Para elaborar algunos productos panaderos se requiere de la receta de masa madre. Se trata de un fermento solo compuesto por agua y harina. No lleva ningún otro ingrediente, excepto a veces azúcar. Con los componentes de la propia harina se consigue que la masa fermente. Por tanto, es un cultivo de levaduras tradicional. La receta de masa madre es importante a la hora de realizar pan casero, ayudando a controlar su acidez. Aunque no es difícil de preparar, sí que necesitas contar con algo de tiempo y planificación.

Ingredientes de la receta de masa madre:

  • Harina integral (puede ser de trigo, centeno o avena, pero tiene que ser integral), agua tibia, harina de fuerza, azúcar. Se requiere de un recipiente de cristal o de plástico.

Elaboración

1. Las cantidades serán a nuestro gusto en función de la cantidad de masa madre que necesitemos. Se usará la misma cantidad de agua que de harina. En este caso, añadimos media taza de harina integral y la introducimos en el recipiente de cristal. A continuación, vertemos media taza de agua a temperatura ambiente. Hay que remover para conseguir una mezcla homogénea. Dejamos reposar el recipiente tapado con un trapo a una temperatura neutral de 20º durante un día entero.

2. El recipiente de cristal deberá ser grande, pues pasadas 24 horas añadiremos media taza de harina de fuerza, una cucharadita de azúcar y media taza de agua. Volvemos a mezclar todos los ingredientes y dejamos reposar en las mismas condiciones otras 24 horas.

3. La fermentación irá por buen camino cuando aparezcan burbujas en la superficie de la receta de masa madre. Volvemos a introducir media taza de harina de fuerza y la misma cantidad de agua. Integrar los ingredientes y dejar reposar otro día entero.

4. En la superficie veremos que se ha originado un líquido que debemos retirar con cuidado. Para que espese todavía más añadimos media taza de harina de fuerza, esta vez sin agua. Deben quedar los ingredientes bien combinados. De nuevo, un reposo de 24 horas.

5. Tras el último reposo, ya tendremos lista la receta de masa madre, ideal para elaborar distintos productos y platos como un buen pan casero. Haz de sobra, usando la mitad en tu receta y guardando la otra en la nevera

6. Si quieres seguir usando el cultivo, debes refrescar la masa. Si se guarda en la nevera hay que hacer el proceso una vez por semana. Solo hay que dejarla a temperatura ambiente media hora. Si se va a cocinar, separar la masa madre necesaria antes de continuar. Tras ello, añadir agua equivalente a la mitad del peso de la masa madre que quede y disolver. Una vez echo esto añadir harina, una vez y media la cantidad del agua que se ha echado, y dejar subir antes de meterla de nuevo en la nevera.

receta de masa madre
Receta de masa madre