fbpx

Las 8 rotondas más raras de España: ideas extravagantes y formas imposibles

Las rotondas más raras de España

Cada país tienes sus peculiaridades culturales, sociales, económicas o urbanísticas. También el nuestro. Entre esas peculiaridades pueden encontrarse las ocho rotondas más raras de España. Una rotonda es una intersección de carreteras que se diseña y construye con el objetivo de mejorar el flujo de tráfico y reducir los accidentes. Las rotondas son una plaza circular entre calles o carreteras, y a menudo se aprovecha ese espacio con monumentos o espacios verdes. De hecho, es lo más usual. En estas ocho localidades se han atrevido con monumentos bastante originales.

Desde Vigo hasta Jaén: las rotondas más raras de España

Una rotonda con una pantalla led gigante, Vigo

Vigo destaca por ser una ciudad de mar y tener cerca espacios naturales únicos. Su zona centro es muy animada y cuenta con diversos lugares de interés histórico y cultural, como son la Catedral de Vigo, el Palacio de Galicia o el Museo de Arte Contemporáneo. También sus peculiares rotondas, de las que nació incluso el Dinoseto.

Aunque estas líneas destacan aquella que posee una pantalla gigante led, en el cruce de la calle Rosalía de Castro con Serafín Avendaño. Esta rotonda se inauguró en julio de 2017 y ostenta en el centro una pantalla de casi dos metros de alto y una superficie total de veinticuatro metros cuadrados.

Muchos han criticado esta idea por convertirse en una distracción para los conductores, pero su alcalde la ha defendido comparándola con Times Square. Además, ha resaltado la intención del Ayuntamiento de retransmitir partidos de fútbol y otros grandes eventos.

También te puede interesar  El increíble pueblo medieval custodiado por un castillo

Una rotonda presidida por una patata, Amorebieta

Escultura situada en Amorebieta, obra de Andrés Nagel, conocida como La Patata
Escultura situada en Amorebieta, obra de Andrés Nagel, conocida popularmente como La Patata. | Zarateman, Wikimedia

El norte de España es conocido por su excelente gastronomía y sus contundentes platos. Vizcaya es parte de ese norte y tal vez será por eso que Amorebieta decidió instalar una patata atravesada por palillos en la confluencia de las calles de San Pedro, Gudari, San Miguel Kalea y Karmen Kalea.

Esta obra sin título de Andrés Nagel es una escultura de bronce de nueve metros de alto y 2,5 toneladas de peso. Solo la escultura supuso ciento ochenta mil euros. Lo cierto es que los vecinos no la acogieron con agrado y solicitaron su traslado en 2014.

Una rotonda cementerio, Villanueva de la Cañada

El cementerio del Cristo quedó atrapado en una glorieta de Villanueva de la Cañada cuando se construyó en 2008. El Ayuntamiento no dio con otra solución urbanística para mejorar la fluidez del tráfico y ofreció a los familiares el traslado de sus seres queridos al nuevo cementerio municipal. Sin embargo, se mantuvo y así esta rotonda pasó a incluirse entre las rotondas más raras de España. El cementerio del Cristo se clausuró en 2008 y, por lo tanto, ya no se producen enterramientos.

Una rotonda con una montaña rusa, Leganés

El Ayuntamiento de Leganés decidió cambiar la imagen del municipio y pasar de la imagen típica de ciudad dormitorio con bloques grises a llenar sus calles con arte y color. Para ello, aprovechó los espacios que ofrecen las rotondas. En la actualidad, Leganés cuenta con varias de las rotondas más curiosas de España por metro cuadrado. Entre ellas resalta la que tiene forma de montaña rusa. Esta gigantesca construcción preside la entrada norte de la Avenida de Carabanchel.

También te puede interesar  La belleza neomudéjar del 'Big Ben español'

Una rotonda con piscina, Villar de Omaña

Una pequeña localidad de treinta habitantes en León, Villar de Omaña, saltó a la fama por su rotonda con piscina. Esta rotonda en medio de una carretera rural se construyó en 2015, cuando se amplió el antiguo pilón que había. El alcalde explicó que es como un estanque para que los niños se bañen, como antaño lo hicieron sus padres y abuelos en el río.

La rotonda del coche partido, Murcia

A la entrada de la Universidad de Murcia, en su rotonda, se colocó un Volkswagen Passat de los años ochenta. El coche está partido por la mitad y de su interior crecen plantas y flores de colores. Esta obra ganó el concurso ¿Actúa en Verde?, organizado por la Universidad de Murcia en 2009. El objetivo del certamen consistía en buscar coches verdes y convertirlos en esculturas.

Una rotonda presidida por una paella, Benicassim

Arroz con carnes, verduras, exquisitos mariscos o pescados… Un toque de azafrán para realzar el sabor de los ingredientes y aromatizarlos o un toque de pimentón, tomillo y romero para dar personalidad… Una buena paella es el plato típico de España y en Benicassim decidieron rendirle homenaje.

El 13 de diciembre de 2013, la localidad celebró su famoso Día de las Paellas instalando en una de sus rotondas una paella gigantesca de 5,5 m de diámetro. Pepe Becerra, chef que cuenta con premios tan valiosos y llamativos como el Récord Guinness de la fideuá más grande en 1994, donó esta paella gigante, que se colocó en la rotonda del acceso sur al municipio por la CV-149.

También te puede interesar  Las iglesias en ruinas más bonitas de España

Una rotonda con pavos, Jaén

Rotonda de Jaén

 

Rotonda de Jaén. | Kordas, Wikimedia

José Fernández Ríos es un artista autóctono de Jaén. Una de sus obras más conocidas preside la rotonda ubicada en la antigua carretera de Torrequebradilla, que ahora se conoce como avenida Antonio Pascual Acosta. Su obra consiste en dos pavos reales que cuentan en su cola con las señales de tráfico más importantes. La escultura se creó con materiales reciclados de construcción y señalización vial. Las grandes dimensiones de cada uno de los pavos y la originalidad de la idea llama la atención a locales y visitantes.

Se ha comprobado que la principal ventaja de las rotondas es que reducen el número de colisiones frontales, además de mejorar el flujo de tráfico. Y cuando el arte, el color y la originalidad las invaden, qué más se les puede pedir.