A partir del año 850 el califato de Córdoba intensifica la presión para que los mozárabes (cristianos que vivían en su territorio) se convirtieran al Islam, aumentando los impuestos y reduciendo la tolerancia hacia una comunidad mucho más. Continuar leyendo