Lo mejor que ver en Bilbao Casco Viejo (Siete calles)

Que ver en Bilbao Casco Viejo “Tasita de plata” de Unamuno

Bilbao es conocido como el botxo (el agujero) por estar rodeado de montañas. A las primitivas ‘Siete Calles’ de su núcleo medieval Unamuno las denominó la “tasita de plata”. Además del Casco Viejo hay que ver en Bilbao su margen derecha: ayuntamiento, santuario de Begoña y la Universidad de Deusto. En la orilla opuesta se encuentra el centro de Bilbao (antigua anteiglesia de Abando) donde están los museos, oficinas y el estadio de San Mamés.

Planifica tu visita a Bilbao Casco Viejo

Bilbao Casco Viejo está en la margen derecha del Nervión, la zona con más ‘sabor’ de la ciudad. Pensado para los peatones, resulta muy cómodo para viajar por los alrededores, pues de ahí sale el tren de vía estrecha que recorre la costa vasca hasta San Sebastián, así como los trenes que conectan con el resto de España. Los autobuses y el metro conectan con las villas costeras de Portugalete y Santurce y con las localidades playeras de la margen derecha Getxo, Sopelana y Plentzia. El Casco Viejo de Bilbao es la zona más típica que ver en Bilbao y donde disfrutar de la comida tradicional.

¿Quieres conocer este sitio?

En el año 1300 Diego López de Haro V fundó la villa de Bilbao en un meandro de la margen derecha de la ría. Parte de la margen derecha del Nervión se encuentra sobre terrenos arrebatados a la anteiglesia de Begoña, generando con ésta una rivalidad que duró siglos. La situación elegida tenía varias ventajas. Era el lugar más al sur del río Ibaizábal por el que se podía atravesar a pie de una orilla a otra durante la bajamar; y durante la pleamar podían remontar las naves. Al estar a 14 kilómetros de la desembocadura del río, estaba a salvo del ataque de corsarios. Finalmente, estaba más próxima a Castilla que su puerto rival: Bermeo.

En 1310, María Díaz de Haro otorgó a Bilbao una nueva carta de privilegios que obligó a todos los comerciantes a descargar mercancías en esta villa. Además, le concedió una amplia jurisdicción para controlar el comercio por el río Nervión, evitando la competencia de las demás localidades ribereñas. Con el paso de los años, la villa se convirtió en parada del Camino Norte a Santiago.

Durante el siglo XV se elaboraron los primeros planes de ampliación urbanística, añadiendo cuatro calles nuevas a las tres principales (Somera, Artecalle y Tendería). Nacieron así las famosas Siete Calles de Bilbao, perpendiculares a la ría desde las laderas de Begoña (esta es la zona más típica que ver en Bilbao). Son parada imprescindible que ver en Bilbao.

El empujón definitivo de la villa sucedió en 1511, cuando Juana I de Castilla le otorgó la categoría de Consulado (‘casa de contratación’, juzgado de los hombres de negocios de mar y tierra), adquiriendo así el control de la ría y del comercio de paños y lanas castellanas. Bilbao se lo arrebataba a Portugalete, provocando multitud de pleitos. A partir de entonces, el puerto de Bilbao se convierte en uno de los principales de España, apoyado por la importante industria naval. En el año 1602 aquellas ‘siete calles’ se convertirían en la nueva capital de Vizcaya, desplazando a Bermeo.

Tantas ventajas mercantiles procuraron a los Bilbainos la inquina de las demás poblaciones de Bizkaia. Cuyas Juntas generales se conjuraron para arrebatarle la primacía de su puerto. El asunto acabó en el célebre motín de la ‘Zamacolada’.

La villa no fue ocupada por los franceses en los inicios de la Guerra de la Independencia; por lo que en agosto de 1808 la población se sublevó contra el Gobierno sometido a Francia. El ejército francés la saqueó poco después. Volvería a ser tomada por los patriotas semanas más tarde, cambiando de manos de nuevo y permaneciendo en continua tensión durante el resto de la guerra.

