La casa que cuenta la leyenda de Sant Jordi en su fachada

El 23 de abril la Casa Batlló de Barcelona luce más bonita que nunca, con sus balcones llenos de rosas rojas. El edificio y Sant Jordi están unidos no solo esta jornada, día del libro y del patrón de Catalunya. El representante por excelencia del modernismo catalán, Gaudí, construyó este emblemático edificio de Paseo de Gracia como representación de la leyenda que da origen a esta festividad. En toda la construcción se pueden diferenciar detalle a detalle los diferentes protagonistas de la historia: el dragón, la princesa, la espada y Sant Jordi.

El homenaje de Gaudí

Cada uno de estos detalles se distinguen en Paseo de Gracia número 43 de Barcelona. En la parte superior del edificio está representado el principal protagonista de la historia: el dragón. El tejado lleno de tejas coloridas y brillantes simulan las escamas del lomo del animal. Muy cerca de este se puede ver una torre alta que sobresale del tejado coronada en una cruz de cuatro brazos. Se ubica en la cima al lado del cuerpo inmóvil del dragón porque es la espada con la que Sant Jordi acabó con la bestia.

Tejado que representa al dragón, la espada de Sant Jordi y el balcón de la princesa de la Casa Batlló

Tejado que representa al dragón, la espada de Sant Jordi y el balcón de la princesa de la Casa Batlló. | Shutterstock

La princesa también tiene su espacio en esta majestuosa obra de Gaudí. Un poco más abajo del tejado hay un balcón central solitario. Este balcón es el de la princesa. Y no es el único, el edificio está lleno. Los balcones de la parte mediana y baja de la estructura representan los ojos de una calavera y huesos. Símbolo claro de la muerte, tras la derrota del dragón a manos de Sant Jordi para salvar a la princesa. En su interior se puede ver el esqueleto del animal e incluso la cola.

Balcones de la Casa Batlló que representan la muerte y los huesos. | Shutterstock

Balcones de la Casa Batlló que representan la muerte y los huesos. | Shutterstock

Un lugar bello a la par que con historia que conmemora una de las fiestas más emblemáticas e importantes en la Comunidad catalana. Cada Sant Jordi las calles se bañan de flores, en concreto de rosas rojas, para celebrar el día del libro y el patrón de la comunidad. La tradición se mantiene y el 23 de abril se regala y se recibe un libro y una rosa, aunque cada día del año, se tiene presente y se puede disfrutar de la leyenda del patrón de Cataluña visitando Casa Batlló.