¿Quién no ha soñado alguna vez con volar? Andar sobre las nubes podría hacerse realidad si uno sabe bien dónde buscar. En España, existen varias localizaciones perfectas para ver un mar de nubes de lo más fotografiable. Eso sí, para poder disfrutarlos quizá haya que calzarse un calzado cómodo y realizar alguna ruta de senderismo en la que se alcance una altura notable o madrugar mucho para cazar esta bonita estampa.

Algunos de los mares de nubes más famosos y fáciles de observar se encuentran en Canarias, pues las nubes bajas alcanzan la cara norte de las islas empujadas por los vientos alisios. Tan sencillo como subir a una montaña que alcance los mínimo 1.500 metros para descubrir unas increíbles vistas.

Mirador del Roque de los Muchachos

Roque de los Muchachos en La Palma
Roque de los Muchachos en La Palma | Shutterstock

En las Islas Canarias se encuentran muchos lugares donde disfrutar de un espectacular mar de nubes. Otro de ellos es el mirador ubicado en el Roque de los Muchachos, en lo más alto de la isla de La Palma. Con una altitud de más de 2.000 metros sobre el nivel del mar, el Roque de los Muchachos completa y cerca la caldera de Taburiente por su zona norte. Debido a las condiciones climáticas tan especiales que se dan en este lugar, en el que el tranquilo aire del Atlántico y la altura crea un espacio en calma con una luz estable, aquí se ubica el Observatorio Astrofísico del Roque de los Muchachos. Desde la cumbre se pueden ver las vecinas islas de Tenerife, El Hierro y La Gomera los días de buena visibilidad. Los mares de nubes que se forman en torno al mirador y al observatorio son ya característicos.

Pico Gilbo en Riaño

Montaños de Riaño
Montaños de Riaño | Shutterstock

La ascensión al pico Gilbo deja al que lo realiza unas vistas inmejorables, sobre todo cuando el paisaje queda bañado por un mar de nubes y parece que uno flota entre ellas. El pico Gilbo, también conocido como Cervino Leonés, se halla en la cordillera Cantábrica, a orillas del embalse de Riaño. No es el más alto de la zona, pero su cima sí es la más característica y fotografiada, sobre todo desde el pueblo de Riaño, en la provincia de León. De esta manera, cuenta con una altura escasa y su subida es considerada como una de las más bonitas de León. Durante el ascenso, además de quedar, con suerte, en medio de un mar de nubes, se pueden ver bonitos hayedos y buenas panorámicas. Para subir al Pico Gilbo, existen dos vías, desde Riaño o desde Horcadas.

Mirador Roque Nublo

Roque Nublo en Gran Canaria
Roque Nublo en Gran Canaria con Tenerife al fondo | Shutterstock

En la isla de Gran Canaria se encuentra el mirador del Roque Nublo, ubicado en el municipio de Tejeda. Para llegar a él es necesario realizar una ruta senderista de 1,5 kilómetros, pero el esfuerzo merece la pena. Este roque natural de origen volcánico era usado por los aborígenes como lugar de culto, por lo que cuenta con un significado muy importante para los canarios. Así, se erige 80 metros sobre su base y casi 2.000 metros sobre el mar. En los días más despejados destacan las vistas de la caldera de Tejeda, Pozo de las Nieves y Llanos de Pez. Sin embargo, cuando la vista está plagada de un mar de nubes la estampa resulta casi idílica, con increíbles vistas al pico del Teide en Tenerife, sobre todo al atardecer.

Puerto de la Cubilla

Puerto de la Cubilla en Asturias
Puerto de la Cubilla en Asturias | Shutterstock

En la comarca de Babia se encuentra el Puerto de la Cubilla, un paso de montaña que separa León y Asturias por un increíble mar de nubes. La Cubilla se conoce por ser uno de los puertos de montaña más altos de la cordillera Cantábrica. Se encuentra ubicado al lado del espacio protegido del Macizo de Ubiña. Destaca por ser un entorno que cuenta con una abundante riqueza de fauna y flora y en el que se hallan distintos miradores naturales en el que descubrir el bello paisaje y mares de nubes espectaculares.

O Cebreiro

O Cebreiro, Lugo
O Cebreiro, Lugo | Shutterstock

O Cebreiro es un pueblo ubicado en la zona alta de Los Ancares, por lo que con solo ascender un poco no solo se puede disfrutar de unas excelentes vistas, sino que algunos amaneceres regalan a los madrugadores un maravilloso mar de nubes. En la provincia de Lugo, es el primer pueblo gallego del Camino de Santiago Francés. Para completar la visita, O Cebreiro tiene mucho que ofrecer, como las curiosas pallozas (edificaciones tradicionales de la cultura prerromana) y la iglesia de Santa María, datada en el siglo IX y en la que se encuentra un cáliz románico del siglo XII.