Qué ver en Calaceite

Arqueología ibérica y portales capillas en un pueblo inmaculado

Este pueblo turolense se halla en la llamada Franja Aragonesa, en la que se habla tanto castellano como catalán. Posee una inusual concentración de yacimientos ibéricos, así como un casco urbano extraordinariamente bien preservado. Los portales-capillas su mayor singularidad urbanística. No te pierdas la historia y lo mejor que ver en Calaceite.

Planifica tu escapada a Calaceite

Lo que ver en Calaceite compone un conjunto bello e intrincado, con muchos lugares de interés. Se puede emplear incluso un día completo en disfrutar de ellos. Para los viajeros que provienen de Cataluña puede ser una buena base para pernoctar y hacer excursiones de día al Parque natural de Beceite. También son interesante localidades próximas como Valderrobres, Alcañiz o Calanda. Asimismo, visitar Teruel capital siempre es una buena alternativa.

Además, el las páginas sobre comer y dormir en Calaceite tienes una selección de restaurantes y hoteles.

¿Quieres conocer este sitio?

Para saber apreciar lo que ver en Calaceite cabe repasar su pasado. De este llama la atención su gran concentración de yacimientos arqueológicos. En el barranco del Calapatá de Cretas se localizaron las pinturas rupestres de Roca de los moros. También se encontraron elementos similares en Vallrovira. Mientras tanto, en Cañaret de Pallisetes hay un sepulcro colectivo del Neolítico.

A un kilómetro de Calaceite, en el extremo de la Sierra de San Cristóbal, hubo un poblado íbero entre el siglo V y III a. de C. Estaba fortificado con foso, torres y muralla. Hoy se conoce al lugar como Yacimiento de San Cristóbal. Los romanos lo destruyeron hacia el 200 a. de C. No lejos se halla el poblado ibérico del Tossal de Redó. Está compuesto por dos conjuntos de los siglos VII y VI a. de C.

Otro asentamiento ibérico fortificado que ver en Calaceite se denomina els Castellans y fue habitado entre los siglos IV y II a. de C. Además, se han localizado otros en Humbries y Les Ferreres. En la necrópolis de este último poblado se halló el célebre caballo de bronce denominado Thymiaterion, que actualmente se encuentra en el Museo Arqueológico Nacional.

Tras las época romana y árabe, en el primer tercio del siglo XII, Alfonso II de Aragón reconquistó Calaceite por primera vez. Sería recuperada hasta en dos ocasiones por los musulmanes en las décadas siguientes. Esto da idea de la importancia estratégica de Calaceite sobre una amplia zona cerealista y olivarera.

Tras ser posesión de varios señores feudales, que no conseguían asegurar la localidad, a comienzos del siglo XIII se entregó al obispado de Tortosa. Sin embargo, de nuevo cambió de señor en 1271. Se enconmendó su defensa y repoblación a la Orden de Calatrava, que otorgó a sus pobladores una atractiva carta puebla. En 1420 fue devuelta al obispado de Tortosa. Este mantuvo Calaceite bajo su jurisdicción hasta 1823.

Antigua panorámica de Calaceite
Antigua panorámica de Calaceite.

En 1640, durante la Sublevación de Cataluña, Calaceite se resistió al ataque franco-catalán, siendo devastada. En los años siguientes experimentó una poderosa recuperación, producto del comercio del aceite. Durante la Guerra de Sucesión, se posicionó con el bando de los Habsburgo. De esta forma volvió a ser destruida, en esta ocasión por las tropas borbónicas.

También durante el siglo XIX vivió una gran intensidad bélica. Por entonces los beligerantes eran los carlistas y tropas del gobierno central. Por tal motivo cambió de manos múltiples veces. Finalmente, en julio de 1936, numerosos vecinos trataron de oponerse a los milicianos anarquistas venidos de Barcelona. Se produjeron numerosos asesinatos, así como el incendio del ayuntamiento y la iglesia parroquial. La posterior colectivización de las tierras y un descenso de la producción agropecuario generaron una crisis hoy no superada.

Tras esto, lo mejor que ver en Calaceite.

El casco urbano de Calaceite contiene un elevado número de edificaciones de gran interés. La arquitectura va desde el gótico al barroco. Asimismo, vagar por sus tortuosas calles de trazado medieval es uno de sus mayores atractivos.

Hay dos calles principales donde disfrutar de los espectaculares fachadas. La primera, Maella, con edificios góticos y barrocos. La segunda, la Calle Mayor de Calaceite, en la que está el portal-capilla de la Virgen del Rosario y bellas casas del siglo XVIII.

Una de las singularidades que ver en Calaceite son los portales de acceso a la muralla, sobre los que se construyeron unas capillas en el siglo XVIII. Algunos de los más interesantes son los dedicados a la Virgen del Rosario y a San Antonio.

La Font de la vila suministraba agua potable, por lo que servía como abrevadero y lavadero de ropa comunitario. Esta fuente se aprovisionaba de la bassa, una enorme balsa construida para acumular agua de lluvia. Este hito que ver en Calaceite incluye ahora las piscinas municipales, el polideportivo y una zona de juegos.

Iglesia de la Asunción en Calaceite
Iglesia de la Asunción en Calaceite.

El centro social y lugar más emblemático que ver en Calaceite es la Plaza de España. Posee una forma irregular, con soportales donde se celebran los mercados de los miércoles. Antaño era el sitio donde se impartía justicia. Además, allí se asienta el interesante edificio del ayuntamiento, renacentista de comienzos del siglo XVII. Tiene la particularidad de albergar una cárcel.

Cerca está la Iglesia parroquial de la Asunción (1710), edificio barroco construido con piedra de sillería y en planta salón. Cabe fijarse especialmente en sus puertas, con los trabajos de forja. Asimismo, el objeto de arte de más valor que no fue expoliado durante la historia de Calaceite es su enorme medallón gótico de piedra. Este procede del  anterior templo sobre el que se edificó. El interior de la parroquia es menos interesante, porque fue incendiada en 1936. Enfrente se halla la interesante Casa del Justicia de Calaceite.

Dos casonas locales del siglo XVIII han tenido el privilegio de ser reproducidas en el Poble Espanyol de Barcelona. Son la Casa Jassa, identificable por su celosía y balcón de madera, y la Casa Moix, con una impresionante balconada.

A un kilómetro al sur de Calaceite, en la colina de San Antonio, se encuentra el principal yacimiento íbero del lugar. Merece la pena el desplazamiento, ya que se trata de un Bien de Interés Cultural. Es posible apreciar muy bien el trazado urbano de esta población fortificada.

Una vez disfrutado todo lo que ver en Híjar, descubre otros destinos de la provincia así como el turismo activo turolense.

Imprescindibles

Calles medievales de Calaceite
Calles medievales de Calaceite.
Iglesia de la Asunción en Calaceite
Iglesia de la Asunción en Calaceite.

Datos prácticos

Coordenadas

41° 00′ 57″ N, 0° 11′ 22″ E

Distancias

Teruel 179 km, Zaragoza 139 km, Valencia 317 km, Madrid 411 km.

Aparcamiento

A 300 metros del centro, en el casco antiguo. Espacio para 150 plazas.

Altitud

511 m.

Habitantes

1.131 (2009).

Las principales festividades que ver en Calaceite son las siguientes: Fiesta de San Antonio (17 de enero), Fiesta de Santa Águeda (5 febrero), Fiestas de primavera, Fiesta de San Cristóbal (fin de semana cercano al 10 de julio) y Fiesta Mayor (15 de agosto).

Otras ocasiones notables que ver en Calaceite son la Feria de San Jorge (sobre el 23 de abril) y la Romería a la ermita de San Antonio Abad (1 de mayo).

Alfarería y trabajos de forja.



About the author

España Fascinante usa cookies para asegurarte una experiencia maravillosa. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar