Melancólicos, bellos, inspiradores. Ya sean automáticos o aún habitados, los faros forman parte de los encantos del mar. Las costas de nuestro país están salpicadas con cientos de ellos; algunos son verdaderas joyas construidas en la. Continuar leyendo