Qué ver en Molina de Aragón

Molina de Aragón. El señorío más independiente (y frío)

Ubicada en el maravilloso enclave natural del Parque Natural del Alto Tajo, sus orgullosos habitantes aseguraron la independencia del Señorío de Molina como centro administrativo hasta 1840. Alejada de las ciudades, posee uno de los climas más extremos de España. Hay mucho que ver en Molina de Aragón.

Planifica tu escapada a Molina de Aragón

El recorrido por lo que ver en Molina de Aragón lleva un día completo de paseos. El plan para la jornada siguiente es recorrer el Parque Natural de Alto Tajo. Hacia el noroeste se extiende el Parque Natural de la Laguna de Gallocanta. En dirección contraria queda la notable Sigüenza y Guadalajara capital.

Por último, en las páginas sobre comer en Molina dormir en Molina quedan listados para elegir restaurante y hotel.

¿Quieres conocer este sitio?

Molina de Aragón es de origen celtibérico, aparece en las crónicas de Polibio y Estrabón. El lugar fue independiente ya en tiempos de dominio árabe. Así, la llegada de los musulmanes en el siglo XI supuso un impulso importante para la ciudad. El regidor era el rey moro Abengalbón, amigo de El Cid Campeador.

Alfonso I el Batallador la tomó en 1129 pero, al estar al oeste del sistema central, fue repoblada por súbditos de Castilla. Debido a esto, se generó un conflicto entre ambos reinos. A raíz de la concordia conseguida en Carrión en 1137, pasó a ser condominio de Aragón y Castilla. Al año siguiente logró consolidarse como Señorío independiente Don Manrique de Lara, que le otorgó un fuero propio.

De este modo, la localidad tuvo un gobierno completamente separado de Aragón y Castilla hasta el año 1293. Llegado ese momento, María de Molina, casada con Sancho IV el Bravo de Castilla, lo heredó. Debido a ello, pasó a ser parte de este reino. En cambio, en 1369 Enrique II de Trastámara regaló el territorio al caballero francés Bertrand Duguesclin. Este noble le ayudó a asesinar a su hermanastro, Pedro I, en Montiel. Los habitantes de Molina no aceptaron la decisión, reconociendo a Pedro IV de Aragón como Señor.

Cambiaron el nombre de “Molina de los Caballeros” por el de “Molina de Aragón”; con la paz de Almazán de 1375 Aragón devolvió Molina a Castilla. En 1465 el rey Enrique IV trató de regalar Molina a su valido Don Beltrán de la Cueva, pero los molineses tampoco aceptaron, derrotando a las tropas del valido que desistiría en tomar posesión.

Fotografía antigua del Puente Viejo sobre el río Gallo en Molina de Aragón
Fotografía antigua del Puente Viejo sobre el río Gallo en Molina de Aragón.

Centro guerrillero durante la Guerra de la Independencia, las tropas de Napoleón incendiaron la villa. En reconocimiento al heroísmo de la localidad y de sus gentes, las Cortes de Cádiz le concedieron el título de Muy Noble y Muy Leal Ciudad. El peso histórico e institucional de Molina se puso de relieve en 1813, cuando se constituyó la Diputación provincial de Guadalajara con Molina. Tal fue el germen de la actual provincia, cuyas instituciones se mudaron plenamente a la capital en 1840.

A continuación, lo mejor que ver en Molina de Aragón.

El recorrido por lo que ver en Molina de Aragón empieza en el Castillo de Molina, de enormes proporciones. Es el mayor símbolo del poder que tuvo este Señorío. Su origen se remonta a los árabes. Durante el siglo XI, lo construyeron sobre un antiguo castro celtíbero. Además del patio de armas, donde se deja ver la planta de una antigua iglesia románica, se conservan cuatro de las ocho torres.

Destaca la Torre de Aragón, levantada en lo más alto del altozano. En la actualidad alberga el nuevo Museo del Castillo de Molina. Puede visitarse también el recinto amurallado conocido como “El Cinto”.

Desde la parte más baja de la fortaleza y hasta la avenida de Arriba se extiende el llamado Barrio de la Judería. Se trata uno de los lugares imprescindibles que ver en Molina de Aragón, un conjunto amurallado con calles estrechas y empedradas. Los numerosos restos arqueológicos demuestran su importancia pasada, especialmente durante el siglo XVI.

Mientras tanto, el barrio de La Morería se sitúa a la entrada del casco antiguo de la ciudad. Allí vivió la población musulmana. Han pervivido, adosadas a la muralla, las construcciones en altura que siguen la arquitectura popular de madera y piedra.

La Iglesia de Santa Clara es el mejor ejemplo del patrimonio románico de Molina de Aragón. Levantada en la segunda mitad del siglo XII por el maestro Pedro Gómez, fue construida en piedra de sillería arenisca de color rojizo. También importante para ver en Molina de Aragón es el Templo de Santa María la Mayor de San Gil. Sobresale el retablo mayor, renacentista, una talla de la Virgen de la Inmaculada y la pila bautismal.

Por su parte, la Iglesia de San Felipe, data del S.XVII y es gótica. Otros templos de origen románico en Molina de Aragón son la Ermita de la Soledad, la Iglesia de Santa María del Conde y la Iglesia de San Pedro. Todas ellas fueron modificadas en el siglo XVI.

Sobre el río Gallo, que atraviesa la ciudad de norte a sur, está el Puente Románico o Puente Viejo. Es una obra medieval de gran belleza construida a la par que se repoblaba la ciudad. Lo forman tres arcos escarzanos realizados también con piedra de sillería de arenisca roja.

iglesia san felipe
Iglesia de San Felipe y Castillo de fondo

En el paseo de los Adarves se sitúa el Convento de San Francisco. Su construcción se inició en 1284 por orden de Doña Blanca, última Señora independiente de Molina de Aragón. Su torre, coronada por una veleta o Giraldo, fue retocada en época barroca. En la actualidad, alberga el Museo de Molina de Aragón. Su exposición está compuesta por muestras arqueológicas, entomológicas y paleontológicas.

En el mes de julio se celebran las Fiestas del Carmen, declaradas de Interés Turístico Regional. Además de honrar a la Virgen, la celebración adquiere especial relevancia por la vistosidad de los desfiles de los Caballeros de la Orden Militar. Los orígenes de la cofradía se remontan al siglo XIII. A paso ligero y luciendo traje de gala, desfilan por las calles molinesas portando el estandarte.

Ya conocido lo mejor que ver en Molina de Aragón, te invitamos a que conozcas el resto de planes por la provincia de Guadalajara, así como sus actividades de turismo activo.

Imprescindibles

Castillo Molina de Aragon
Castillo de Molina de Aragón
puente romanico molina aragon
Puente románico

Datos prácticos

Coordenadas

40° 50′ 38″ N, 1° 53′ 19″ W

Distancias

Guadalajara 140 km, Toledo 295 km, Madrid 195 km.

Aparcamiento

Aparcamiento gratuito en el Paseo de los Adarves, aunque es fácil aparcar en todas las calles de la localidad.

Altitud

1065 m.

Habitantes

3514 (2013).

Los principales festejos que ver en Molina de Aragón son: Loa a la Virgen de la Hoz (domingo de Pentecostés), El Carmen (de Interés Turístico Regional, el 16 de julio), San Cristóbal (tercer sábado de julio), Fiestas Patronales de El Cristo de las Victorias (del 30 de agosto al 5 de septiembre).

Otra ocasión notable que ver en Molina de Aragón es Feria Medieval (mediados de junio).

La zona posee una rica tradición artesanal del mimbre y la metalistería artística.

Otros destinos próximos

About the author

España Fascinante usa cookies para asegurarte una experiencia maravillosa. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar