Las grandes empresas del turismo británico piden a Boris Johnson que anule la cuarentena a España

A través de una carta, casi 50 empresas líderes del sector turístico en Reino Unido expresaron su malestar al Gobierno británico a raíz de la cuarentena impuesta a los viajeros que lleguen de España. Remitida a Boris Johnson, primer ministro, califica la medida de «último golpe» al segmento. En ella se expresa que las «cicatrices» generadas por la actuación pueden ser «permanentes». Asimismo, proponen la creación ipso facto de corredores aéreos para mitigar las pérdidas que ya está generando el aislamiento forzado.

En la carta firmada, entre otros, por las cabezas de British Airways, TUI y varios aeropuertos, se deja claro que la sanidad pública es la primera prioridad para todos ellos. Pese a ello, defienden la posibilidad de viajar a «destinos seguros». Algo que evitan medidas según ellos dañinas como esta cuarentena de 14 días. En ello coinciden con sus colegas españoles, especialmente los del sector hotelero.



La misiva también critica el último bandazo de Johnson, el cambió de opinión respecto a la recomendación de no viajar a Canarias y Baleares. En un principio las dejó fuera de la directriz de no viajar a España. Sin embargo, dos días después modificó la decisión. Un mazazo que señalan las empresas turísticas británicas. Denuncian que dicha variación llegó «sin ninguna razón obvia». Asimismo, ponen en relieve que ambos territorios tienen una afectación por coronavirus muy inferior a la de Reino Unido. «Eso significa que estamos en una situación en la que el Gobierno desaconseja viajar a zonas de España que tienen tasas de Covid más bajas que las del Reino Unido», concluyen.

Para el grupo de empresas británicas firmantes, la solución pasa por crear corredores seguros a puntos regionales clave. Una idea que es la que también manejan los archipiélagos españoles, así como otras zonas. Noruega o Irlanda optaron también por desincentivar el viaje a cualquier punto de España. Otros países, como Bélgica, han limitado las peticiones de no realizar estancias no esenciales a las zonas con rebrotes fuertes: Aragón, Navarra y Catalunya. Por su parte, el Gobierno británico apenas ha reaccionado. Su ministro de Sanidad, Matt Hancock, apuntó en la BBC que se baraja reducir los días de cuarentena, pero no de forma inmediata.