Que ver en Santa Cruz de Tenerife

Vencedora de los más famosos almirantes y piratas

La ciudad del mundo más atacada por piratas y flotas enemigas es un ejemplo de superación colectiva. Actualmente es conocida mundialmente por sus carnavales y por su calidad de vida. Un lugar en que la vida pasa un poco más lenta que en el resto del planeta. A continuación, descubre la historia y lo mejor que ver en Santa Cruz de Tenerife.

Planifica tu escapada a Santa Cruz de Tenerife

La capital de la isla y de la provincia es una ciudad de servicios con excelente clima todo el año y un buen ambiente cultural. Sus numerosos atractivos monumentales hacen que haya mucho que ver en Santa Cruz de Tenerife. La ciudad tiene pocos kilómetros. Hacia el norte el Parque Rural de Anaga, excelente para el senderismo y la bicicleta. En tanto que al sur, en El Rosario hay buenas playas para el surf y opciones de turismo activo. Esta espléndida ciudad ofrece un amplio abanico enológico. Además del licor Ronmiel, cuenta con muchas D.O. como el Vino Abona, el Vino Taraconte-Acentejo, el Vino Valle de Güímar entre otros.

Para quien quiera salir de la capital, a pocos kilómetros de la ciudad se encuentra el histórico municipio de San Cristóbal de la Laguna. Otra opción es visitar el casco histórico de Candelaria. Otra opción es tomar la autovía TF-5 y conocer el turístico Puerto de la Cruz. Los mejores alojamientos y platos del lugar están en las páginas sobre dónde Dormir y Comer en Santa Cruz de Tenerife.

¿Quieres conocer este sitio?

La historia de esta capital insular es muy interesante y merece la pena leerla antes de pasar a lo que ver en Santa Cruz de Tenerife. Pese a haber estado habitada desde el siglo V a. de C., no fue hasta 1464 cuando los castellanos desembarcaron en la playa del Bufadero por primera vez. No obstante, no será hasta 1493 cuando las situación cambie realmente. Tal año, el Adelantado Alonso Fernández de Lugo comunicó a los Reyes Católicos su renuncia a la recompensa por conquistar La Palma. A cambio, pidió la autorización para dirigirse a Tenerife.

En el mes de mayo del año siguiente desembarcó con un ejército, construyendo el fuerte de Añazo. Sin embargo, El Adelantado y su ejército fue derrotado en la Matanza de Acentejo y debió reembarcar. El fuerte quedó destruido por los guanches, pero los castellanos volvieron meses después terminaron la toma. Por su posición estratégica, el puerto fue punto de reabastecimiento para los barcos que cruzaban hacia América. Sin embargo, también los corsarios y las flotas enemigas dedicaron grandes esfuerzos a someter la ciudad. En 1522, el corsario francés Antoine Alfonse atacó por sorpresa el puerto. Finalmente, su barco resultó alcanzado de lleno por la artillería, matándole a él y quedando presos sus marineros.

Durante los años 1553 y 1554 se produjeron ataques de las escuadras francesas de Villegaignon y Legendre. Camino de Brasil, trataron sin éxito de conquistar la Santa Cruz de Tenerife. El corsario francés Jacques Sores también atacó el lugar sin éxito en 1570.

Ya desde 1605 hay noticias de bailes de disfraces en la época del Carnaval. Por consiguiente, se considera que desde hacía años se venían celebrando fiestas de esta naturaleza en la ciudad. La festividad superó incluso los periodos de las dictaduras de los generales Primo de Rivera (1923–1929) y Francisco Franco (1939– 1975). Durante estos periodos, el Carnaval de Santa Cruz de Tenerife pasó a denominarse eufemísticamente “Fiestas de invierno”. Entonces, las celebraciones contaron con disfraces y espectáculos más recatados.

Por otro lado, el escudo de Tenerife tiene tres cabezas de león. Esto recuerda a los tres almirantes ingleses que fueron rechazados al intentar tomar la localidad. La terna derrotada fue: en 1657 sir Robert Blake, en 1706 sir John Jennings y en 1797 sir Horatio Nelson, que perdió un brazo en el combate.

También en el XVIII, el corsario tinerfeño Amaro Pargo se hizo con una gran fortuna atacando barcos enemigos. Según la leyenda, Pargo escondió su tesoro en un lugar de la isla y todavía no ha sido encontrado. Empleó parte de su botín para tratar de asegurarse el perdón divino siendo gran mecenas de las iglesias de su isla. En el siguiente siglo, Ángel García, conocido como “Cabeza de perro”, se hizo rico y famoso por su rapiña en aguas de África y el Caribe. Sin embargo, cuando trató de retirarse a su pueblo para descansar fue apresado por las autoridades, juzgado y fusilado.

Imagen antigua de la Alameda del Duque de Elena
Imagen antigua de la Alameda del Duque de Elena

En 1833, disminuido el peligro de ataques de corsarios, se trasladó la capitalidad del archipiélago desde La Laguna a Santa Cruz. Al pasar la capitalidad de una ciudad con rica agricultura a una localidad que ni tan siquiera tenía el título de ciudad, cuya humilde población vivía del consumo de pescado, los despechados ciudadanos de La Laguna empezaron a llamarles despectivamente “chicharreros”. Los tinerfeños decidieron aceptar el apelativo, pasando a ser conocidos de tal forma. Esa denominación se ha ido extendiendo a todos los habitantes de la isla, incluidos los de La Laguna.

Ya en 1870, Santa Cruz de Tenerife se convirtió en puerto libre de impuestos. Como consecuencia, se establecieron instalaciones para proveer de carbón a los buques que transitaban el Atlántico. Sus pasajeros se convirtieron en los primeros turistas de la isla. El trasiego de combustible, proveniente de Inglaterra, motivó que se aprovecharan los retornos a esas islas para exportar su vino y sus plátanos.

La capitalidad provincial única se mantuvo hasta 1927, cuando se dividió el archipiélago en dos provincias. A partir de este momento las islas orientales pasarán a depender de Las Palmas de Gran Canaria. Durante el final de la Guerra Civil española, las Islas Canarias se ven inmersas en un largo periodo de recesión económica. Como consecuencia, se produjo una emigración clandestina de habitantes, hacia Venezuela preferentemente. En 1983 se establece en Santa Cruz el Parlamento de Canarias.

Ahora, repasa lo mejor que ver en Santa Cruz de Tenerife.

El recorrido a lo que ver en Santa Cruz de Tenerife se inicia frente a la bella fachada de la Iglesia de San Francisco (1777). Su interior contiene un retablo del siglo XVIII, con las sobresalientes imágenes del santo titular, Santo Domingo y la Inmaculada. Del conjunto de capillas brilla la de la Virgen del Retiro (1718) y la de la Venerable Orden Tercera.

Nuestra Señora de la Concepción (ss. XVII-XVIII) es un magnífico templo de cinco naves con una elevada torre-campanario. Conserva la cruz que llevaba Fernández de Lugo durante la conquista. También guarda la imagen gótica de la Virgen de la Consolación. Otro monumento destacable que ver en Santa Cruz de Tenerife es la Ermita de San Telmo (s. XVI). Localizada en la actual Avenida Bravo Murillo, originalmente estaba relacionada con la comunidad de pescadores local. Tras la portalada y la espadaña de su frente guarda un retablo barroco, la imagen del santo titular y la de Nuestra Señora del Buen Viaje.

Por otro lado, en la céntrica calle Viera y Clavijo están las Casas Consistoriales (1888), con su prominente balconada para actos públicos. El interesante Palacio Carta (1752), en la Plaza de la Candelaria, tiene un elegante frente con un reloj decimonónico además de varios balcones labrados en forja. Además, el inmueble se organiza en torno a un gran patio central.

Más adelante, en el Barranco de Santos encontramos el Antiguo Hospital Nuestra Señora de los Desamparados. Está dotado de una majestuosa y equilibrada fachada. Actualmente es sede del Museo de la Naturaleza y el Hombre, dedicado a los tiempos previos a la Conquista. En él, destacan las comunidades indígenas y las características del territorio.

La ciudad resistió tantos ataque gracias a sus impresionantes fortificaciones que defendían la ciudad. Por ejemplo, los castillos de Santo Cristo de Paso Alto (ss. XVII y XVIII) y el de San Joaquín (ss. XVI-XVII). La fortaleza de San Andrés (1706) conserva su puente levadizo. Finalmente, el de San Juan Bautista (1644, rehecho en el s. XVIII) se caracteriza por su curiosa torre circular sobre la Caleta de Negros. En las inmediaciones de este último se localizan la Casa de la Pólvora (s. XVIII) y la modesta Ermita de Nuestra Señora de Regla. Finalmente, el Castillo de Almeida (1884), ahora sede del Museo Histórico Militar de Canarias, alberga una rica colección cartográfica y armamento. Destaca el conocido cañón Tigre, que dejó manco al Almirante Nelson.

Cerca de la plaza de la República Dominicana se encuentra el antiguo Colegio de la Asunción. Se caracteriza por su impactante imagen historicista y hermosa capilla. Sobresalen las hermosas ojivas del piso inferior y su Jardín José de Viera y Clavijo. Por otro lado, su jardín es hogar de la escultura de Joan Miró Femme Bouteille (Mujer Botella).

auditorio calatrava santa cruz tenerife
Auditorio diseñado por Santiago Calatrava

En la Rambla se encuentra la escultura Guerrero Goslar, de Henry Moore. Además, la Plaza del Colegio de Arquitectos contiene la célebre Lady Tenerife, del canario Martín Chirino. Por su parte, el Teatro Ángel Guimerá (1851 y 1911) preserva su aspecto decimonónico. Muy cerca se alza el magnífico inmueble clasicista del antiguo Mercado (recova) de la plaza de la Isla de la Madera. Está construido con piedra volcánica, es actualmente Centro de Arte La Recova.

En la calle Ruiz de Padrón, el ecléctico edificio Círculo de la Amistad XII de Enero (1911) es sede de los artesanos locales y presenta esculturas por sus fachadas. El edificio moderno más emblemático que ver en Santa Cruz de Tenerife es el Auditorio “Adán Martín” (1997-2003). Situado en la Avenida de la Constitución, es obra de Santiago Calatrava. Posee una espectacular arquitectura y una privilegiada ubicación sobre el Océano, mientras que en su interior aloja un notable órgano.

La obra del artista tinerfeño Oscar Dominguez y otras de creadores contemporáneos las encontramos en el Espacio de las Artes TEA. Es un espacio que cuenta con más de 20.000 metros cuadrados. Su espacio reservado a la fotografía es producto del festival que se celebra allí cada dos años. Las principales colecciones artísticas se acomodan en el Museo Municipal de Bellas Artes (1933). Tal espacio se encuentra en la calle Joan Murphy, instalado en el remodelado convento de San Francisco y un nuevo inmueble. Muestra fondos cedidos por el Museo Nacional del Prado.

Aparte, Santa Cruz de Tenerife es la sede del Parlamento de Canarias, ubicado en un edificio del siglo XIX con fachada clasicista y frontón triangular. Los lugareños acudían a las afueras de la localidad a moler su harina en molinos de vientos de los que algunos se conservan. Entre ellos se conservan el Molino del Barranco Grande y el Molino del Llano del Moro. En la calle Carlos Chevilly se han habilitado los antiguos Lavaderos públicos para albergar una original sala de arte.

Otro bello lugar que ver en Santa Cruz de Tenerife es la Alameda del Duque de Elena (1797). Está muy próxima a la línea de costa e incluye un atractivo pórtico de ingreso al jardín. En la zona portuaria de la capital tinerfeña, destaca la Farola del Mar (1863). Es una majestuosa construcción francesa que ejerció como faro hasta 1954.

Entre las excursiones recomendadas desde la capital insular, está el Parque Rural de Anaga. Este parque es un bello lugar con barrancos y extensos bosques con laurisilvas. Y entre los yacimientos de los alrededores se encuentra el Lomo Gordo y los yacimientos de los Barrancos del Pilar y Muerto, con valiosos grabados rupestres. Por último, no faltan playas que ver en Santa Cruz de Tenerife: la de Las Teresitas, Las Gaviotas, San Andrés y Añaza.

Con esto concluye el repaso a lo que ver en Santa Cruz de Tenerife.

Imprescindibles

nuestra senora concepcion santa cruz
Nuestra Señora de la Concepción
Teatro Ángel Guimerá en Santa Cruz de Tenerife
Teatro Ángel Guimerá

Datos prácticos

Coordenadas

28° 28′ 0″ N, 16° 15′ 0″ W

Distancias

Aeropuerto de Tenerife Norte 10 km, Aeropuerto de Tenerife Sur 66 km, Puerto de la Cruz 41 km, Candelaria 18 km, Garachico 70 km.

Aparcamiento

Existen numerosos aparcamientos de pago en el centro urbano, como el Parking Tenerife (c/Puerta Canseco) o el de la calla Ramón y Cajal.

Altitud

4 m.

Habitantes

206 593 (2013).

Estas son las grandes fiestas que ver en Santa Cruz de Tenerife: Carnaval (Fiesta de Interés Turístico Internacional), Fiestas de MayoFiesta Patronal de Santa Cruz (principios de mayo), Semana Santa, Fiestas del Carmen (julio).

Baile de magos (víspera del 3 de mayo), Recreación de la Gesta del 25 de julio-Fiesta Patronal de Santiago, Traslado de la Virgen de Candelaria (cada siete años), Festival Internacional de Fotografía FotoNoviembre (bianual).

Cerámica, Trajes regionales, Sombrerería de palma, Madera, Timple (tiple: guitarra pequeña de voces agudas), Calados.

Otros destinos próximos

About the author

España Fascinante usa cookies para asegurarte una experiencia maravillosa. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar