La Comunidad Valenciana esconde auténticos tesoros como la Capilla Sixtina de Valencia o el Parque Natural de La Albufera, entre muchos otros. En este caso, una de las joyas más desconocidas de esta comunidad se encuentra en la provincia de Alicante y son los popularmente llamados Baños de la Reina de Calpe. No obstante, estos baños en realidad son restos arquitectónicos romanos en los que uno puede bañarse en aguas del Mediterráneo. Además de los de Calpe, los más conocidos, hay estructuras similares en El Campello y Jávea

Un legado de gran valor patrimonial e histórico, pues no se conoce otro espacio de características similares en la península ibérica. Se convierten así en lugares de visita imprescindible en los que bañarse, realizar snorkel o, simplemente, hacer varias fotografías mientras se disfruta del paisaje. 

Historia de los Baños de la Reina

Baños de la Reina en Calpe

Baños de la Reina en Calpe | Fuente: Joanbanjo

El nombre de Baños de la Reina tiene una explicación, y es que cuenta la leyenda que estos baños eran usados por una antigua reina mora para disfrutar bañándose en el mar. En el caso de los Baños de la Reina de Calpe, la leyenda tomó forma tras descubrir la existencia de galerías de desagüe en las piscinas, por lo que algunos creyeron que en realidad se traban de túneles que llegarían hasta la residencia de la reina y desde los cuales ella podría alcanzar, secretamente, su baño costero.  

Actualmente se sabe que esto es solo una leyenda, pues el origen de los baños de la Reina es mucho más plausible. Estas piscinas ubicadas en las rocas fueron en realidad piscifactorías que se llevaron a cabo durante los asentamientos romanos hace 2.000 años. Se trataban de factorías de salazones de pescado, usados también para elaborar una salsa llamada garum reservada para los paladares más exquisitos (y con más poder adquisitivo). 

Baños de la Reina de El Campello

Baños de la Reina de El Campello | Fuente: TEMPLE XIXONA

Los Banys de la Reina se encuentran en la provincia de Alicante, en las localidades de El Campello, Calpe y Jávea, aunque estos últimos no están tan bien conservados. Lo que más sorprende es cómo han conseguido aguantar el paso del tiempo, en su mayoría, en tan buen estado. Estas tres piscifactorías romanas están ubicadas en pleno mar y ahora es posible bañarse en ellas

Aunque pueda parecer lo contrario, son espacios construidos de forma artificial. Existieron centros de producción de pescado más grandes en Baelo Claudia, una antigua ciudad romana situada en Cádiz, pero estos no continúan bañados por el mar como ocurre con los de Alicante. De esta manera, los Baños de la Reina son lugares únicos en España en los que la experiencia del baño adquiere un significado mucho más histórico. 

Banys de la Reina en Calp

Banys de la Reina en Calpe | Fuente: Joanbanjo

Durante la época romana, en estas piscifactorías de salazones se aprovechaban todas las partes de los peces. Así, no solo se usaba la carne del pescado, sino también las espinas y cartílagos con los que se elaboraba harina de pescado que se utilizaba como alimento y fertilizante para animales domésticos. Pero esto no es todo, las vísceras fermentadas de los pescados se usaban para preparar la salsa anteriormente mencionada garum, reservada para las clases altas. 



 

Baños de la Reina en El Campello

Baños de la Reina de El Campello

Baños de la Reina de El Campello | Fuente: EL CAMPELLO TURISMO – MARQ ALICANTE

Los Baños de la Reina de El Campello son de los mejor conservados. Están situados en La Illeta dels Banyets, una pequeña península que, a causa de un terremoto, estuvo separada durante un tiempo de la costa, pero que se unió en los años 40 de manera artificial. También son conocidos porque en sus alrededores se encuentra el yacimiento arqueológico de Illeta dels Banyets, uno de los más importantes del mediterráneo. Se trata de un yacimiento de más de 5.000 años de antigüedad, en el que los trabajos de investigación descubrieron que en este lugar habitaron distintas civilizaciones: la de la Edad del Bronce, la romana y la ibérica

Yacimiento arqueológico de Illeta dels Banyets

Yacimiento arqueológico de Illeta dels Banyets | Fuente: EL CAMPELLO TURISMO – MARQ ALICANTE

Hay que tener en cuenta que el acceso a los Baños de la Reina de El Campello se realiza a pie y conlleva un poco de dificultad, pues hay que rodear el yacimiento de Illeta dels Banyets. Sin embargo, el paseo merece la pena, pues las piscifactorías  han conseguido salvar la erosión del mar y a día de hoy todavía se pueden ver claramente cuatro piscinas excavadas en la roca que, además, se comunican entre sí. También es un sitio estupendo para practicar snorkel, pues cuenta con un interesante fondo marino. 

Baños de la Reina en Calpe

Banys de la Reina en Calp

Banys de la Reina en Calpe | Fuente: Joanbanjo

Los Baños de la Reina de Calpe también están en excelente estado de conservación. Situados en un bonito enclave costero y con espectaculares vistas del Peñón de Ifach, en las inmediaciones está instalado el yacimiento de los Baños de la Reina. Este yacimiento romano es uno de los más importantes de la Hispania romana y está compuesto por tres partes. Uno de ellos es el Vicus Romano, del que hasta la fecha solo se ha excavado el 25% de toda su superficie, lo que augura la gran magnitud de esta villa romana, compuesta de grandes lujos. Data de hace 2.000 años y cuenta con un número llamativo de instalaciones domésticas, funerarias, de producción… Las piscinas excavadas en la roca con la que los romanos se abastecían de pescado fresco, conocidas como Baños de la Reina de Calpe, dieron nombre a este yacimiento. 

Baños de la Reina de Calpe con el peñón de Ifach

Baños de la Reina de Calpe con el peñón de Ifach al fondo | Fuente: Joanbanjo

Otra de las partes de las que conforman el yacimiento es el pequeño Conjunto Termal de la Muntanyeta. Ubicado en lo alto de un espigón de la costa, estas antiguas termas estaban compuestas por un frigidarium al que se entraba por tres escalones y por un caldarium y tepidarium, salas de agua caliente que contaban con varios hornos que servían para mantener la temperatura del agua alta. 

Finalmente, el yacimiento también está formado por los viveros romanos, popularmente llamados Baños de la Reina. Un total de seis piscifactorías de 165 metros de superficie total, donde cada piscina está dividida por muros naturales de roca pero comunicadas entre sí mediante aberturas en cada uno de los muros. Las piscinas se comunicaban con el mar gracias a cuatro canales que se podían cerrar manualmente mediante compuertas perforadas, encerrando a los peces en su interior. 

Vicus romano en Calpe

Vicus romano | Fuente: Calpe Turismo

La oportunidad de bañarse en unas piscinas con tanta historia no se da todos los días, por lo que se trata de una experiencia casi única. Las aguas de los Baños de la Reina de Calpe son tranquilas, pero no hay mucha profundidad, por lo que hay que tener cuidado con los saltos. En la zona se pueden contemplar numerosos bancos de peces. 

Baños de la Reina en Jávea

Los Baños de la Reina de Jávea también son muy interesantes, aunque son los que peor mantienen su estructura original. Datados en el siglo I a.C., están localizados en la Cala del Ministro. Se trata de una cala muy pequeña y de aguas mansas, ideal para la desconexión. Otra de las antiguas piscifactorías dedicadas a la elaboración de salazones que actualmente se conocen por ser una piscina natural en pleno mar. 

En lo que se refiere a los tres baños, ninguno cuenta con servicio de vigilancia, por lo que hay que extremar las precauciones. Al estar ubicados en las rocas, conviene usar calzado adecuado para rehuir de resbalones o roces en los pies.

*Imagen principal: TEMPLE XIXONA