la Facultad de Derecho, que se abre a una recoleta plaza presidida por la estatua de Miguel de Cervantes. El escritor residió en Valladolid durante un breve periodo de tiempo cuando esta fue capital de España, a principios del siglo XVII. Apenas residió allí unos meses, pero su huella sigue estando muy presente.

Otra de las sedes universitarias es el Colegio Mayor Santa Cruz, que actualmente es sede del rectorado. Merece la pena visitarlo para admirar una de las primeras construcciones renacentistas españolas, aunque su fachada entremezcle otros estilos como el gótico o el plateresco. Tras esa fachada se esconden dos auténticas joyas: un fabuloso patio de tres pisos y una biblioteca histórica de enorme valor.

La Universidad de Sevilla, la primera fábrica de tabacos de Europa

Universidad de Sevilla
Universidad de Sevilla. | Shutterstock

Curiosamente, la sede del rectorado de la Universidad de Sevilla no se construyó con la finalidad de albergar una institución educativa. El edificio principal de esta universidad fue la primera fábrica de tabacos que se estableció en Europa y una de las construcciones industriales más destacadas del siglo XVIII. Hay quien lo bautizó como el ‘Escorial tabaquero’ por sus dimensiones. De hecho, el edificio tiene forma de rectángulo, igual que el real monasterio, y sus lados son solo unos metros más cortos que los de la joya escurialense.

Pero más allá de las colosales dimensiones de la construcción, merece detener la mirada en la belleza de su arquitectura. Y lo primero que se aprecia es una elaborada portada principal de aires barrocos. La corona una imponente escultura del Ángel de la Fama, que es símbolo de la universidad. Pero hay que fijarse también en los detalles para descubrir alusiones al pasado tabaquero del edificio.

Detrás de esta portada se esconden dos patios centrales, una magnífica escalinata de acceso al paraninfo y la capilla universitaria. Esta última es sede de la Hermandad de los Estudiantes, una de las más conocidas de la Semana Santa sevillana. Y aún queda mencionar una pequeña curiosidad: el edificio está rodeado por tres de sus lados por un foso.

La Universidad Pontificia de Comillas, una visión espectacular

Universidad Pontificia de Comillas
Universidad Pontificia de Comillas. | Shutterstock

El edificio de la Universidad Pontificia de Comillas se asoma al Cantábrico desde una pequeña colina. Su singular arquitectura destaca en el paisaje, y no demasiado lejos de otras dos maravillas arquitectónicas de esta localidad cántabra: el Palacio de Sobrellano o el Capricho de Gaudí.

El edificio principal es el Seminario Mayor, una construcción donde se percibe perfectamente la maestría de Lluis Doménech i Montaner, uno de los grandes arquitectos del modernismo. Es inevitable detener la mirada en cada uno de los detalles de las fachadas, en las que se entremezclan ladrillo, piedra, mampostería y azulejo en un equilibrio exquisito.

La Universidad Laboral de Gijón, el edificio más grande de España

Universidad Laboral de Gijón
Universidad Laboral de Gijón. | Shutterstock

Lo que se ideó como orfanato a mediados del pasado siglo acabó convirtiéndose en universidad, y no solo en una de las más bonitas de España, sino en la más impresionante. El motivo es que el de la Universidad Laboral de Gijón es el edificio más grande de España, con sus 270 000 metros cuadrados.

Para hacerse una idea de sus dimensiones, el patio central es tan grande como la Plaza de San Marcos de Venecia, la iglesia tiene una planta elíptica de más de 800 metros y la torre que se alza hacia el cielo roza los 130 metros de altura. En la actualidad, no ha perdido su función universitaria, pero es una Ciudad de la Cultura que alberga también un museo de arte, un teatro y un conservatorio.