En 1834, durante la Primera Guerra Carlista, fue objetivo prioritario para las tropas del Infante don Carlos; siendo asediada dos veces. En abril de 1874, durante la Tercera Guerra Carlista, Bilbao fue sitiada por tercera vez. Estas gestas han conferido a la villa una aura cosmopolita y liberal que se puede apreciar en sus gentes.

A continuación, recomendamos leer la sección ‘Que ver en Bilbao’

fotografia antigua casco viejo bilbao
Casco viejo de Bilbao (Margen derecha)

Los conflictos bélicos no paralizaron su fuerte industrialización y la llegada de numerosa población inmigrante. Fue una de las primeras ciudades con ferrocarril, y los jesuitas fundaron en 1886 en la vecina anteiglesia de Deusto una universidad. En el último tercio del siglo XIX el casco urbano absorbió a dos poblaciones vecinas con las que había mantenido relaciones muy conflictivas: Abando y Begoña. Esta es la otra zona que hay que ver en Bilbao, ‘la nueva’.

Hay mucho que ver en Bilbao. Comenzamos por la plaza de los Santos Juanes, frente al instituto de enseñanza secundaria Emilio Campuzano. Desde allí visitamos la pintoresca Estación de Atxuri (1913) y el antiguo Convento de la Encarnación (actual Museo de Arte Sacro). La alternativa es dirigirnos al Mercado de la Ribera, que desde el siglo XIV es una referencia de la ciudad; el edificio actual es art decó (1929) y tiene el aspecto de barco varado a la orilla de la ría. A su lado se alza la Iglesia de San Antón (siglo XV) levantada sobre las ruinas de un castillo; destaca su retablo plateresco de Guiot de Beaugrant. Éste templo y su puente aparecen en el escudo de la ciudad.

Siempre hay que ver en Bilbao sus Siete Calles (zazpi kaleak) integradas por edificaciones renacentistas, barrocas y de los siglos XIX y XX. Destacan el Palacio Arana (s. XVI-XVII), el edificio de la Bolsa (s. XVIII) y la Biblioteca Municipal, monumental inmueble modernista.

También hay varias fuentes dispersas por esta zona, siendo la más conocida la Fuente del Perro, en la calle del mismo nombre. En el centro de Bilbao Casco Antiguo se levanta la gótica Catedral de Santiago (siglos XIV y XV) que es el edificio más antiguo de la ciudad. Tiene tres naves y bóvedas de crucería ; cuenta con un claustro adosado al norte, al que se accede por la calle Correo, por la llamada Puerta del Ángel (por su venera o concha de peregrino). La torre y la fachada principal del templo son neogóticas (de 1887).

Si continuamos el paseo por Bilbao Casco Antiguo por la calle de los Santos Juanes llegamos a uno de los lugares de más sabor, que siempre hay que ver en Bilbao: la Plaza de Unamuno . Presidida por un busto del insigne escritor modelado por Victorio Macho, se ubican el Museo Vasco y la iglesia de los Santos Juanes. El Museo Vasco ocupa el antiguo edificio del Colegio de los jesuitas (s. XVII); es un entretenido recorrido por la historia de Bilbao y las actividades laborales, deportivas y religiosas del pueblo vasco. Su pieza emblemática es el Ídolo de Mikeldi, en el claustro de entrada. En cuanto a la Iglesia de los Santos Juanes (1622) une a su estilo barroco aunque con elementos renacentistas. En el número 16 de la cercana calle Ronda nació Unamuno. Desde la plaza de Unamuno, subiendo por las empinadas escaleras de las Calzadas de Mallona, se accede al Campo de Mallona; es el antiguo cementerio de las Siete Calles, donde todos los años se celebra una procesión cívica en recuerdo de los combatientes auxiliares del Sitio de 1874. Podemos hacer una parada en el Museo Arqueológico de Vizcaya o continuar el ascenso para llegar hasta la Basílica de Begoña, (otro de los hityod que ver en Bilbao); se trata de un edificio de traza gótica (siglo XVI) de imponente portada renacentista. Destacamos también el camarín de la Virgen, que alberga en su interior una imagen de la patrona de la ciudad, la Amatxo, de gran devoción entre los bilbainos.

Próxima a la plaza de Unamuno se encuentra la Plaza Nueva, a la que se puede acceder por la calles Correo o Sombrerería. Ésta es una sobria plaza porticada neoclásica (1786 – 1851). Desde ella podemos llegar hasta la Iglesia de San Nicolás de Bari, la plaza de Arriaga y el paseo del Arenal. El monumental templo barroco de San Nicolás de Bari (1743) alberga en su interior cinco retablos rococós con esculturas de Juan Pascual de Mena. En la plaza sobresale el Teatro Arriaga (1890) uno de los edificios más notables de la arquitectura teatral decimonónica española; de estilo neobarroco, está inspirado en la Ópera de París.

deusto
Universidad de Deusto

Una vez a la orilla de la ría, frente al Teatro Arriaga, podemos continuar nuestro paseo por la margen izquierda de la ría, atravesando el puente de Arriaga, o caminar por la ribera derecha hasta Deusto.

Desde el paseo del Arenal -con sus jardines y el quiosco de la música- se divisa la Casa Consistorial (1892). En él llama la atención el campanario que lo corona y las estatuas y bajorrelieves que, repartidos por su fachada principal, representan a diversos personajes de la historia de Bilbao. En su interior, visitable con cita previa, destaca su lujo y  magnificencia; especialmente el salón de recepciones neoárabe, uno de los mejores ejemplos de este estilo en España.

Frente al Ayuntamiento se encuentra la escultura Variante Ovoide de la Desocupación de la Esfera, de Jorge Oteiza. Ahí comienza el paseo del Campo Volantín, una zona ajardinada de palacetes y chalés que llega hasta el barrio y puente de Deusto. Si optamos por tomar este agradable paseo por la margen derecha de la ría, podremos ver en perspectiva algunos de los hitos de la arquitectura moderna que se sitúan en la ribera opuesta (torres de Isozaki, puente Zubizuri, museo Guggenheim) mientras llegamos hasta la Universidad Literaria (1886) -edificio de estilo clasicista- y la Universidad Comercial (1916); ambas sedes históricas de la Universidad de Deusto.

Hacia la mitad del Campo Volantín, desde la calle Múgica y Butrón, se accede al Funicular de Artxanda, que nos permitirá subir cómodamente al monte del mismo nombre para disfrutar, en un día despejado, de las mejores vistas panorámicas que ver en Bilbao.

Para quienes dospingan de más tiempo, sugerimos esta página de lugares ‘secretos’ que ver en Bilbao; así como esta otra de lugares de los alrededores.

Imprescindibles

Mercado de la Ribera
Estación de Atxuri

Datos prácticos

Coordenadas

43° 15′ 25″ N, 2° 55′ 25″ W

Distancias

San Sebastián-Donostia 100 km, Santander 102 km, Madrid 398 km

Aparcamiento

Parking Pío Baroja, Estación de trenes de Abando, Parking Plaza de Indautxu

Altitud

19 m

Habitantes

349 356 (2013)

Carnavales, Nuestra Señora de Begoña (15 de agosto) y Semana Grande (desde el sábado anterior al 22 de agosto), Santo Tomás (21 de diciembre),

San Bartolomé (24 de agosto)

Bilbao BBK live (julio), Zinebi, Festival de cine documental y cortometrajes (noviembre)

Vino Txakoli D.O. Bizkaia Bodegas Berroja, Eguzkialde y Kokolo)

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Comentarios

  • María Lozano 12 diciembre, 2015 at 2:20 pm

    Bellla. Ciudad…pero no te encontré…..BENY

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar