Omar Ben Hafsun, “rey” rebelde de Bobastro

A partir del año 850 el califato de Córdoba intensifica la presión para que los mozárabes (cristianos que vivían en su territorio) se convirtieran al Islam, aumentando los impuestos y reduciendo la tolerancia hacia una comunidad mucho más numerosa que los invasores árabes y bereberes. Una parte de los mozárabes deciden convertirse (pasando a llamarse muladíes), otros se enfrentan abiertamente a las autoridades de la ciudades —buscando incluso el martirio— en tanto que en el campo persisten comunidades cristianas tratando de aislarse de los musulmanes. El califa Mohamed I determinó que para ocupar cargos había que ser musulmán, por lo que muchos aristócratas de estirpe visigoda y romana se convirtieron; también se requirió la conversión para seguir siendo soldados del califato.

En la zona sur de Al Andalus, los mozárabes dependían en lo civil de la cora —o provincia— de Rayya (cuya capital era Archidona) y en lo religioso de la diócesis situada en Málaga. A causa de la sumisión del obispo de Málaga al califato, algunos monjes, cristianos malagueños y soldados licenciados se refugian en las montañas, horadando viviendas y ermitas en la piedra. Por aquel entonces, en una gran explotación agrícola de Parauta (serranía de Ronda) propiedad de unos ricos aristócratas muladís, nace el niño Omar ben Hafsun.

mesa villaverde
Mesa de Villaverde

En el 868 se sublevaron de nuevo los irreductibles muladíes de Mérida comenzando un largo ciclo de insurrecciones contra la autoridad del califato de Mohamed I. Hacia el año 874 el joven Omar ben Hafsun se fue de casa para dedicarse al bandidaje en la sierra de Málaga. Cuatro años después otra subida de impuestos por el califa provocó una nueva oleada de desplazados desde la costa hacia los montes; Omar ben Hafsun reforzó la vieja fortificación de Bobastro situada en la llamada `Mesa de Villaverde´ —una agreste montaña con una gigantesca cumbre plana emplazada en las inmediaciones del pueblo de Ardales— declarándose en rebeldía.

Cuando las tropas del gobernador de Archidona se les acercaron, los insurrectos le derrotaron. Ben Hafsun se mantuvo rebelde hasta que el asedio de un ejército my superior le decidió entregar la fortificación y rendir pleitesía a Mohamed I. Por ello viajó a Córdoba, pasando Ben Hafsun y sus fieles a formar parte de su ejército. Pero meses después, aburrido de la vida de Córdoba, regresó con unos compañeros a Ardales y tomó por sorpresa el castillo de Bobastro. En los siguiente años fortificó aún más los accesos de la Mesa de Villaverde, convirtiéndola en una base desde la que conseguirá conquistar primero Comares y después la propia capital de la provincia: Archidona.

En el año 886 Al Mundir —el hijo del califa Mohamed I— a punto estuvo de capturar el Omar ben Hafsun en Alhama de Granada pero la muerte de su padre le obligó a volver a Córdoba. Circunstancia que aprovechó el rebelde para incrementar la insurrección. Continuó su campaña hacia el norte ocupando CabraPriego, (que por aquel entonces era la capital de la provincia califal) además de otras fortalezas menos importantes. Una vez instaurado en el poder el nuevo califa volvió a perseguir a los rebeldes, recuperando Archidona; allí Al Mundir mandó crucificar al jefe de los rebeldes entre un perro y un cerdo.

castillo de priego en cordoba
Castillo de Priego de Córdoba

De nuevo, en el año 888 Al Mundir consiguió rodear a la tropa de Ben Hafsun; pero antes del asalto pactaron un nuevo perdón a cambio de que el rebelde y su tropa ayudaran al califa a derrotar a otros rebeldes; en el pacto Omar ben Hafsun solicitó que se le enviaran cien mulas a Bobastro con el fin de recoger todas las pertenencias de su gente y poder trasladarse a Córdoba. Pero durante la noche Ben Hafsun y su tropa aprovecharon la calma para escapar, matar a los soldados de Al Mundir que llevaban las mulas a Bobastro y refugiarse con ese botín en su fortaleza. Poco tardó el enfurecido califa en seguirle, asediando Bobastro; pero durante el cerco el califa enfermó y falleció.

Su hermano Aldala le sucedió en el trono cordobés y, dado que en aquel momento se enfrentaba a múltiples rebeliones por todo Al Andalus, a cambio de la paz pactó con Ben Hafsun que se convirtiera en gobernador de la provincia de Archidona. Pero Omar ben Hafsun no tardó en volver a la rebeldía y a ser asediado de nuevo en Bobastro en el año 889. Tras obligar a sus sitiadores a levantar el asedio continuó combatiendo, hasta llegar a tomar Baena e incorporándola a su territorio.

rey bobastro

Ben Hafsun se convirtió en un líder reconocido, hasta el punto que el príncipe Mohamed —hijo y heredero del califa— después de una discusión con su padre se refugió en Bobastro. El heredero regresaría a Córdoba, pero al año siguiente fue Omar Ben Hafsun quien se dirigió a conquistar Córdoba al frente de un ejército de campesinos mozárabes y muladíes. Las tropas rebeldes se enfrentaron al ejército califal en un lugar llamado Bulay (Aguilar de la Frontera) donde los rebeldes sufrieron una gran derrota. Las tropas de Ben Hafsun irán perdiendo fortalezas hasta estar de nuevo asediadas en Bobastro en el año 893; cuando de nuevo fracasaron los cordobeses. En los siguientes seis años los rebeldes toman y pierden fortalezas, acumulándose en su territorio cada vez más mozárabes que buscaban su protección.

La cristianización del territorio rebelde culminó en el año 899, cuando el caudillo Ben Hafsun volvió a la fe cristiana de sus antepasados vidigodos, bautizándose con el nombre de Samuel. La decisión de bautizarse supondría el alejamiento progresivo de líderes muladíes (godos convertidos al Islam), que estaban en contra del califato cordobés pero que permanecían fieles a sus creencias religiosas. El caudillo Samuel establecería alianzas con rebeldes musulmanes —como los sevillanos— para hacer frente al califa. Pero el cambio de religión supuso que los musulmanes de varias plazas fuertes del pequeño estado rebelde se fueran pasando al bando de Córdoba, por lo que el territorio rebelde fue reduciéndose con los años y los asaltos a Bobastro se fueron haciendo cada vez más peligrosos. El califa Abdala moriría en el año 912 sin haber conseguido dominar a su enemigo de Bobastro. El nuevo califa Abderramán III retomaría las campañas contra el rebelde Samuel, que murió en su lecho de Bobastro en el año 917, a los 64 años. Le sucedió su hijo Yafar -también cristiano- que se mantuvo en rebeldía once años más.

nicho basilica bobastro
Nicho junto a la basílica de Bobastro.

El historiador de Bobastro Don Francisco Ortíz sostiene una fascinante teoría acerca del cuerpo sin cabeza de Yafar en los nichos mortuorios horadados en la roca viva al lado de la basílica de Bobastro. Según las crónicas musulmanas, después de asediar durante el verano a los rebeldes, los moros volvieron a Córdoba, pero un pequeño grupo quedó al acecho cerca de la fuente de agua más cercana a Bobastro; al descender sediento Yafar y unos guerreros escogidos para comprobar que el lugar era seguro para que bajasen los demás, Yafar y algunos más fueron muertos por sorpresa. La cabeza de Yafar fue enviada a Córdoba mientras que el resto de rebeldes se encerraban de nuevo en la fortaleza. Al recibir el califa la cabeza del caudillo rebelde exigió que le entregaran el cuerpo completo para mostrarlo al pueblo de Córdoba. Pero al enviar un mensajero a los guerreros cordobeses que mantenían el cerco a los rebeldes, estos comprobaron que el cuerpo del caudillo ya no estaban allí, pues los resistentes habían hecho una salida para subírselo a la fortaleza. Esto explica que se haya encontrado un esqueleto sin cabeza en esos tres nichos situados al lado de la basílica. Para no enfadar al califa, el general cordobés debió de coger alguno de los cuerpos descompuestos por el intenso calor y el paso de varios días, y lo envió a Córdoba, donde el cuerpo fue cosido a la cabeza de Yafar y crucificado en la plaza de la medina de Córdoba, para ejemplo de todos.

Texto de Ignacio Suárez-Zuloaga e imágenes de Ximena Maier.

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar