Los mejores miradores de la Alhambra de Granada

mejores miradores alhambra

Granada, una de las ciudades más visitadas de España, merece ser contemplada desde todos los puntos posibles, al igual que su monumento estrella: la Alhambra. Rescoldo del pasado musulmán de la región, esta construcción transmite todo el encanto y misterio del pueblo andalusí. Estos son algunos de los mejores miradores de la Alhambra.

El mirador de San Cristóbal, vistas desde El Albaicín

Mirador de San Cristobal
Vistas desde el mirador de San Cristóbal en Granada. | Shutterstock

El mirador de San Cristóbal se corresponde con una hermosa construcción musulmana amurallada del siglo XI en lo alto del barrio de El Albaicín. Su excelente posición lo proclama uno de los mejores miradores de la Alhambra.

Sin embargo, no es esta la única construcción interesante que puede contemplarse desde su panorámica. También pueden divisarse otros edificios históricos como el palacio de Dar al Horra, la iglesia de San Cristóbal o la antigua muralla zirí, además de la cueva de la Retama, cuna del baile flamenco granadino.

El mirador de Alixares, un rincón tranquilo

mirador de Alixares
Mirador de Alixares. | Shutterstock

Gran desconocido para la mayoría de los visitantes, el mirador de Alixares permite una hermosa visión de la maravilla granadina desde un ambiente tranquilo. Atravesando el paseo de Sabika y adentrándonos en un sendero barnizado por árboles, solo un breve paseo separa la zona urbana del mirador. Desde su posición, puede verse la torre de la Vela y la Alcazaba de la Alhambra, además de un frondoso paisaje con la visión de Sierra Nevada como horizonte.

El mirador de San Miguel Alto, el más alto de Granada

mirador de San Miguel Alto
Vistas desde el mirador de San Miguel Alto. | Shutterstock

Ubicada en la zona más alta de Granada, concretamente en el cerro de San Miguel, el mirador de San Miguel Alto constituye uno de los mejores en cuanto a perspectiva. Aunque el tramo para llegar al mirador tenga un desnivel importante, el esfuerzo por alcanzar la cima merece la pena el esfuerzo.

La recompensa por conquistar su altura consiste en una espectacular visión de la Alhambra, enmarcada por la belleza de la ciudad. Con sus arboledas tapizando las faldas de las murallas y las cimas de los cerros. Ningún detalle de la ciudad puede esconderse desde este mirador.

Los miradores de la Vereda de Enmedio, un paseo por el Darro

Mirador de la Vereda de Enmedio
Mirador de la Vereda de Enmedio. | Shutterstock

Siendo una zona restringida para coches privados (a excepción de los residentes), al mirador de la Vereda de Enmedio solo puede accederse andando a través de la cuesta de los Chinos, situada en el interior del barrio de Sacromonte.

Allí, los miradores dispuestos por el valle del río Darro permiten una visión perfecta de la Alhambra y del Generalife. La zona dispone de varios bancos repartidos por todo el itinerario para tomar un descanso si es necesario.

El mirador de Carmen de los Mártires, el mirador más completo

Carmen de los Mártires
Patio nazarí en el mirador de Carmen de los Mártires. | Shutterstock

Este mirador es uno de los más extensos y completos de la Alhambra. El lugar, con su tamaño superior a siete hectáreas, posee su propio palacete, jardines románticos parisinos e ingleses y huertos nazaríes. Repleto de lagos, fuentes y puentes, el mirador de Carmen de los Mártires constituye en sí mismo un lugar digno de visitar. Pero es que, además, ofrece unas vistas extraordinarias de la ciudad.

El mirador del Generalife

Jardines Generalife
Jardines del Generalife. | Shutterstock

Este mirador está situado en el propio palacio del Generalife, concretamente en el patio de la acequia del Generalife. La torre, de construcción nazarí, dispone de tres ventanas en el muro principal y dos en los flancos desde donde poder admirar la Alhambra.

Pero, por supuesto, el palacio del Generalife dispone de una belleza propia. Los paneles de yeso que conserva la construcción responden a las preferencias de los distintos monarcas residentes. No obstante, el lema de la familia real nazarí que vivió entre sus muros sigue esculpido para deleite de los visitantes: “No hay vencedor, sino Dios”.

El mirador de San Nicolás, el más famoso de Granada

Mirador de San Nicolás
Vistas de la Alhambra desde el mirador de San Nicolás. | Shutterstock

Uno los mejores miradores de la Alhambra y que no podía faltar en esta lista es el de San Nicolás, probablemente el más popular de ellos. Este mirador ofrece una visión espacial de todo el complejo de la Alhambra.

Es una de las zonas más famosas del barrio de El Albaicín y, por tanto, una de las más concurridas. Su visita es siempre recomendable, pero, siempre lleno de artistas callejeros y música sonando, lo es más aún para aquellos a los que les gusta el ambiente festivo.

El mirador Morente, un lugar habitual para los granadinos

mirador Morente
Vistas desde el mirador Morente. | Shutterstock

El mirador Morente es uno de esos lugares alejados del bullicio, pero que ofrecen excelentes vistas de monumentos históricos. Por supuesto, la Alhambra es uno de ellos, pero también destacan otras construcciones visibles desde allí. Es el caso de la Abadía de Sacromonte y La Cartuja. Se trata de un rincón muy transitado en la vida cotidiana de los granadinos y que está muy cerca del parque Cármenes de San Miguel.

El mirador de Santa Isabel la Real, perfecto para ir con niños

Mirador de Santa Isabel la Real
Mirador de Santa Isabel la Real. | Wikimedia

El mirador de Santa Isabel la Real tiene unas vistas muy similares a las del mirador de San Nicolás. Sin embargo, cuenta con una atmósfera más tranquila que el anterior. Perfecto para pasear o leer al mismo tiempo que disfrutar de un paraje mágico de nueva construcción. Asimismo, este lugar posee bastantes bancos y una fuente central, además de algunos pasatiempos infantiles. Esto lo convierte en un rincón ideal para ir con niños pequeños.

El mirador del Padre Manjón, una perspectiva diferente

mirador del Padre Manjón
Vistas de la Alhambra desde el mirador del Padre Manjón. | Shutterstock

Nada mejor para cerrar esta lista que el mirador del Padre Manjón. Este conocido mirador otorga una perspectiva muy diferente al resto. Sus paseos empedrados flanqueados por el río Darro permiten contemplar la construcción desde abajo. Una ocasión única para pasear por las faldas de la Alhambra y admirar su imponente altura. Apodado “el Paseo de los Tristes”, es considerado uno de los rincones más especiales de Granada.