fbpx

Los mejores ríos para bañarse en España

Ríos para bañarse en España

En España no es necesario vivir cerca de la playa para darte un buen chapuzón, pues existen cientos de ríos para bañarse que merecen una visita. En este artículo vamos a recoger algunas de las mejores zonas de baño dulce del país, mencionando sus particularidades y su distancia a las ciudades más cercanas, pero no hay que dejar de buscar otras menos conocidas en las proximidades de donde nos encontremos. Seguramente se encuentren rincones inesperados.

Ríos españoles donde darse un buen chapuzón

Chorreras de Enguídanos en el río Cabriel

Chorreras de Enguídanos
Chorreras de Enguídanos. | Shutterstock

Las Chorreras de Enguídanos se encuentran en el río Cabriel, en la provincia de Cuenca. Además, forman parte de la Reserva de la Biosfera del Valle del Río Cabriel. Sus aguas son turquesas y cristalinas y es una zona llena de saltos, cascadas y pozas de agua perfectas para bañarse.

Se trata de una auténtica piscina natural de 300 metros de longitud y con formaciones rocosas tobáceas. En cuanto al acceso, se puede ir en coche o a través de una ruta senderista de unos 15 kilómetros. Para terminar, su ubicación es muy buena, pues se encuentra a una hora de Cuenca, a una hora y media de Albacete y a algo menos de dos horas de Valencia.

Los pilones de la Garganta de los Infiernos

Garganta de los Infiernos.
Garganta de los Infiernos. | Shutterstock

Otro de los ríos españoles donde uno se debe bañar al menos una vez en la vida es la Garganta de los Infiernos, en el valle del Jerte, provincia de Cáceres. Desde 1994 está declarada como Reserva y se trata de una zona llena de saltos, cascadas y marmitas gigantes, que son grandes pozas que ha generado la erosión fluvial en la roca, que abundan especialmente en Los Pilones.

El coche se debe dejar aparcado en un centro de interpretación que hay a unos tres kilómetros de Cabezuela del Valle y después hay que hacer una pequeña ruta de una media hora hasta llegar a Los Pilones. En cuanto a su ubicación, se encuentra a algo menos de dos horas de Cáceres, a dos horas de Ávila y a dos horas de Salamanca.

El Charco Azul de Chulilla en el río Turia

Charco Azul de Chulilla
Charco Azul de Chulilla. | Shutterstock

Posiblemente el lugar más espectacular del río Turia es el Charco Azul de Chulilla, una pequeña localidad en el interior de la provincia de Valencia. Se trata de un azud que crearon los árabes en el siglo XII para regar las huertas y que destaca por esta rodeado de imponentes paredones de piedra caliza que hoy son utilizados por escaladores de toda Europa.

Hablando de sus aguas, son de un color azul verdoso, a las cuales se puede llegar después de hacer una pequeña ruta de una hora de duración. Además, este pequeño paraíso se encuentra a menos de una hora de Valencia y a una hora y cuarto de Castellón.

Río Miño en Saviñao

Playa fluvial de A Cova
Playa fluvial de A Cova. | Shutterstock

Otro de los ríos españoles más destacados para bañarse es el río Miño a su paso por Saviñao, concretamente en la playa fluvial A Cova. Aunque el baño es recomendable en verano, lo cierto es que el paisaje es espectacular durante todos los días del año, especialmente el meandro conocido como Cabo do Mundo.

También te puede interesar  La ‘Isla de Pascua’ antifranquista de Galicia

Esta playa fluvial también destaca por la posibilidad de practicar deportes acuáticos, como rutas en kayak, en barcas de remo o en tablas de paddle surf. Está a tan solo 45 minutos de Ourense, a una hora de Lugo y a una hora y media de Santiago de Compostela.

Río Tiétar en Losar de La Vera

Garganta de Cuartos
Garganta de Cuartos. | Shutterstock

La comarca de La Vera, en la provincia de Cáceres, tiene posiblemente el mayor número de zonas de baño fluviales de toda España. Una de las más destacadas es la de la Garganta de Cuartos, en el río Tiétar a su paso por la localidad de Losar de la Vera. Se trata de un río muy caudaloso y de agua muy fría, ideal para los días más calurosos del verano.

Se encuentra a una hora de Plasencia, a una hora y media de Cáceres y a unas dos horas de Toledo. En el caso de que se quiera disfrutar de otras piscinas naturales cercanas, destacan la Garganta de Alardos, el Chorro de la Ventera, la Garganta Mayor y el Trabuquete, entre otras.

La Fontcalda en el río Canaletes

La Fontcalda
La Fontcalda. | Shutterstock

Para quien busque ríos en España con aguas termales, la Fontcalda es el lugar ideal. Se trata del río Canaletes, en su paso por la provincia de Tarragona, que tiene sus aguas a 28 grados con cloruro y carbonato cálcico, sulfato de magnesio y cloruro sódico. Además, muy cerquita se puede ver un santuario del siglo XIV. Por último, esta zona de baño se encuentra a una hora y media de Tarragona y a unas dos horas de Castellón.

Fuentes del Algar

Fuentes del Algar
Fuentes del Algar. | Shutterstock

Las Fuentes del Algar, en el río que lleva el mismo nombre, se encuentran en la provincia de Alicante, a tan solo 19 kilómetros de Benidorm. Se trata de una zona de baño llena de cascadas y pozas en las que refrescarse en verano. Además, se puede hacer un pequeño recorrido de un kilómetro y medio por su cauce para disfrutar del paisaje resultante del modelado kárstico de la roca caliza.

Río Sella en Cangas de Onís

Cangas de Onís
Cangas de Onís. | Shutterstock

Cuando uno piensa en una piscina natural, una de las primeras imágenes que vienen a la mente es el río Sella en su paso por Cangas de Onís. Su principal atractivo es la posibilidad de bañarse mientras se contempla su puente romano, del que cuelga una reproducción de la Cruz de la Victoria que llevaba el Rey Pelayo cuando ganó la batalla de Covadonga. Se encuentra a tan solo una hora de Oviedo y de Gijón.

Río Gévora en La Codosera

Río Gévora en La Codosera
Río Gévora en La Codosera. | Shutterstock

Para terminar de repasar los mejores ríos españoles para darse un buen chapuzón, el río Gévora en la Codosera no puede faltar. Este río, además de tener una piscina natural bajo un gran conjunto de árboles alisos, cuenta con el puente internacional más pequeño del mundo, ya que une España y Portugal con tan solo 3,2 metros de longitud. Esta piscina se encuentra a menos de una hora de Badajoz y a poco más de una hora de Mérida.