Fusilamientos del 3 de Mayo

¿Quieres ver las historias precedentes sobre los sucesos de 1807 y 1808?: 1) El Proceso de El Escorial (octubre de 1807), 2) El Motín de Aranjuez (marzo de 1808), 3) La primera resistencia contra los franceses (abril de 1808) y 4) Levantamiento de los madrileños con Daoiz y Velarde (2 de mayo de 1808).

General Murat
General Murat

El general Murat describió en una carta al nuevo rey de España José Bonaparte el levantamiento del 2 de mayo, anunciándole las medidas que había tomado:

“El pueblo de Madrid se ha levantado en armas, dándose al saqueo y a la barbarie. El ejército demanda venganza. Todos los saqueadores han sido detenidos y serán fusilados”.

Rey Jose I Bonaparte
Rey José I Bonaparte

Esa misma tarde comenzó una búsqueda implacable de cualquiera que pudiera haber participado en el motín: registros de viandantes y entrada en domicilios. Aquellas personas con indicios de haber disparado un fusil o haber sido heridos eran detenidas y encerradas. Incluso eran detenidos aquellos a los que se les encontraba durante el registro una navaja u otro objeto cortante. Se dio la circunstancia de que muchas de las patrullas que realizaron los registros y las detenciones fueron mixtas, participando en ellas soldados españoles. Se hizo así porque el capitán general de Madrid —Francisco Javier Negrete— trató la insurrección del dos de mayo como un alboroto.

levantamiento mayo

Entre los muertos del levantamiento del 2 de mayo estaba Manuela Malasaña, una joven bordadora que era muy popular por su belleza y simpatía. Existen dos versiones la muerte de la joven Malasaña. La primera la sitúa junto a su padre en la defensa del Parque de Artillería de Monteleón, donde murió. Otra versión relata que Manuela estuvo encerrada cosiendo en el taller hasta que finalizaron los combates y después regresó sola a su casa. En el camino fue detenida por una patrulla francesa que abusó de ella mientras la registraba. Hallaron en su poder unas tijeras —útil necesario en su profesión— que fueron consideradas instrumento ofensivo y acabaron por provocar su ajusticiamiento. Se da la paradoja de que María era la hija del panadero francés Jean Malesange, que había españolizado su apellido como “Malasaña” y que era vecino de Madrid.

Manuela Malasana
Manuela Malasaña

Ninguno de los detenidos tuvo la ocasión de resultar juzgado. Pocas horas después de las detenciones, hacia las cuatro de la madrugada del 3 de mayo, las tropas francesas fueron sacando a los detenidos de los distintos lugares en que habían sido encerrados y trasladándolos a diversos puntos de la periferia de la ciudad para ajusticiarlos. Los prisioneros elegidos para los fusilamientos del 3 de mayo fueron sacados en cuatro grupos y ejecutados en distintos lugares de lo que entonces era el extra-radio de Madrid.

Unos detenidos durante el levantamiento del 2 de mayo fueron llevados al paseo del Prado y fusilados en lo que a partir de entonces fue llamado “Campo de la Lealtad”. En 1849 se inauguró el llamado Obelisco del Dos de Mayo, en el que actualmente se recuerdan a todos los caídos por España en distintos conflictos.

Otros prisioneros fueron sacados de la ciudad a través de la Puerta de Alcalá, siendo fusilados en sus inmediaciones (en algún lugar próximo a la entrada del parque del Retiro).

Un tercer contingente fue trasladado al campo de La Moncloa. Fueron fusilados en los alrededores del lugar donde actualmente está el Arco de Victoria, llamado popularmente Arco de la Moncloa.

monumento campo de la lealtad
Monumento del Campo de la Lealtad

Finalmente, para llegar a un determinado número de ejecutados, un grupo de cuarenta y dos presos fueron elegidos por sorteo. A estos se le añadió un preso seleccionado personalmente por el general Murat. Los 43 elegidos fueron trasladados al sitio conocido como “Los altos de San Bernardino”; conocidos también como “La Montaña del Príncipe Pío” por haber sido propiedad del príncipe Pío de Saboya. Allí se les obligó a cavar una fosa y después serían fueron fusilados.

cementerio de la florida
Lápida del Cementerio de La Florida

En el cementerio de la Florida se ha colocado una lápida en honor de los muertos durante los fusilamientos del 3 de mayo. Al otro lado de la colina, en los actuales jardines de Ferraz se levanta también un monumento en honor de los resistentes.

Se cree que Francisco de Goya —que vivía muy cerca de la Puerta del Sol— allí situó los hechos que plasmó en su cuadro Fusilamientos del tres de mayo. Cuando en 1814 el pintor realizó la solicitud por escrito a la censura para que le autorizasen a pintar el cuadro,  escribió que sintió “ardientes deseos de perpetuar por medio del pincel las más notables y heroicas acciones o escenas de nuestra gloriosa insurrección contra el tirano de Europa”.

cuadro fusilamientos 3 de mayo de goya

En 1860 el Gobierno de ideología liberal ordenaría levantar en ese lugar el llamado Cuartel de la Montaña; se trataba de una construcción militar que reafirmó las connotaciones trágicas del lugar donde se produjeron algunos de los fusilamientos del 3 de mayo.

El 18 de julio de 1936 ese lugar de la Montaña de Príncipe Pío fue escenario de una carnicería muy todavía mayor a la de 1808. Pues el cuartel fue la base de los militares sublevados en Madrid; tras ser asaltado por los milicianos republicanos se produjo una terrible masacre de los soldados capturados. Una de las imágenes más terribles de la Guerra Civil de 1936 es la foto de los soldados fusilados, con los cuerpos tirados por el suelo del Cuartel de la Montaña.

Fusilados asalto Cuartel Montaña
Fusilados tras el asalto al Cuartel de la Montaña.

Años después de finalizada la Guerra Civil ese trágico edificio sería demolido, permaneciendo el solar como un parque público al que se le trató de alejar de tan trágicas connotaciones.

templo debod
Templo de Debod en la Montaña del Principe Pío

En aquel histórico emplazamiento se encuentra actualmente el Templo de Debod. Se trata de un templo del Antiguo Egipto, obsequiado por ese país a España en 1968.

En el lugar se ha inscrito el nombre de cuatrocientas diez personas que murieron en los combates del 2 de Mayo y en los fusilamientos del 3 de mayo de 1808. Entre los  nombres registrados figuran los de 57 mujeres y 13 niños.

Curiosamente durante los combates y a causa de los fusilamientos del día siguiente sólo fallecieron 40 militares españoles. Como es sabido, los militares españoles recibieron la orden del capitán general Francisco Javier Negrete de no intervenir; sólo el grupo de militares liderado por Daoíz y Velarde le desobedeció.

Texto de Ignacio Suárez-Zuloaga e ilustraciones de Ximena Maier.

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar