La escalinata de Teruel es un punto imprescindible a la hora de visitar la ciudad aragonesa. Su llamativa construcción, sin embargo, no fue meramente artística, sino funcional. A principios de 1900 se inauguró la estación de ferrocarril de la población. Veinte años después, el servicio de transporte era ya fundamental para la conexión de sus ciudadanos con las localidades vecinas. Por ello se presentó la necesidad de conectar el centro con la estación. El único problema era que entre ambos había un desnivel de unos 26 metros.

La escalinata de Teruel

Escalinata de Teruel. | Shutterstock

Así, bajo la idea del ingeniero José Torán, se edificó la famosa escalinata de Teruel entre 1920 y 1921. Esta obra de estilo neo-mudéjar conecta la Plaza del Óvalo en la parte superior con la estación en la parte inferior. Al bajar o subir por ella se pueden apreciar los detalles realizados con cerámicas de colores verdes y blancos, así como la calidez del ladrillo rojo con la piedra maciza que conforma casi toda la obra. Desde allí también se divisa el punto más importante de la estructura: la pequeña plaza que conforma el centro de la escalera.

La plaza de los amantes perdidos y los toros presagiosos

La pared de la plaza exhibe una obra de Aniceto Marinas que refleja la famosa historia de los amantes de Teruel. Esta retrata el fallido intento de Isabel y Diego, dos amantes de clases sociales diferentes de casarse, esto debido obligados a separarse ante a la la negativa del padre de la chica de desposarla con un hombre sin dinero. Cuando Diego regresa a la ciudad, 5 años después, con el capital necesario, encuentra a Isabel casada con otro hombre.

Los amantes de Teruel

Los Amantes de Teruel. | Wikimedia

El amado, desesperado, corrió tras el lecho donde su amada descansaba junto a su nuevo esposo. Allí pidió a Isabel que lo besara para no morir, pero ella se negó por no faltar a su matrimonio. Entonces Diego murió al momento. Su esposo, enterado de lo ocurrido, ayudó a Isabel a enterrar el cuerpo para no levantar sospechas. Ante la tumba de su amante, la ella le besó muriendo en el acto.

Los amantes de Teruel se convirtieron en símbolos turísticos e históricos de la ciudad. Son conmemorados con unas esculturas en la cercana iglesia de San Pedro de Teruel o a través de una representación teatral celebrada cada febrero en la ciudad. Esta es conocida como “Las Bodas de Isabel de Segura” y es categorizada como Fiesta de interés turístico nacional.

 

Escalinata de Teruel

Escalinata de Teruel. | Shutterstock

Por encima del altorrelieve está el escudo de la ciudad, el cual representa varios de los íconos de la zona y la comunidad, entre ellos el toro con una estrella por encima. Según la teoría más extendida, este símbolo representa el origen de Teruel. Al parecer, los fundadores de la ciudad supieron donde emplazarla gracias al avistamiento de un toro al que parecía seguir una estrella allí por donde pasaba. Esto lo atribuyeron a la Providencia y finalmente la ciudad de Teruel fue establecida en el sitio. A este animal se le conoce como el “Torico”. Muy cerca de la Escalinata tiene un monumento en la plaza que lleva su nombre.

La escalinata al paraíso mudéjar

El estilo neo-mudéjar está presente en toda la Escalinata de Teruel

El estilo neo-mudéjar está presente en toda la Escalinata de Teruel. | Shutterstock

Ya en el tercer y último tramo se encuentran dos escaleras semicirculares que acaban en torreones similares, las cuales son un ícono del estilo hispano-arábigo que presenta toda el conjunto. Desde este punto también se aprecia el toque modernista de las farolas forjadas que recorren toda la estructura, y que causaban furor en la época. La elección de las torres es común en la arquitectura de los pueblos españoles por su sentido de vigilancia y protección. Un ejemplo también conocido y a unas calles de la escalinata, es la torre de El Salvador. Se trata de un imponente campanario de estilo morisco desde el cual se puede observar la ciudad.

Este movimiento artístico está tan presente en los edificios más conocidos de la ciudad que, en conjunto forman un gran museo al aire libre dedicado al mismo. Gracias a esto, la ciudad fue reconocida por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad. Desde el punto superior de la escalinata se puede llegar hasta algunos de los ejemplos más impresionantes del estilo mudéjar, como la Torre de San Martín o la Catedral de Santa María de Mediavilla.

Conectando lo nuevo con lo viejo, al estilo de Teruel

Desde arriba de la Escalinata de Teruel. | Shutterstock

Aunque no todo es historia antigua, pues tanto las zonas aledañas a la estructura como el Paseo del Óvalo fueron remodelados. Algo que también se traslada al origen de su existencia, ya que la estación de Teruel está a pocos metros de la escalinata. Además de por su cercanía con el centro urbano de la ciudad.

Por el lado natural, la parte inferior de la obra conecta con los Jardincillos de la Estación. Esta es un área verde extensa para poder tomar aire fresco y disfrutar de la espectacular vista a la escalinata. Según los locales, desde allí se aprecian las mejores vistas del monumento, pues es la única manera de verla al completo y captar todos sus detalles.