Cebreros, la bella cuna de Adolfo Suárez

Cebreros en Ávila

Enclavado en el valle del Alberche y Tierra de Pinares, al sur de la provincia de Ávila, el pueblo de Cebreros es un destino conocido por su importancia histórica. También por sus exquisitos vinos y, sobre todo, por ser el lugar de nacimiento de Adolfo Suárez. Una visita de gran interés que se complementa con poblaciones cercanas, como El Barraco o El Tiemblo.

Entre sus principales atractivos destaca su pasado celta, que se puede observar en los restos arqueológicos de la zona. Estos demuestran que su origen se remonta a la época de los vetones, pueblo prerromano que habitaban esta parte de la península ibérica. Pero no es hasta el siglo XVI cuando el pueblo alcanzaría su máximo esplendor, puesto que fue zona de paso del camino imperial de Toledo a Valladolid gracias a su privilegiada ubicación.

Iglesia de Santiago Apóstol

Panorámica de Cebreros
Panorámica de Cebreros y su iglesia. | Shutterstock

Declarada Bien de Interés Cultural, la iglesia de Santiago Apóstol es una de los monumentos que hay que ver en Cebreros. Construida en el siglo XVI en sillería de labra y con un marcado estilo herreriano que recuerda al monasterio de San Lorenzo de El Escorial, un gran referente de este estilo. El edificio cuenta con una cúpula central, recuadros y un coro en lo alto sobre la bóveda nervada. En la actualidad se conserva solo una de las dos torres que tenía la iglesia. El exterior, siguiendo el estilo herreriano, es sencillo y sobrio, mientras que en su interior destaca su retablo.

Palacio de El Quexigal

Otro de los lugares que ver en Cebreros es el palacio de El Quexigal, construido en 1563 y considerado en la época como una de las casas de campo más lujosas de Europa. Tanto es así que en este palacio se alojó el rey Felipe II en sus desplazamientos al monasterio de El Escorial. Con más de 84 habitaciones, amplios y bellos jardines con viñedos, albergó a más de 100 familias. Al estar construido en piedra maciza, su conservación fue casi perfecta, si no fuera por el incendio que sufrió en 1956 que destruyó todo el interior. Se lograron salvar algunas joyas, la más famosa fue la diadema de los Hohenlohe.

La Picota de Cebreros

La Picota, alzada en el paso de la calzada que unía Valladolid con Toledo, es todo un símbolo de Cebreros. Este monumento fue construido en el siglo XVI, otorgado a la villa cuándo logró la unidad jurisdiccional propia. Elaborada en granito y formada por cuatro elementos principales: base cuadrangular, fuste liso, capitel coronado y una pirámide truncada. Ha sobrevivido intacta al paso de los años, convirtiéndose en una parada imprescindible en el pueblo que ofrece unas de las mejores panorámicas del valle del Alberche, la sierra de Gredos y el monte de Guisando.

Puentes de Cebreros

Puente sobre el río Becedas
Puente sobre el río Becedas. | Shutterstock

Entre los lugares más imprescindibles para ver se encuentran los puentes de Cebreros, ubicados en los alrededores de la localidad y conectados con el entorno natural que rodea al pueblo. El puente de San Marcos, el de Valsordo, el de Rasueros, el Nuevo, el de Valmoscoso, el de la Pizarra o el de la Yedra componen una curiosa ruta.

Museo de Adolfo Suárez y la Transición

Vista de Cebreros
Vista de Cebreros. | Shutterstock

Construida en el siglo XIV en estilo gótico isabelino, la iglesia Vieja está ubicada en el caso urbano, pero de ella solo se conserva su rica portada con decoración propia de la provincia. Tras la restauración de los restos del templo, el edificio se ha utilizado para albergar el Museo de Adolfo Suárez y la Transición para garantizar la conservación de este patrimonio artístico.

El museo supone un homenaje a Adolfo Suárez, nacido en el pueblo, y muestra el trabajo que desempeñó durante el proceso de la Transición. Una interesante visita para conocer más del cebrereño y el resto de personas que lucharon por la llegada de la Democracia.

Estación de seguimiento espacial

Entre los elementos más curiosos que ver en Cebreros está la estación de seguimiento de satélites de la Agencia Espacial Europea (ESA). Y es que, a pocos kilómetros del pueblo, se encuentra una gran antena parabólica que es la primera de espacio profundo que hay en toda Europa. Una de las misiones más importantes que ha desarrollado desde su instalación es el seguimiento del satélite Rosetta.

Qué ver en los alrededores de Cebreros

Castañar de El Tiemblo
Castañar de El Tiemblo. | Shutterstock

Los alrededores de Cebreros también merecen ser visitados, puesto que su estratégica ubicación convierte al pueblo en un excelente punto de partida para descubrir los encantos de la zona. Además, ofrece numerosas actividades de turismo activo en Ávila en la zona, como volar en parapente.

Destaca el castañar de El Tiemblo, a solo 10 minutos en coche desde el pueblo. Se trata de un bosque de castaños donde se puede realizar una ruta apta para todos los públicos en un entorno natural espectacular. Otro lugar para disfrutar de la naturaleza es el embalse Charco del Cura, una alternativa perfecta para disfrutar de un buen chapuzón. En la misma localidad se puede visitar el monasterio de los Jerónimos de Guisando, así como la Cañada Real.

Río Alberche entre el Tiemblo y Cebreros
Río Alberche entre el Tiemblo y Cebreros. | Shutterstock

Un punto para disfrutar del buen tiempo es en las piscinas naturales de Navaluenga, formadas por el río Alberche y ubicadas a 30 minutos en coche del pueblo. Está muy bien acondicionado con zonas para el baño, duchas y merenderos. En el cercano pueblo de El Barraco destacan sus ermitas, así como la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción. El pantano del Burguillo es uno de los lugares más conocidos de la zona para disfrutar de un baño, tomar el sol o comer algo en sus merenderos.

Cebreros es una escapada de fin de semana perfecta para disfrutar del entorno más rural de la provincia de Ávila. Naturaleza, tradición y un gran patrimonio del que disfrutar a solo una hora en coche de la capital.