Qué ver en Torla

La villa fortificada del Valle de Ordesa

Esta villa fronteriza conserva su fisonomía medieval. Es asimismo la mejor base para visitar el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. Aquí tienes la historia y lo mejor que ver en Torla.

Planifica tu escapada a Torla

Desde la perspectiva monumental no hay mucho que ver en Torla. Sin embargo, lo que hace extraordinaria a la villa es el entorno montañoso que la rodea. De este modo, recorrer el Parque de Ordesa y Monte Perdido es el mayor acicate para realizar la escapada. Tal espacio incluye espectaculares circos glaciares y ofrece vistas inolvidables. Una opción complementaria para los que tengan más días es acudir al valle de Tena. Allí se puede disfrutar de Biescas y el imponente Ibón de Piedrafita. Si se quiere algo más urbano, Jaca o Huesca capital son seguras alternativas.

Para conocer los platos típicos del Valle del Ordesa y elegir donde reservar hotel están las páginas sobre dormir y domer en Torla.

¿Quieres conocer este sitio?

Antes de tratar lo que ver en Torla lo ideal es conocer algo de su historia. Esta ha estado perpetuamente marcada por su condición fronteriza con Francia. La primera referencia escrita a la localidad data de finales del siglo XI. En esta fecha comenzaba a despuntar como cañada para el paso de ganado entre ambos lados de los Pirineos. Una crónica de Alfonso X el Sabio hace referencia a dicho camino.

En 1319 fue atacada y saqueada por los franceses. Por ello se construyó una torre sobre la gran roca que sustenta la actual iglesia románica (siglo XV). Se especula que el nombre de la población deriva precisamente de ese punto fuerte.

Más tarde, en 1512, tropas francesas atacaron y saquearon el pueblo por sorpresa. Sin embargo, en su marcha por la garganta de Correador o Escalar, los soldados españoles y los lugareños les tendieron una emboscada. Mataron a dos capitanes, capturaron sus banderas y recuperaron el botín. Se cree que este fue el principal motivo de que la Corona le otorgara el título de “villa” a Torla. Nueve años después los vecinos solicitaron a las Cortes de Aragón ayuda económica. Asimismo, solicitaron reforzar el castillo y construir una muralla hasta la iglesia, configurando un recinto fortificado.

vista antigua de Torla
Vista general de Torla (Ediciones M. Arribas).

A mediados del siglo XVIII se recuperó el comercio transfronterizo, creciendo en paralelo el contrabando. Hasta hace poco fue una de las principales fuentes de riqueza de la villa. La prosperidad que supuso esto se puede comprobar en las viviendas de la época. Destaca en especial la Casa Viu, un Monumento Histórico-Artístico que ver en Torla.

Durante la Guerra de Sucesión sus habitantes se incorporaron al bando austricista. Debido a ello, en 1707 el marqués de Saluzzo y sus tropas borbónicas incendiaron la fortaleza de Torla. Esta sería restaurada y albergó un contingente militar durante la Guerra de la Convención (1793-1795). Sin embargo, en el siglo XIX se desmilitarizó, empleándose durante unos años como abadía.

A continuación, lo mejor que ver en Torla.

El trazado urbanístico que ver en Torla responde a su herencia medieval. Se articula en torno a la Plaza Mayor, del siglo XII. A partir de ella, se puede pasear entre una arquitectura repleta de elementos típicos del Pirineo. Entre ellos se hayan tejados de piedra de pizarra, chimeneas con espantabrujas, ventanas geminadas o blasones de antiguas familias nobiliarias.

Algunos ejemplos reseñables de construcciones civiles que ver en Torla son la Casa Viu, la Casa Brun, la Casa Lardiés o la Casa del Sastre. Algunas hacen gala de elementos defensivos, como aspilleras, construidos en los siglos XV y XVI. En la primera de ellas destaca la fachada norte. En la sur se halla inserto un bajorrelieve de una “N” inscrita en círculo coronado por la Cruz de Caravaca. Lo flanquean una hoja de roble y un ave. Incluye además un timbre hidalgo, lambrequines vegetales y rocalla.

El antiguo Castillo de Torla alberga actualmente el Museo Etnológico. Más allá de los restos de la fortaleza, exhibe gran cantidad de objetos relacionados con la vida tradicional de los valles circundantes. En la contigua Iglesia Parroquial del Salvador (siglo XVI) pueden contemplarse varios retablos provenientes de pueblos abandonados de los alrededores. A este respecto, merece la pena desplazarse a la cercana Ermita de San Antón.

valle Valle de Ordesa, cerca de Torla
Valle de Ordesa, cerca de Torla.

Hoy en día la villa es uno de los principales núcleos turísticos del Pirineo aragonés. Esto se debe a que es la puerta de entrada del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. Tal espacio natural es el principal atractivo que ver en Torla. Entre otras distinciones, es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y Reserva de la Biosfera. Tan impresionante paraje se compone de diversos macizos y valles glaciares. Alberga una gran diversidad de flora y fauna. Por ejemplo, marmotas, ciervos, corzos, quebrantahuesos, águilas reales o buitres leonados.

El recorrido más característico discurre de oeste a este a través del Valle de Ordesa. Remonta el río Arazas atravesando las Gradas de Soaso y la Pradera de Ordesa hasta la catarata conocida como la Cola de Caballo. Tras ello continúa por la Senda de Cazadores. El regreso a la entrada del parque se realiza por medio del Circo de Cotatuero.

Para los más montañeros, a través del Circo de Soaso al Circo de Gavarnie o a la cima de Monte Perdido. Este último, con sus 3355 metros de altura, constituye el techo del Parque Nacional. En su ascenso se puede ver la Brecha de Roldán. La leyenda cuenta que la generó el mismo Carlomagno cuando trataba de destruir su espada tras la batalla de Roncesvalles. Si se va a hacer noche durante la excursión se puede parar en el Refugio de Góriz.

El acceso al parque en temporada alta ha de hacerse exclusivamente en autobuses. Estos parten regularmente desde Torla. Además el espacio natural cuenta con el Centro de Interpretación El Parador.

Tras disfrutar de lo mejor que ver en Torla, aquí tienes otros planes en Huesca y las actividades de turismo activo de la provincia.

Imprescindibles

Iglesia Parroquial del Salvador en Torla
Iglesia Parroquial del Salvador en Torla.
Arquitectura típica de Torla
Arquitectura típica de Torla.

Datos prácticos

Coordenadas

42° 37′ 40″ N, 0° 6′ 44″ W

[/vc_column_inner]

Distancias

Huesca 93 km, Zaragoza 164 km, Barcelona 329 km, Madrid 480 km.

Aparcamiento

A la entrada del pueblo.

[/vc_row_inner]

Altitud

1032 m.

Habitantes

292 (2013).

He aquí las principales festividades que ver en Torla: Carnaval de trasmisión generacional (febrero) y Virgen del Pilar (12 de octubre).

Otras ocasiones notables que ver en Torla son estas: Jornadas micológicas (comienzos de junio en el Hotel Ordesa), Danza de Rapatán (12 de octubre) y Dramatización de una lección de pastoreo del Mayoral al Rapatán (joven pastor).

Artesanía A Ruata, La Casa Vieja y Las Nieves.

Otros destinos próximos


About the author

Otras noticias de interés
Cuando llega el frío uno de los mejores planes que hay es acurrucarse envuelto en Más información
Recónditas y lejanas, muchas pequeñas poblaciones han logrado prosperar en entornos difíciles de alcanzar. Una Más información
[vc_row][vc_column][vc_column_text]Puramente castellano, Montemayor de Pililla se sitúa en una gran ubicación. Apenas a 30 kilómetros Más información
Los ríos suelen dejar grandes postales a lo largo de su curso, entre las que Más información
[vc_row][vc_column][vc_column_text]Haciendo gala de una de las más extensas playas casi vírgenes de la provincia de Más información