La batalla de Lucena y la captura de Boabdil

La victoria de Aliatar en el asedio de Loja en julio de 1482 sirvió para consolidar a su yerno: el joven sultán Boabdil. En tanto que la asombrosa liberación de Aliatar en noviembre de aquel año parecía demostrar que Alá estaba de parte del partido formado por Boabdil, la sultana madre —Axia— los abencerrajes y el propio Aliatar en la guerra civil de Granada. El depuesto sultán Muley Hacen y su hermano El Zagal —padre y el tío de Boabdil— estaban apoyados por el otro grupo granadino rival de los abencerrajes: el clan de los zegríes. En el invierno de 1483 el ejército de Muley Hacen también consiguió derrotar a las tropas cristianas de los Reyes Católicos; esto ocurrió en la serranía de la Axarquía de Málaga (al nordeste de la actual provincia, en la zona entre Archidona y Frigiliana) que era parte del territorio musulmán controlado por los zegríes.

Al llegar a Granada la noticia de la victoria de Muley Hacen se produjo un gran júbilo popular y el decaído espíritu de los granadinos se llenó de esperanza; la buena nueva fue especialmente celebrada por los zegríes de la ciudad, enemigos de Boabdil y de los abencerrajes. Para recuperar popularidad en Granada el joven Boabdil decidió demostrar que era un jefe militar tan bueno como su padre; por ello se preparó para reunir las fuerzas suficientes para derrotar a los cristianos.

la batalla de lucena y la captura de boabdil

A comienzos de abril Boabdil y su suegro Aliatar consiguieron reunir en Granada unos mil quinientos jinetes y siete mil infantes con que atacar a los cristianos. Entre las aclamaciones de la multitud, el ejército de Boabdil fue saliendo ceremoniosamente a través de la Puerta Elvira. Entonces se produjo un pequeño accidente que tuvo como efecto inmediato enmudecer a los miles de granadinos que contemplaban la vistosa comitiva guerrera: el caballero que portaba el estandarte real perdió el equilibrio cuando atravesaba la enorme puerta y golpeó la pared del arco con el asta de su enseña; a resultas de esto el palo se rompió, cayendo al suelo el estandarte. Todos los presentes interpretaron este suceso como un presagio negativo.

puerta elvira granada
Puerta Elvira de Granada
batalla lunena catedral granada
Batalla de Lucena (Catedral de Granada)

En la mañana del 20 de abril de 1483 Boabdil se presenta por sorpresa ante la fortaleza de Lucena. El alcaide Diego Fernández de Córdoba ordenó que rápidamente se encendieran hogueras en lo alto de la torre atalaya con el fin de alertar a su tío el conde de Cabra (Cabra es una población emplazada a 11 kilómetros hacia el nordeste de Lucena). Boabdil situó a sus tropas al noroeste de las murallas, con el fin de evitar ser cogido por sorpresa por la espalda, de llegar socorros cristianos desde Cabra. Pero perdió el factor sorpresa esperando a que se le incorporaran el resto de tropas abencerrajes que se habían ido a realizar una cabalgada de saqueo por las tierras circundantes.

Cuando regresaron los abencerrajes y el ejército granadino se disponía a atacar, el alcaide castellano decidió tratar de ganar un poco de tiempo ofreciéndose a negociar una capitulación. Entre tanto, los de Cabra ya habían reunido a sus tropas y se acercaron a marchas forzadas a ayudar a los de Lucena. Al enterarse de que se acercaban los refuerzos cristianos y podía quedar atrapado entre dos fuerzas enemigas, Boabdil decidió prudentemente retirarse rápido en dirección a Granada. A la una de la tarde del mismo día 20 de abril los granadinos se decidieron tomarse un descanso en el campo de Aras; mientras comían fueron avisados por sus centinelas de que las tropas del conde de Cabra y del alcaide de Lucena se les echaban encima. Sin tiempo para volver a emprender la retirada ordenadamente, Boabdil decidió formar a sus tropas en orden de batalla y luchar allí mismo. En la primera acometida de la batalla de Lucena los cristianos mataron a unos treinta de los caballeros granadinos más importantes.

la batalla de lucena y la captura de boabdil

Durante la segunda carga de la batalla de Lucena, la caballería cristiana empujó a los granadinos copándolos contra un río llamado Pontón de Bindera que en aquel momento bajaba inusualmente crecido. El famoso Aliatar murió combatiendo y el sultán Boabdil trató de huir, pero su caballo se quedó atascado en el fango de la ribera del arroyo llamado Martín González. El sultán granadino descabalgó y se escondió entre la espesa vegetación, tratando de pasar desapercibido. Pero fue visto por un peón de infantería —natural de Lucena— llamado Martín Hurtado; que armado con su pica consiguió acorralar a Boabdil, evitando que huyera y con la ayuda de otros infantes consiguió reducirlo.

castillo lucena
Castillo de Lucena

Por el lujo de la vestimenta, los modestos peones dedujeron que el prisionero se trataba de alguien muy importante. Le inquirieron acerca de su identidad y el joven sultán trató de ocultarla, respondiendo que era el hijo de un rico noble de Granada. En ese momento llegó al lugar el alcaide Diego Fernández de Córdoba; éste le puso una banda roja como distintivo de que era un prisionero y lo envió con otros más a una mazmorra del castillo del Moral, en Lucena. En los días siguientes fueron capturados más moros fugitivos por los campos circundantes; al ser trasladados al castillo de Lucena, algunos de ellos se postraban ante el sultán tratando de disculpar su actuación. Esos gestos propiciaron que Boabdil fuera identificado. Cuando conocieron la noticia, los Reyes Católicos encerraron a Boabdil en el castillo de Porcuna; la torre que sirvió de prisión al joven sultán desde entonces la conocemos como “La torre de Boabdil”.

torre boadil
Torre de Boabdil, Porcuna.

Texto de Ignacio Suarez-Zuloaga e ilustraciones de Ximena Maier.

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar