Benicarló

El pueblo de las célebres alcachofas

Este importante pueblo pesquero también produce una reputada alcachofa con Denominación de Origen Protegida. Históricamente destacó por ser una plaza fuerte leal a la Corona, que resistió a corsarios, invasores y carlistas. Sus playas y gastronomía atraen a los visitantes más conscientes de la relación calidad precio y de lo auténticamente castellonense.

Planifica tu escapada a Benicarló

Benicarló es una tranquila localidad con varias playas y muchos lugares cercanos para pasar el día de excursión. La visita a los tres relevantes edificios eclesiásticos de Benicarló y el paseo por el casco viejo se pueden hacer en una mañana; dedicando la tarde a recorrer los tres yacimientos íberos de sus alrededores (tan o más importantes que la visita matinal). Para completar el fin de semana recomendamos dirigirse hacia el sur por la carretera de la costa hacia la bellísima Peñíscola y luego continuar para pasear y disfrutar del atardecer en la Sierra de Irta. En el interior hay muchos lugares de excursión de día, pues tomando la N 232 se accede a las villas medievales de Morella, Catí y Sant Mateu. El viajero debería aprovechar para comprar y disfrutar de las famosas Alcachofas de Benicarló con D.O.P.; en nuestra página Dormir y Comer en Benicarló, encontrará una selección de los mejores establecimientos de cocina local donde degustar esta maravilla gastronómica.

¿Quieres conocer este sitio?

Hacia el siglo VI a. de C. los íberos se encontraban asentados en lo que ahora se conocen como yacimientos de la Tossa y del Puig de la Nau, a las afueras de la población.

El nacimiento de la población se debe a la ampliación de la alquería musulmana de Beni Gazlum, formada por 24 casas en posición fortificada. Dependiente de la vecina Banaskula Peñíscola, fue ampliada al asentarse allí refugiados musulmanes desplazados por el avance de los aragoneses. En 1233, tras caer Burriana pasa a poder de los aragoneses, mediante pacto, y el 14 de junio de 1236 la llamada Benicastló recibe del rey Jaime I una carta puebla inspirada en el fuero de Zaragoza.

En 1294 es entregada a la orden militar de los templarios y, al ser esta suprimida, pasa a ser patrimonio de la Corona que, a su vez, en 1319 la entrega a la Orden de Montesa, la cual promueve un gran crecimiento la historia de Benicarló. En 1359 Benicastló se independiza de Peñíscola, aumentando su prosperidad a partir del año 1370 por la exención de impuestos concedida por el rey Pedro IV de Aragón.

En 1521, al producirse la sublevación de la Germanías contra el rey Carlos I, la localidad permaneció fiel al rey lo que esto provocó que fuera asediada. Por su lealtad, dos años después, la entonces llamada Benicarlón recibe del rey el título de Villa, el privilegio de celebrar una feria anual, y el de importar trigo sin impuesto.

Como todas las localidades del litoral, estuvo siempre sometida a la amenaza de los corsarios berberiscos y así, en 1556, se produjo un desembarco de corsarios que atacaron la villa siendo rechazados.

antigua postal benicarlo
Paseo Ferreres Breto y Convento de San Francisco en una antigua postal

Al comenzar la Guerra de Sucesión en 1705, la villa se puso de parte del bando austricista, siendo conquistada por las tropas borbónicas del general Asfeld al año siguiente. En agosto de 1810 fue asediada por las tropas francesas que trataban de dominar el Reino de Valencia. Estaría bajo control francés desde 1812 hasta entrado 1814. En la Primera Guerra Carlista fue asaltada por estos en 1835, 1837 y 1838 -la última vez sucumbiría ante el ataque comendado por el mismísimo general Cabrera “El Tigre del Maestrazgo”. Al finalizar la guerra, en 1840, se hizo un plan urbanístico que eliminó las murallas y transformó completamente el caso urbano medieval.

Hasta finales del siglo XIX el vino “Carlón” que se producía en sus contornos fue su principal fuente de riqueza, pero la plaga de la filoxera acabó con sus viñas y los campos se reconvirtieron en huertas.

En 1926 Benicarló recibe del rey Alfonso XIII el título de Ciudad.

El plan urbanístico de 1840 acabó con las murallas, la fortaleza y la estructura de la población medieval, dando paso a una cómoda y agradable población mediterránea donde se disfruta de una gastronomía excelente basada en sus célebres alcachofas, el pescado de su puerto, sus buenas playas y sus conocidas fiestas.

La visita a Benicarló la comenzamos frente al principal edificio de la localidad, la importante Iglesia Parroquial de San Bartolomé (1724-1743) con su bella torre campanario de forma octogonal y la elegante fachada, de piedra labrada y estilo barroco. Llama la atención el cuerpo superior de la fachada, con la hornacina en la que está la escultura de San Bartolomé, flanqueada por columnas salomónicas. Su interior está organizado en una única nave, con capillas entre los contrafuertes exteriores; sobre el crucero del final hay una gran cúpula. Lo más interesante es el retablo de la Virgen del Remedio, posiblemente procedente del templo anterior. Entre la obras de arte conservadas más importantes destacamos el Nazareno y las piezas de orfebrería morellana, una custodia de plata dorada de 1,40 metros de altura, una cruz procesional gótica de plata dorada (siglo XV). Conviene dar la vuelta por fuera del edificio para contemplar las otras dos puertas barrocas, de gran belleza y excelente factura, que no suelen ser accesibles desde el interior por permanecer cerradas: la llamada “Puerta lateral” y la Puerta de la Capilla de la Comunión.

convento san francisco benicarlo
Convento de San Francisco

La Capilla del Cristo del Mar es un edificio de apariencia neoclásica con un frente colorista que contrasta con el resto del edificio. Guarda una célebre imagen que fue traída en un falucho por un personaje llamado César Cataldó en 1650. Las curaciones atribuidas a la imagen la dotaron de una gran veneración que aún se mantiene. Tiene un himno compuesto en su honor. El Convento de San Francisco, declarado Bien de Interés Cultural, fue erigido entre los siglos XVI y XVIII, en estilo barroco. La iglesia tiene una gran fachada barroca de bellas proporciones, con una bella puerta con dintel y rematado el conjunto con una espadaña. El templo cuenta con una única nave cubierta por una bóveda de crucería; a los lados hay capillas comunicadas entre sí y cubiertas por bóveda de cañón. El convento tiene un pequeño claustro cubierto rodeado de las dependencias.

A poco más de dos km se encuentra la Ermita de San Gregorio, antigua edificación que guarda una expresiva imagen de Cristo (del siglo XVI) que recibe una popular romería cada 9 de mayo.

Junto al Barranco de Aguaoliva se encuentra el Yacimiento de Puig de la Nao, un poblado ibérico que ver en Benicarló, organizado en la laderas del monte que también incluye una Necrópolis próxima.

Al oeste del término municipal, en la cima de la montaña de Tossa, se halla el Poblado Ibérico de Tossa, de los siglos VI al II a. de C., y, en sus proximidades, se encuentra la Necrópolis del Bovalar.

Benicarló tiene varias populares fiestas. Cada 17 de enero se celebra San Antonio Abad, que incluye populares “torradas” (hogueras en los que se asan alimentos) seguidos por la quema de un demonio en la plaza de la iglesia y el desfile de carros acompañado por cánticos satíricos llamados “lloes”. Otras importantes son las Fiestas Patronales de San Bartolomé, el 24 de agosto, que se vienen celebrando por concesión del rey desde 1523; más recientemente se ha popularizado la Fiesta de la Alcachofa, el célebre producto local, que se celebra en la segunda quincena de enero, pero que tiene su continuidad en fechas posteriores.

Datos prácticos

Coordenadas

40° 25 7″ N, 0° 25′ 23″ E

Distancias

Castellón de la Plana 71 km, Madrid 487 km

Altitud

21 m

Habitantes

26 491 (2013)

San Antonio Abad (Fiesta de Interés Turístico Provincial, 17 de enero), Fallas (en torno al 19 de marzo, día de San José), San Gregorio (9 de mayo), Fiestas Patronales en honor a San Bartolomé, Santos Abdón y Senén, y Santa María del Mar (comienzan el sábado anterior al 24 de agosto, día de San Bartolomé)

Fiesta de la Alcachofa y Jornadas del Pincho (enero)

Bodegas Francisco Casas, Bodegas Muñoz Martín, Bodegas Ricardo Benito, Bodegas Valle del Sol

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Comentarios

  • Jose 25 mayo, 2016 at 11:09 am

    ¡Qué chulo! Benicarló es un destino vacacional idóneo para quienes busquen combinar la tranquilidad con la playa. ¡Allá que voy este verano!

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar