La cúpula sanitaria de Aragón ha pedido a los ciudadanos de la Comarca Central que realice un confinamiento voluntario. Un requerimiento que no tendrá consecuencias legales y que afecta principalmente a la ciudad de Zaragoza. Allí se concentra la mayor parte de la población comarcal y los rebrotes más importantes. Esta medida llega tras los 166 nuevos casos registrados en la capital el jueves, lo que genera una curva de contagios que preocupa tanto la Sanidad aragonesa como al Gobierno central, como dejó claro Fernando Simón.

El director general de Salud Pública Francisco Javier Falo, la consejera de Sanidad Sara Ripollés y el director gerente de Salud Javier Marión aclararon los pormenores de la petición el jueves en rueda de prensa. Su propuesta es que las residentes de Zaragoza no salgan de casa excepto en supuestos de necesidad. Esto incluye evitar escapadas dentro de la provincia y comunidad, por ejemplo al Pirineo. Para ello apelaron directamente a la «responsabilidad» y capacidad cívica de los zaragozanos. Esto supone que «de momento», según Ripollés, no habrá consecuencias legales para los que no respeten esta recomendación.



Falo dio una de cal y otra de arena. Por un lado, aseguró que «esperan días muy difíciles» para los habitantes de la Comarca Central. Por otro, incidió en que se ha descubierto el 70% del origen de los focos, algo básico para el control de los rebrotes. La terna de dirigentes incidió en que esta petición permitirá no tomar medidas más radicales. Además, también hay en marcha órdenes desde hace días como la fase 2 flexibilizada, la obligatoriedad de llevar mascarilla o no viajar a otros lugares.

Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, concuerda con esta visión. Con todo, recalcó que se podía asegurar que se estaba dando transmisión comunitaria tanto en Zaragoza como en Huesca. En la capital oscense la situación parece más controlada, especialmente comparada con la de Lleida. De fallar la petición, el siguiente paso que seguiría al Gobierno de Aragón sería pedir a Madrid de nuevo el Estado de Alarma.