Qué ver en Teruel

La ignorada ciudad de los amantes

La capital de Teruel es una tranquila ciudad monumental. Cuenta con una de las mayores y más importantes concentraciones de arte mudéjar de España. Parte de este arte que ver en Teruel ha sido reconocido Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Es la capital de provincia menos poblada de España. Cualquier oportunidad es perfecta para conocer esta urbe.

Planifica tu escapada a Teruel

La Catedral de Santa María Mediavilla es lo mejor que ver en Teruel. También es muy recomendable hacer un recorrido pausado por los torreones y portales. En esta clase de visitas conviene llevar unos prismáticos para apreciar debidamente las decoraciones mudéjares. Todos los atractivos turolenses llevan un fin de semana completo para disfrutarse. Eso, sin contar con sus encantos gastronómicos, como el Jamón de Teruel. Fue el primero en conseguir la D.O. en nuestro país.

Si se dispone de más tiempo podemos continuar el viaje por localidades cercanas de gran belleza como Albarracín o Rubielos de Mora. De la misma manera, se puede visitar el enclave valenciano de Ademuz. Otra opción es acercarse al Parque Cultural del Maestrazgo, al Este de la provincia. En nuestra página Dormir y Comer en Teruel se encuentran los platos típicos de la gastronomía local y dónde alojarse. En el siguiente enlace se encuentran los mejores planes de la provincia de Teruel.

¿Quieres conocer este sitio?

Conocer la historia turolense es muy interesante y un complemento ideal a lo que ver en Teruel. El nacimiento de la ciudad estuvo condicionado por un curioso presagio. En 1171 el monarca Alfonso II de Aragón reconquistó el antiguo bastión defensivo musulmán que allí se encontraba. Sus huestes comenzaron a buscar signos que les indicaran el lugar más adecuado para la fundación de una nueva ciudad cristiana. Vieron, en lo alto de una colina, a un toro mugir bajo una estrella que brillaba más que el resto. Dieron como válida esta señal y se eligió el lugar como centro de la nueva villa, la actual plaza del Torico. Su nombre nacería de la unión de la palabra “toro” y el nombre de aquella estrella: Actuel.

Sin embargo, esta lectura etimológica podría no ser del todo cierta teniendo en cuenta que la Teruel cristiana es sucesora de la Tirwall musulmana y la Turboleta celtíbera. En cambio, ambos símbolos, toro y estrella, se han mantenido en la bandera y en el escudo locales. Ese mismo año de 1171 se le concedieron fueros y privilegios. La nueva villa cristiana comenzó a poblarse y desarrollarse económicamente. Eso sí, siempre condicionada por la proximidad de los almohades en Valencia, localidad que no caería en manos cristianas hasta 1238.

Su continuo crecimiento hizo que Pedro IV de Aragón le concediera el título de ciudad en 1347. Poco después tuvo lugar la Guerra de los Dos Pedros. El conflicto enfrentó a Pedro I de Castilla y Pedro IV de Aragón, 1356-1369. Teruel fue ocupada durante tres años por tropas castellanas. Tras su regreso a manos aragonesas, el mismo Pedro IV retiró a la ciudad algunos de sus privilegios. Así, emancipó varias de sus aldeas como castigo por su comportamiento durante la contienda con Castilla.

De estas fechas data la leyenda más famosa de la ciudad, la de los Amantes de Teruel. Narra la historia del amor imposible entre Juan Martínez de Marcilla e Isabel de Segura. Esta fábula ha sido durante siglos carta de presentación de una ciudad que ha hecho de ella una de sus mayores bazas iconográficas.

Foto antigua de la Escalinata de Teruel
Escalinata de Teruel

La unión de Aragón y Castilla en una sola corona trajo a Teruel diversos problemas relacionados con las leyes aragonesas. La implantación de la Inquisición en la ciudad durante el reinado de los Reyes Católicos chocó de frente con la oposición de los turolenses. Consideraban dicho tribunal incompatible con sus libertades forales.

Al final, la Inquisición fue implantada por la fuerza en 1486. Los cabecillas de la rebelión fueron los primeros en probar sus juicios. Tras los Reyes Católicos, la oposición al Santo Tribunal continuó durante el reinado de Carlos V y Felipe II. Estos cortaron por la fuerza el movimiento en 1598 y redujeron notablemente los privilegios forales de la ciudad. Teruel, como el resto de Aragón, perdería el resto de sus fueros a principios del siglo XVIII con los Decretos de Nueva Planta de Felipe V, tras la Guerra de Sucesión.

A mediados del siglo XIX se construyó la Fuente del Torico, icono indiscutible de la ciudad. Desde finales de ese mismo siglo, Teruel gozó de una cierta prosperidad. Como consecuencia, aparecieron algunas obras modernistas en el caso urbano, a partir de principios del siglo XX. En esas mismas fechas llegó el ferrocarril a la capital.

La urbe también es conocida por la famosa batalla de Teruel, que tuvo lugar durante la Guerra Civil española. El 15 de diciembre de 1937 las tropas republicanas atacaron las posiciones franquistas en la ciudad. Comenzó así una de las contiendas más terribles de la guerra, porque se combatió con extremado encarnizamiento en medio de un temporal de nieve. De hecho, fue la única plaza reconquistada por tropas republicanas durante los años que duró el conflicto. No obstante, duró en sus manos solo unas pocas semanas.

Teruel es conocida por el activismo de su población. Se moviliza periódicamente para llamar la atención nacional para reclamar infraestructuras y una mayor dotación económica con su conocido lema de “Teruel Existe”. Asimismo, participan masivamente en los festejos de Los Amantes.

Ahora ya puedes conocer lo mejor que ver en Teruel.

Visitar esta ciudad es, entre otras muchas cosas, realizar un recorrido por lo mejor del arte mudéjar en España. Una singular combinación de la tradición islámica aragonesa y la influencia del mundo almohade. A continuación, encontrarás todo lo que hay que ver en Teruel.

La urbe cuenta con la mayor concentración de patrimonio en dicho estilo de todo Aragón. Su riqueza y valor artístico le han valido la declaración de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. De entre todo el conjunto destacan las torres de sus iglesias, de planta cuadrada y ladrillo, con ricas decoraciones en arabescos y cerámica. Horadadas algunas de ellas en su base por pasadizos en forma de arco ojival.

Una de las mayores representaciones del estilo mudéjar que ver en Teruel es la Catedral de Santa María de Mediavilla. Su torre (1257-1258) posee frisos de arcos de medio punto entrecruzados y una combinación de azulejos vidriados en verde y morado. Es uno de los primeros ejemplos de este tipo de arte en Aragón.

Destacan además su cimborrio y la techumbre interior (último tercio del s. XIII). Es de madera y está decorada con ricas representaciones vegetales, geométricas y epigráficas. Esto es herencia del gusto musulmán, así como otras figurativas de estilo gótico lineal. Su portada meridional, de 1909, es la inauguradora oficial del estilo conocido como neomudéjar.

Qué ver en Teruel capital
Catedral de Santa María Mediavilla

La Iglesia de San Pedro (s. XIV) es el otro gran conjunto mudéjar que ver en Teruel. Su estructura es bastante similar a la de la catedral, pero su interior supone un gran reclamo por su claustro y la decoración de sus techos. Estos simulan la bóveda celeste.

Su torre, erigida probablemente en la segunda mitad del siglo XIII, sigue la misma estructura que la de la catedral. Sin embargo, con un carácter más sencillo. Otra torre de gran valor que ver en Teruel es la de la Iglesia de San Martín (1315-1316). Su ejecución es posterior a la de la catedral. Su construcción se ve ya liberada de preceptos románicos, abrazando el estilo gótico, del que destacan sus contrafuertes de piedra.

Similar a ésta es la torre de la Iglesia del Salvador. Su peculiaridad reside en haber sido levantada en el centro de una estrecha calle cuyo tránsito se realiza a través del arco de su base. Ésta es, además, la única de las torres cuyo interior es visitable. En cuanto al templo, fue reedificado en el último cuarto del siglo XVII tras hundirse el edificio primitivo.

En 1555 se descubrieron en la Capilla de San Cosme y San Damián las momias de los Amantes de Teruel. Alrededor de ellas se levantó su Mausoleo. En él se puede visitar el monumento yacente de los amantes, obra del escultor Juan de Ávalos. Plasmó en alabastro las figuras de Juan e Isabel mientras juntan sus manos sin llegar a tocarse, como símbolo de su amor imposible.

De las antiguas murallas que ver en Teruel quedan en pie varios torreones y accesos. De ellos sobresale el Portal de San Miguel, también conocido como “de la Traición”. Según la leyenda, por ahí entraron en 1363 las tropas castellanas de Pedro IV el Cruel, gracias a un amigo aragonés. Por su aspecto la fecha de su construcción parezca ser posterior.

De las antiguas defensas de la ciudad que ver en Teruel destaca el Torreón de Ambeles. Su curiosa planta estrellada supone un caso único en toda la geografía española. Otros torreones son el de San Esteban, incluido en la judería y de estructura clásica semicircular, y el Torreón de la Bombardea, de planta poligonal. Tras los muros de Teruel se encuentran Los Arcos (s. XVI). Es el mayor acueducto renacentista de España, concebido también como viaducto.

acueducto teruel
Acueducto Los Arcos

El centro neurálgico de Teruel es la Plaza del Torico, lugar donde según la leyenda aconteció su presagio fundacional. En su centro se alza uno de los iconos de la ciudad moderna, el Monumento o Fuente del Torico (1858). Se trata de una alta columna rematada por la pequeña escultura de un toro. En los bajos de la plaza se encuentra un aljibe medieval del siglo XIV. En uno de los laterales, está uno de los mejores ejemplos de la arquitectura neomudéjar del siglo XX, la Casa de Textiles El Torico. Recibe su nombre por el negocio que acogió su planta baja tras su construcción a principios de siglo.

Otro gran ejemplo de patrimonio que ver en Teruel de arquitectura neomudéjar es la Escalinata. Esta obra de principios de siglo XX todavía sirve como punto de unión entre la zona alta de la ciudad y la estación de trenes. Destaca por su espectacular trazado y por su relieve alusivo a la historia de los amantes, obra del escultor Aniceto Marinas.

Qué ver en Teruel, pues su Escalinata
La Escalinata

Cerca de la catedral, en el edificio del antiguo Palacio Episcopal, se encuentra el Museo de Arte Sacro. En su interior se exponen obras de estilo románico, renacentista y gótico. El otro gran centro expositivo es el Museo de Teruel, en la antigua Casa de la Comunidad. Repasa la historia local mediante una colección de piezas arqueológicas de gran valor. Entre toda su colección sobresalen aquellas piezas realizadas en Cerámica de Teruel, con ricas decoraciones en las que habitualmente se funden elementos cristianos, judíos y musulmanes.

Y ya por último, terminando con lo que ver en Teruel, queda el disfrute de una de las mejores panorámicas del lugar. Se ubica a través del camino de Santa Bárbara al Mirador de los Mansuetos, donde disfrutará de una vista y un entorno incomparables.

Una vez disfrutado todo lo que ver en Teruel capital, descubre otros destinos de la provincia así como el turismo activo turolense.

Imprescindibles

acueducto teruel
Acueducto Los Arcos
escalinata teruel
La Escalinata

Datos prácticos

Coordenadas

40° 20′ 37″ N, 1° 6′ 26″ W

Distancias

Zaragoza 171 km, Valencia 140 km, Madrid 303 km.

Aparcamiento

Estación de autobuses, calle Joaquín Arnau, calle San Martín y La Glorieta.

Altitud

915 m.

Habitantes

35 961 (2013).

Otras fiestas que ver en Teruel son: Semana Santa, Fiestas del Ángel (principios de julio).

Otros eventos que ver en Teruel son: Bodas de Isabel de Segura (fin de semana más cercano al 14 de febrero), Sermón de las Tortillas (martes de Pascua).

Cerámica de Teruel (artesanía El Tozal).

Otros destinos próximos


About the author

Otras noticias de interés
[vc_row][vc_column][vc_custom_heading text="La peña que fue capital del `tigre del Maestrazgo´" font_container="tag:h2|text_align:left|color:%23000000" google_fonts="font_family:PT%20Sans%20Narrow%3Aregular%2C700|font_style:700%20bold%20regular%3A700%3Anormal"] [vc_column_text]La impactante vista Más información
[vc_row][vc_column][vc_custom_heading text="Arquitectura Mudéjar y judía en un señorío de conspiradores" font_container="tag:h2|text_align:left|color:%23000000" google_fonts="font_family:PT%20Sans%20Narrow%3Aregular%2C700|font_style:700%20bold%20regular%3A700%3Anormal"] [vc_column_text]Esta localidad entró en Más información
[vc_row][vc_column][vc_custom_heading text="Arqueología ibérica y portales capillas en un pueblo inmaculado" font_container="tag:h2|text_align:left|color:%23000000" google_fonts="font_family:PT%20Sans%20Narrow%3Aregular%2C700|font_style:700%20bold%20regular%3A700%3Anormal"] [vc_column_text]Este pueblo turolense Más información
[vc_row][vc_column][vc_custom_heading text="Quizá el pueblo más bonito de España" font_container="tag:h2|text_align:left|color:%23000000" google_fonts="font_family:PT%20Sans%20Narrow%3Aregular%2C700|font_style:700%20bold%20regular%3A700%3Anormal"] [vc_column_text]Ubicado en Teruel, se trata Más información
[vc_row][vc_column][vc_custom_heading text="La ciudad de la histórica Concordia" font_container="tag:h2|text_align:left|color:%23000000" google_fonts="font_family:PT%20Sans%20Narrow%3Aregular%2C700|font_style:700%20bold%20regular%3A700%3Anormal"] [vc_column_text]Nudo de comunicaciones desde la antigüedad, Más información