fbpx

Paraísos naturales donde respirar tranquilidad en verano

Turismo de naturaleza en España

España es un país muy turístico que en verano tiene destinos bastante masificados, pero también cuenta con lugares que son remansos de paz en los que desconectar y relajarse a la vez que se produce una conexión con la naturaleza

Lugares en España donde hacer turismo de naturaleza

Estos son algunos de los lugares donde hacer turismo de naturaleza en España. Además, en algunos de estos destinos el visitante puede huir de las altas temperaturas que predominan en gran parte del país.

Valle de Arán

Valle de Arán
Valle de Arán | Shutterstock

El Valle de Arán se encuentra en el Pirineo catalán, a unas cuatro horas de Barcelona, tres horas y media de Zaragoza y unas cuatro desde Pamplona. En esta comarca de la provincia de Lleida viven especies como el oso pardo o el quebrantahuesos y plantas tan sorprendentes como la flor carnívora Drosera, conocida popularmente como Rocío del Sol.

Además, para los amantes del senderismo, el Valle de Arán es perfecto para hacer rutas, como la Ruta de los Siete Lagos o el Bosque Encantado de Carlac. Por último, esta comarca también está llena de pueblos llenos de magia, como Vielha, Bossost y Bausen.

Selva de Irati

Selva de Irati
Selva de Irati | Shutterstock

Aunque los colores otoñales de la Selva de Irati son muy llamativos, también es uno de los planes diferentes en España para hacer en verano. Además, es un lugar perfecto para ir con niños o con mascotas, pues tiene recorridos de baja dificultad.

Ubicada al norte de Navarra, la Selva de Irati está a dos horas y media de Pamplona, a tres horas de Bilbao y a poco más de cuatro horas de Burgos. Cabe destacar que son 17 000 hectáreas de bosque que albergan tres reservas naturales: Mendilatz, Truistibartea y Lizardoia. Sin duda, un paisaje que parece sacado de una novela de El Señor de los Anillos.

Monfragüe

Monfragüe
Monfragüe | Shutterstock

Para quien quiera pasar unas vacaciones en el interior de España, Extremadura en general y Monfragüe en concreto son un buen destino. A menos de tres horas de Madrid, dos horas de Salamanca y tres horas y media de Sevilla, este parque nacional destaca por la gran cantidad de buitres leonados que hay en él, así como algunos ejemplares de buitre negro.

También te puede interesar  Los colosales arcos pétreos en Alicante

En cuanto a senderismo, desde Villarreal de San Carlos se inician varias rutas hasta el Castillo de Monfragüe. En función de la dificultad y duración que se desee, se pueden hacer hasta tres itinerarios diferentes. Eso sí, lo que nadie debe perderse es el Mirador del Salto del Gitano, desde donde contemplar una espectacular formación rocosa que emerge del agua hasta alcanzar los 300 metros de altura.

Cabárceno

Cabárceno
Cabárceno | Shutterstock

Volviendo al norte, en Cantabria, se encuentra Cabárceno, un parque con animales en semilibertad que será una experiencia inolvidable para los más pequeños de la casa. Solo hay que coger el coche o el teleférico y recorrer el parque en busca de animales como jirafas, elefantes, hipopótamos, avestruces, rinocerontes, gacelas o linces que pueblan las diferentes parcelas.

Como consejos, es importante llevar ropa y calzado cómodos para caminar bien, usar prismáticos para observar los animales que estén más lejos y dedicar un día completo a la visita para ver todos los animales sin prisa. En cuanto a distancias, está a media hora de Santander, a cuatro horas de Madrid y a dos horas y media de León.

Lagos de Covadonga

Lagos de Covadonga
Lagos de Covadonga | Shutterstock

Para los amantes de los paisajes verdes, el agua y la tranquilidad en medio de la naturaleza más salvaje, los Lagos de Covadonga son el lugar perfecto al que viajar en verano. Se encuentran en el Parque Nacional de los Picos de Europa, concretamente a ocho kilómetros de Cangas de Onís.

La mera subida por la carretera es una delicia, ya que se ven paisajes de ensueño que te harán sentir que estás sobrevolando las montañas en un avión. Una vez allí, además de visitar la famosa Basílica de Covadonga y su catedral, se puede iniciar una ruta de 12 kilómetros hasta los Lagos de Covadonga. Y para los menos deportistas, el Mirador de la Reina ofrece unas vistas de los Picos de Europa que enamoran.

También te puede interesar  El pintoresco pueblo español que está en Francia

Caminito del Rey

Caminito del Rey
Caminito del Rey | Shutterstock

Otro de los planes de verano que muchos viajeros optan por hacer es el Caminito del Rey, a una hora de Málaga, menos de dos horas de Granada y dos horas de Sevilla. Para los amantes de la adrenalina, esta ruta por la pasarela y los puentes colgantes que discurren por el Desfiladero de los Gaitanes es lo que cualquier aventurero imagina cuando piensa en una ruta por las alturas.

Sierra de Gredos

Sierra de Gredos
Sierra de Gredos | Shutterstock

A una hora de Ávila, dos de Salamanca y otras dos de Madrid se encuentra la Sierra de Gredos, uno de los viajes favoritos de los montañeros de toda España. Para los principiantes en el senderismo, la ruta hasta el Circo de Gredos, a 1700 metros de altitud, es impresionante. La roca y el agua del glaciar son los protagonistas y, si se tiene más experiencia, se pueden hacer rutas de mayor dificultad, como el Almanzor. Además, incluso en verano se encuentran neveros en lo alto de las montañas.

Garganta de los Infiernos

Garganta de los Infiernos
Garganta de los Infiernos | Shutterstock

En la Garganta de los Infiernos, en el Valle del Jerte, al norte de Extremadura, se encuentra un original paisaje formado por pozas en medio de una garganta. Los visitantes suelen bañarse en sus refrescantes aguas después de hacer una pequeña ruta de aproximadamente dos horas de duración desde el aparcamiento. Este pequeño paraíso se encuentra a tan solo una hora y media de Cáceres, menos de dos horas de Salamanca y tres horas de Madrid.

Lago de Sanabria

Lago de Sanabria
Lago de Sanabria | Shutterstock

En un artículo sobre turismo de naturaleza en España no podía faltar el lago de origen natural más grande del país: el Lago de Sanabria. Se trata de 369 hectáreas con una profundidad que alcanza los 53 metros. Hacer un crucero fluvial por él es una experiencia única que no se puede hacer en muchos otros lugares de Europa. Sin duda, es una parada obligatoria en unas vacaciones en el interior de España.

También te puede interesar  Los colosales arcos pétreos en Alicante