Nuestra niñez y juventud han estado marcadas por esas canciones que no parábamos de escuchar una y otra vez: de fiesta, en la radio, en la televisión... Nunca te cansabas de oírlas. Seguro que llegaste a cantarlas gritando a pleno pulmón o. Continuar leyendo