fbpx

El pueblo más frío de España y lo que encierran sus murallas

Molina de Aragón

Ubicada en el maravilloso Parque Natural del Alto Tajo, alejada de las grandes ciudades y con uno de los climas más extremos de España.  Si hubiera que definir a Molina de Aragón con tres frases serían estas. De hecho, forma parte del llamado ‘triángulo de hielo‘ y ha registrado algunas de las temperaturas más bajas del país, por lo que muchas fuentes lo consideran el pueblo más frío de España.

Pero el encanto de esta localidad llega más allá de los atractivos de su centro histórico y su muralla: hasta el noroeste, donde se encuentra el Parque Natural de la Laguna de Gallocanta, o en dirección contraria, hasta las maravillas de Sigüenza y Guadalajara capital.

Breve historia de Molina de Aragón, un lugar que ha pasado de reino en reino

Molina de Aragón
Molina de Aragón. | Shutterstock

Molina de Aragón, de temperaturas cálidas y secas en verano y muy frías en invierno, es una localidad cuya historia hay que entenderla en torno a su posición. Hablamos de la capital de la comarca guadalajareña del Señorío de Molina-Alto Tajo, punto histórico de paso entre las tierras de las Coronas de Castilla y Aragón, que se disputaron en numerosas ocasiones la propiedad del municipio.

Estas disputas se iniciaron tras el paso de la civilización musulmana por la misma y el reinado de Abengalbón, amigo de El Cid Campeador. Alfonso I el Batallador, rey aragonés, conquistó Molina de Aragón (Molina entonces) en 1129, pero, al estar al oeste del sistema central, fue repoblada por súbditos de Castilla. Debido a esto, se generó un conflicto entre ambos reinos.

El conde castellano Don Manrique de Lara, que gobernó el señorío en 1137, otorgó a Molina un fuero propio. De este modo, la localidad tuvo un gobierno completamente separado de Aragón y Castilla hasta el año 1293. Periodo en que, por cierto, Molina recibió el sobrenombres de Los Caballeros. Con la llegada de 1293, el municipio dejó de ser independiente para volver a pasar de unas manos a otras. Hasta 1375. Entonces Molina volvió definitivamente a los brazos de Castilla. A partir de entonces recibiría el nombre de Molina de Aragón, como concesión al otro reino. Y así hasta nuestros días.

También te puede interesar  Los castillos templarios más impresionantes de España

Como curiosidad, valga mencionar la importancia del municipio durante la Guerra de la Independencia. Durante la misma, Molina de Aragón se convirtió en un centro guerrillero que le valió el incendio y saqueo de sus edificios por parte de las tropas francesas. En honor a su heroísmo, las Cortes de Cádiz le concedieron el título de Muy Noble y Muy Leal Ciudad.

Qué ver en Molina de Aragón

La atracción principal: el castillo de Molina de Aragón

castillo Molina de Aaragón
Castillo de Molina de Aragón. | Shutterstock

Toda la historia que vivió Molina de Aragón, todas las culturas que han pasado por la localidad y todos los cambios de gobierno de los que ha sido objeto, han dejado su huella en el municipio en forma de patrimonio histórico-artístico. Un patrimonio, cuyo principal atractivo turístico es el castillo del mismo nombre, una fortaleza de enormes dimensiones.

Hablamos del mayor símbolo del poder que tuvo este Señorío. Su origen se remonta al siglo XI, cuando los árabes lo construyeron sobre un antiguo castro celtíbero. Además del patio de armas, donde se deja ver la planta de una antigua iglesia románica, se conservan cuatro de las ocho torres. Destaca la Torre de Aragón, levantada en lo más alto.

En la actualidad, además, el visitante puede aprovechar para ir al Museo del Castillo de Molina. También merece la pena darse una vuelta por el recinto amurallado conocido como ‘El Cinto’.

Los barrios de la Judería y la Morería

Molina de Aragón
Molina de Aragón. | Shutterstock

Desde la parte más baja de la fortaleza y hasta la avenida de Arriba se extiende el barrio de la Judería, uno de los lugares imprescindibles que ver en Molina de Aragón. Se trata de un conjunto amurallado con calles estrechas y empedradas. Los numerosos restos arqueológicos demuestran su importancia pasada, especialmente durante el siglo XVI.

También te puede interesar  Los alcázares más fascinantes de España

Por otra parte, el barrio de La Morería se sitúa a la entrada del casco antiguo de la ciudad. Allí vivió la población musulmana. Han pervivido, adosadas a la muralla, las construcciones en altura que siguen la arquitectura popular de madera y piedra.

Los edificios románicos de Molina de Aragón

Son muchos los edificios de origen románico construidos en Molina de Aragón, aunque la Iglesia de Santa Clara es el mejor ejemplo. Levantada en la segunda mitad del siglo XII por el maestro Pedro Gómez, fue construida en piedra de sillería arenisca de color rojizo.  Otros ejemplos son la ermita de la Soledad, la iglesia de Santa María del Conde y la iglesia de San Pedro. Todas ellas fueron modificadas en el siglo XVI.

También destaca el templo de Santa María la Mayor de San Gil, que, al igual que el resto, es una iglesia de origen románico, pero reformada en el siglo XVI. Sobresalen el retablo mayor de estilo renacentista, una talla de la Virgen de la Inmaculada y la pila bautismal. Por su parte, la Iglesia de San Felipe data del siglo XVII y es gótica.

Qué más ver en Molina de Aragón

puente molina de aragón
Puente románico de Molina de Aragón. | Shutterstock

Sobre el río Gallo, que atraviesa la ciudad de norte a sur, se sitúa el puente románico o puente viejo. Hablamos de una obra medieval de gran belleza construida a la par que se repoblaba la ciudad. Lo forman tres arcos escarzanos realizados también con piedra de sillería de arenisca roja.

Por otra parte, en el paseo de los Adarves se sitúa el Convento de San Francisco. Su construcción se inició en 1284 por orden de Doña Blanca, última Señora independiente de Molina de Aragón. Su torre, coronada por una veleta o Giraldo, fue retocada en época barroca. En la actualidad, alberga el Museo de Molina de Aragón. Su exposición está compuesta por muestras arqueológicas, entomológicas y paleontológicas.

También te puede interesar  El pueblo entre ríos y cascadas que es Capital del Turismo Rural

Las Fiestas del Carmen

En el mes de julio se celebran las Fiestas del Carmen, declaradas de Interés Turístico Regional. Además de honrar a la Virgen, la celebración adquiere especial relevancia por la vistosidad de los desfiles de los Caballeros de la Orden Militar. Los orígenes de la cofradía se remontan al siglo XIII. A paso ligero y luciendo traje de gala, desfilan por las calles molinesas portando el estandarte.

Sigue nuestro canal de WhatsApp para descubrir lo más fascinante de España.