La leyenda del txori de Puente La Reina

Puente la Reina es el pueblo navarro donde se encuentran los dos principales ramales del Camino de Santiago: el proveniente de Roncesvalles (Navarra) y el que viene de Somport (Huesca).

Debe su nombre a su estratégico puente imprescindible para cruzar el caudaloso río Arga. Construido en el siglo XI, el puente era una infraestructura en la que había que pagar un pontazgo (peaje) para poder atravesarlo. Por su importancia estratégica, originalmente estuvo fortificado con tres torres, una a cada lado y otra en el centro; tan elevado nivel de protección que da idea de su importancia para evitar el paso de bandoleros o de un ejército enemigo. En el interior de la torre central del puente se colocó una talla renacentista de la Virgen del Puy, patrona de la villa.

puente de la reina
Puente la Reina

Desde el año 1824, los cronistas del pueblo fueron documentando las periódicas visitas de un txori (que quiere decir pajarillo en lengua vasca) que revoloteaba en torno a la imagen. Ante el estupor de los lugareños éste limpiaba con sus alas las telarañas que se iban acumulando en la imagen e incluso daba rápidas pasadas por la superficie del río para mojarse el pico y con éste lavar cuidadosamente la cara de la Virgen. Pocos en la villa dudaban de que se trataba de una acción milagrosa.

Las visitas del txori —o “choris”, pues duraron más años que el máximo ciclo vital de un pájaro— se convirtieron en una tradición anual. Aquellas evoluciones del txori se transformaron en un gran acontecimiento para todo el pueblo, celebrándose la llegada del pajarito con el tañido de las campanas de la iglesia, celebraciones religiosas e incluso lanzamiento de cohetes. Tanto ruido y turbamulta no parecían ahuyentar al pajarillo que realizaba sus tareas de adecentamiento de la imagen ajeno a las mismas.

En el invierno de 1834 un destacamento de tropas del Ejército Real, comandadas por el Brigada Cristobal Manuel de Villena, VI conde de Vía Manuel, estuvo estacionado en Puente la Reina para defender la población de algún posible ataque del ejército carlista del general Zumalacárregui. Con la periódica llegada primaveral del txori y sus evoluciones alrededor de la imagen de la virgen, se reanudó la habitual agitación de los pobladores, aún más nerviosos de lo habitual por ser en su gran mayoría de simpatía carlista.

escudo conde mannuel
Escudo del VI conde de Vía Mannuel

Tanta agitación le debió poner aún más nerviosa a las tropas gubernamentales, que eran conscientes de estar en una localidad que le era hostil. No tardaron en enterarse de las interpretaciones espirituales que se le daban al txori. El joven conde (de 24 años de edad) reaccionó declarando públicamente que aquellas interpretaciones pueblerinas era una superstición; declaración que acabó enfrentándole agriamente con casi toda la gente del pueblo. Para alejar al pájaro del pueblo Cristobal Manuel de Villena llegó al extremo de disparar sus cañones al lado del puente. Aquel desafío a una firme creencia de los lugareños acabó generando disturbios públicos. Como respuesta, el conde de Vía Manuel ordenó el encarcelamiento de algunos notables de la localidad.

General Zumalacarregui
General Zumalacárregui

Unas dos semanas después del incidente, el día 19 de agosto, tuvo lugar la llamada Acción de las Peñas de San Fausto; durante esta, las tropas de Zumalacárregui derrotaron a los liberales del Barón de Carondelet. Cuando éste estuvo a punto de ser capturado, su subordinado Cristobal Manuel de Villena se sacrificó para proteger su huida; por ello fue capturado por los carlistas y trasladado a una prisión en el pueblo e Aranaz. Los altos mandos del Ejército Real reconocieron el gesto de valor del joven Cristobal enviando a Don Carlos de Borbón una propuesta de canje; debido al reciente fusilamiento de un coronel carlista. Por esa razón el general Zumalacárregui, ordenó su fusilamiento el día 26 de agosto de 1834.

Don Carlos Borbon
Don Carlos de Borbón

Cuando se conoció la noticia en Puente la Reina, los habitantes lo interpretaron como un castigo divino por haberse burlado y tratado de espantar al txori lo que aumentó aún más su celebridad y fama de ser una señal divina.

Acabada la guerra, el txori continuó volviendo. Están documentadas sus visitas entre 1840 y 1843; aquel año fue la última, pues las autoridades del gobierno liberal decidieron la demolición de la torre central del puente donde se albergaba la imagen de la Virgen. ¿Pudiera haber sido esta decisión motivada por la reputación del pajarito? ¿fue una represalia por el fusilamiento de Cristobal Manuel de Villena? Lo cierto es que ante la falta de resguardo la imagen fue trasladada en solemne procesión a la parroquia de San Pedro, en cuyo retablo actualmente permanece. Eso si, sin las visitas del txori. ¿Lo llamarías la leyenda del txori? ¿lo consideras imaginaciones de los lugareños?.

La Virgen del txori
La Virgen del txori.

Texto de Ignacio Suárez-Zuloaga e ilustraciones de Ximena Maier.

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons