La antigua Abadía del Sacromonte data del siglo XVII. En la actualidad es la residencia de distintos canónigos, así como parroquia y museo eclesiástico. Se encuentra ubicada en la provincia de Granada, en el monte Valparaíso, y se puede acceder hasta ella por el camino de Sacromonte o por el viejo camino del Fargue. Situada en lo alto del barrio que le da nombre y sobre la ribera del río Darro, la Abadía del Sacromonte es una institución que cuenta con nada más y nada menos de 400 años de historia. En todos esos años la abadía ha sido uno de los centros espirituales y de peregrinación más importantes de Andalucía. Así, junto con la Catedral de Granada y la Alhambra, la Abadía del Sacromonte es pieza fundamental en la historia de esta ciudad andaluza.

Historia de la Abadía del Sacromonte

Abadía del Sacromonte

Hay que remontarse hasta el siglo XVI para conocer el inicio de la historia de la Abadía del Sacromonte. Concretamente, en el año 1595 se descubrieron unos hornos que databan de la época romana situados en el monte de Valparaíso. En estos hornos se hallaron los restos y reliquias de San Cecilio, discípulo del Apóstol Santiago y actual patrón de la abadía y de Granada. Se trataba del primer obispo conocido de la ciudad romana de Ilíberis, que más tarde pasaría a conocerse como Granada. También se encontraron los restos de otros compañeros del santo que padecieron martirio cuando tuvieron lugar las persecuciones de Nerón. Cuando el pueblo se enteró de estos hallazgos, comenzaron a peregrinar a este monte. Como consecuencia, el obispo de Granada Don Pedro de Castro mandó construir allí una abadía.

Abadía del Sacromonte

No obstante, no solo se encontraron los restos de los mártires en los hornos romanos, además se localizaron unas placas de plomo escritas en árabe. A éstas placas se las conoce como libros plúmbeos. En ellas se cuentan historias sobre el origen apostólico y árabe de la religión del cristianismo en Granada. La autenticidad de estos libros siempre ha estado unida a la controversia, pero destaca el objetivo con el que fueron llevados a cabo: unir a las comunidades árabes y cristianas. En las placas se relataba que aunque el cristianismo había convivido en dichas tierras tiempo antes que el islam, no había motivo para despreciar a la cultura morisca. El contenido de estos libros plúmbeos fue desautorizado por la Santa Sede. Sin embargo, el valor cultural e histórico que guardan se mantienen como una gran riqueza de la Abadía del Sacromonte, así como su misión de diálogo entre culturas.



Según las inscripciones de estas planchas, San Cecilio sufrió martirio en el lugar en el que ahora se alza la abadía el 1 de febrero del segundo año del imperio romano de Nerón. El descubrimiento de sus restos supuso la peregrinación a las Santas Cuevas, como se llamó posteriormente a los hornos en los que se descubrieron los restos. En el camino de peregrinación se construyeron 1.200 cruces de las que actualmente solo quedan cinco.

Santas Cuevas de la Abadía del Sacromonte

Santas cuevas de la Abadía del sacromonte
Santas Cuevas | Foto: abadiasacromonte.org

De esta manera, entre los años 1595 y 1597 se realizaron las primeras obras en las que se desenterraron las cuevas (u hornos) donde habían tenido lugar los martirios a San Cecilio y sus compañeros en pos de la persecución del cristianismo en Roma. En 1598 el arzobispo de Granada, Don Pedro Castro, crea las capillas de las Santas Cuevas para atender a los peregrinos.

El conjunto de cuevas que aquí aparece está delimitado por un muro de ladrillo con decoración de estrellas y una inscripción con el año de su construcción en 1598.

Abadía del Sacromonte
Una de las capillas de las Santas Cuevas

En la entrada de las Santas Cuevas se encuentra un altar en el que se veneran dos imágenes de cera de los mártires San Víctor y San Leoncio. Tras esto, se desciende por una escalera ubicada bajo el altar hasta llegar a las Santas Cuevas. En estas cuevas se hallan varias capillas.

Abadía del Sacromonte
Otra de las capillas de las Santas Cuevas

Una de ellas es la capilla de la Dolorosa. Otra es la capilla de Piedra, llamada así porque en su interior se encuentra una piedra de enorme tamaño. Según la leyenda popular las mujeres que deseen encontrar marido durante ese año solo tienen que besar la piedra.

Abadía del Sacromonte
San Cecilio | Foto: Facebook Abadía del Sacromonte

La capilla de Santiago es otra de las Santas Cuevas. La tradición cuenta el Apóstol Santiago celebró aquí la primera misa en España, ya que se cuenta que aquí se le apareció la Virgen por vez primera. En esta capilla se guarda un retablo de finales del siglo XVII. Por último, una capillita (conocida también como horno en el que sufrieron martirio los cristianos) protegida con una reja. Tras ella, un busto de San Cecilio así como una cruz que según la leyenda popular llevaba San Juan de Dios mientras pedía limosna por las calles de Granada. Al lado de las cuevas se ubica el cementerio en el que descansan los canónigos.

La abadía, la iglesia y el museo

La abadía del Sacromonte se construyó en el siglo XVII, obteniendo gran relevancia como complejo religioso y cultural. Con los años sufrió una decadencia que condicionó la desaparición del Sacromonte. De éste se conserva la cruz que erigieron los franciscanos. En la actualidad hay partes de la abadía que están siendo restauradas. Sin embargo, una de las zonas que mejor se conserva es el claustro. En los cuatro lados del mismo se puede disfrutar de las galerías con columnas toscanas. Sobre ellas, arcos de medio punto y en medio de estos, tondos con estrellas de Salomón y el escudo de Castro. El claustro mantiene en el centro una gran fuente.

Abadía del Sacromonte
Claustro

La iglesia de San Dionisio es una de las zonas más desconocidas de la Abadía del Sacromonte. Es fruto de una ampliación que tuvo lugar en la abadía en el siglo XIX. Se trata de un edificio de techos altos y ventanales con cristales de colores que evocan imágenes cristianas.

Por su parte, la iglesia Colegiata se terminó de construir en 1610 y está consagrada a la Asunción de María. Cuenta con una planta de cruz latina y está cubierta por coro y bóvedas. En sus muros ven pasar los años numerosas esculturas y pinturas de destacada belleza y valor. Ubicado en una capilla lateral de la iglesia Colegiata se halla el cristo del Consuelo, llamado también Cristo de los gitanos, que data de 1695. Se trata de uno de los pasos más populares de la Semana Santa de Granada.

Abadía del Sacromonte
Iglesia Colegiata

En cuanto al museo, se encuentra en un lateral del patio de la abadía. Se distribuye en cuatro salas en las que descansan muchas obras de arte de artistas que residieron en Granada en los siglos XVI y XVII. Por ejemplo, códices e incunables como uno de los ejemplares de las míticas Crónicas de Núremberg de Hartmann Schedel, así como manuscritos árabes, un mapamundi de Ptolomeo… Especial atención merecen los libros plúmbeos. También se puede ver una abundante colección escultórica y pictórica, como un retrato a Don Francisco de Saavedra por Francisco de Goya o La Virgen de la Rosa, obra de Gérard David, conocido como uno de los mayores representantes de la pintura flamenca.