fbpx

Qué ver en Mallorca, todos los tipos de turismo en una sola isla

qué ver en mallorca

Mallorca para muchos es un paraíso, ya que es la combinación perfecta de playa, montaña, pueblos e historia. Además, es ideal para hacer una escapada de un fin de semana, pero también para una estancia más larga durante unas vacaciones. Sin duda, se trata de uno de los destinos estrella no solo de las Islas Baleares, sino de toda España.

Una breve historia de Mallorca

Hablando un poco de la historia de esta isla del Mediterráneo, debido a su situación estratégica, Mallorca es un territorio por el que han pasado numerosas y diferentes civilizaciones. El ser humano llegó a Mallorca por primera vez en el 7 000 a.C. Prueba de ello son algunos de sus yacimientos arqueológicos, como el Capocorb Vell.

Avanzando más en la historia, en el 123 a.C el romano Quinto Cecilio Metelo conquistó la isla. Más tarde, los honderos baleares llegaron a formar parte del ejército del Imperio Romano en la conquista de los territorios de la Galia. Después, llegó la conquista del Imperio Bizantino, que trajo la inestabilidad social y política. El año 903 dio pie a la anexión de la isla al Califato de Córdoba. Así, Mallorca formó parte de la dinastía de los Omeyas y se convirtió en un gran centro cultural dentro del imperio.

baño árabe Palma de Mallorca
Baño árabe en Palma de Mallorca. | Shutterstock

Ya en el siglo XIV, Mallorca pasó a formar parte de la Corona de Aragón y después, tras el matrimonio de los Reyes Católicos, de la Corona de Castilla. Más tarde, en el periodo de la Guerra Civil, Mallorca fue ocupada, al igual que el resto del país, por los sublevados. Tras la muerte de Franco, Baleares estableció un Estatuto de Autonomía para preservar su identidad histórica. En la actualidad, se trata de uno de los destinos más turísticos de nuestro país. Esta es una forma muy resumida de explicar la historia de Mallorca, necesaria para entender la importancia de los lugares que se van a explicar a continuación.

También te puede interesar  Los 10 pueblos más pequeños de España

Palma de Mallorca, la visita obligatoria

Espectacular imagen de Mallorca
Espectacular imagen de Mallorca. | Shutterstock

Toda visita a Mallorca debe de pasar, casi obligatoriamente, por su capital: Palma de Mallorca. En la principal ciudad de la isla, la Catedral de Santa María, de estilo gótico levantino y una de las más espectaculares de nuestro país, debe encabezar la lista de los sitios que ver en Palma. Otros atractivos turísticos son el Palacio Real de la Almudaina, los Jardines del Rey, la plaza Mayor, el barrio judío y los baños árabes.

Qué ver en Mallorca: los pueblos imprescindibles

Alcudia

Alcudia
Alcudia, Mallorca. | Shutterstock

Mallorca está plagada de pueblos y aldeas encantadores, algunos de los cuales están considerados como los pueblos más bonitos de España. Es el caso de Alcudia, una población de origen romano al noreste de la isla. Entre sus principales monumentos se encuentran la Iglesia de Sant Jaume y la Porta de Mallorca, que es uno de los tres accesos a la ciudad que había en la muralla medieval. Asimismo, también es recomendable ir al ayuntamiento, a la Porta de Moll y a la ciudad romana de Pollentia, que es un yacimiento arqueológico a las afueras.

Sóller

Sóller
Sóller y su famoso tren. | Shutterstock

Cuando hablamos de qué ver en Mallorca, tampoco puede faltar Sóller, uno de los pueblos más bonitos de toda la isla. Allí se puede disfrutar de la arquitectura de uno de los discípulos de Gaudí, Joan Rubió i Bellver, que construyó la Iglesia de San Bartomeu y el Banco de Sóller, dos de sus puntos turísticos más importantes. Por supuesto, tampoco puede faltar una visita a la Plaza de la Constitución, a la calle medieval de Sa Lluna y al huerto de Vinyassa, nada menos que 18 000 metros cuadrados de naranjos. Todo ello enmarcado en el trasfondo de la sierra de la Tramontana.

También te puede interesar  11 playas increíbles que brillan más en invierno

Manacor

museo nadal
Rafa Nadal Museum Xperience, Manacor. | Shutterstock

Manacor se ha hecho muy conocido en los últimos años gracias a ser el pueblo natal de Rafa Nadal. De hecho, allí se puede ver su propio museo, siendo uno de los mejores planes que hacer en Mallorca. Otros puntos interesantes son la Parròquia de la Mare de Déu dels Dolors, el Museo de Historia de Manacor, la Bodega Vins Miquel Gelabert y las muchas playas y calas que se encuentran a pocos kilómetros a la redonda.

Otros pueblos que ver en Mallorca

Pollensa
Pollensa. | Shutterstock

Para aquellos amantes de visitar pueblos, Mallorca ofrece muchos más. Algunos ejemplos son Valldemosa, Andratx, Fornalutx, Deià, Pollensa y Capdepera. También es interesante hacer una visita al Puerto Portals, que se encuentra en Calvià y donde hay yates de lujo, restaurantes exclusivos y se pueden ver caras conocidas de todo el mundo.

Qué ver en Mallorca: las mejores playas

Cala Mondragó
Cala Mondragó. | Shuttertock

Pero, sin lugar a dudas, uno de los principales atractivos de esta isla balear son sus aguas y playas. De hecho, Mallorca se caracteriza por tener decenas de calas de pequeño tamaño, muy tranquilas, con arena blanca y aguas cristalinas. Algunas de las que más merecen la pena son cala Figuera, cala Mondragó, cala d’Or, cala Mitjana y cala Mesquida. Debido al reducido tamaño que tienen estas playas, si se acude en temporada alta, es recomendable madrugar un poco para coger sitio.

Qué ver en Mallorca: los rincones naturales más importantes

Para terminar, en Mallorca no solo se pueden ver pueblos, lugares históricos y playas de ensueño, sino que además se puede disfrutar de la naturaleza en su estado más puro. En este sentido la Sierra de Tramuntana es la que se lleva todo el protagonismo, atravesando la isla a lo largo de 90 kilómetros. Declarada Patrimonio Mundial por la UNESCO, esta sierra, que en ocasiones recuerda a la Toscana, tiene su pico más alto en el Puig Major, con 1445 metros de altitud. Por supuesto, son numerosas las rutas que se pueden hacer por la zona.

También te puede interesar  La obra de Gaudí que pocos conocen
Cuevas del Drach
Cuevas del Drach. | Shuttertock

Otro paisaje natural bien diferente es el que ofrecen las Cuevas del Drach. Al visitar a estas cuevas ubicadas a 1200 metros de profundidad,  el viajero tiene la oportunidad de navegar entre estalactitas y de sumergirse en una gruta con entre 11 y 53 millones de años. Por último, también se puede visitar el archipiélago de Cabrera, que está formado por 19 islotes a 10 kilómetros al sur de Mallorca.

En definitiva, Mallorca es una isla para todos los gustos en la que se puede hacer muchos tipos de turismo. Solo hay que elegir los lugares favoritos y empezar a disfrutar de una isla que supondrá una experiencia inolvidable.