Aguardando al viajero y al servicio del pueblo de Betanzos, el parque del Pasatiempo se presenta como una obra histórica, hermosa y única. Localizada en la localidad de A Coruña, en las Rías Altas, este parque es una impresionante obra que nació a finales del siglo XIX. En su esencia, se ha conservado hasta la actualidad con todo el encanto con que fue concebido, pero la imagen ha cambiado mucho desde entonces.

Entre el modernismo y el romanticismo, Juan García Naveira creó este llamado Parque Enciclopédico de Atracciones, sirviendo como pionero de los parques de atracciones que se conocen hoy día. Lo creó siguiendo los deseos de la época. Uniendo conocimiento con belleza, curiosidad y sabiduría con ese encanto tan especial de Galicia.

Un parque único

Parque del Pasatiempo de Betanzos

Parque del Pasatiempo de Betanzos | Shutterstock

Así, en los 90.000 metros cuadrados en los que nació, se descubrían y se disfrutaban por igual monumentos arquitectónicos y escultóricos. Se paseaba entre jardines, se reflejaba uno en sus estanques, se recorrían grutas subterráneas. Podía uno quedar fascinado con los bustos de los antiguos dirigente de Roma en la llamada avenida de los Emperadores Romanos. O maravillarse con figuras como las de Dante o Cervantes, que custodiaban los paseos. Disfrutaban, entonces, los adultos y también los más jóvenes, en aquellas zonas dedicadas íntegramente a ellos.

Se ha conservado hasta la actualidad, como se ha dicho, con la intención evocadora con que nació, pero no existe ya más que una cuarta parte de lo que fue esta gran iniciativa. Juan García Naveira colocó las primeras piedras en 1893. Veinte años más tarde, en 1914, se inauguró. Con la muerte de su creador, en 1933, el parque entró en una época de decadencia. No fue hasta cincuenta años más tarde cuando se comenzó a trabajar en su recuperación, previa demolición de edificios e intervención de varias de sus zonas más devastadas por el tiempo. El 6 de febrero de 2020 se declaró Bien de Interés Cultural.