Qué ver en Valladolid

Capital de Castilla y del barroco

La capital castellanoleonesa es la ciudad del Pisuerga, aunque está también atravesada por su afluente, el Esgueva. Siglos atrás llegó a ser cabeza de España. Sus modernos edificios ocultan extraordinarias muestras de arquitectura y arte, especialmente barrocos. Aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, conoce la historia y lo mejor que ver en Pucela.

Planifica tu escapada a Valladolid

La gran cantidad de edificios y museos interesantes que hay que ver en Valladolid requieren un fin de semana completo. Una cualidad curiosa de Pucela es que no tiene una casco histórico compacto. Sin embargo, esta dispersión no resta interés al conjunto dominado por el Pisuerga.

No faltan lugares cercanos para alargar la excursión. Hacia el sur se extiende Simancas y Tordesillas. Por otro lado, al norte queda el interesante Canal de Castilla y la ciudad de Palencia. Mirando al oeste se puede hacer un circuito por autopista hasta Medina de Rioseco. Finalmente, en el sur aguarda Urueña «el pueblo de los libros».

Por otro lado, Valladolid es una de las ciudades de España con mejor gastronomía. Tanto de plato como de tapa, hay excelentes restaurantes y bares, así como hospedajes. Para no fallar al respecto, aquí están las páginas especializadas sobre Dormir y Comer en Valladolid. Por último, no hay que pasar por alto las posibilidades de turismo activo de la provincia vallisoletana.

¿Quieres conocer este sitio?

Antes de ir a lo que ver en Valladolid capital, conviene repasar brevemente su historia. Existen indicios de asentamientos desde el paleolítico Inferior hasta la época de dominio musulmán. Sin embargo, la historia de Pucela no se inició hasta 1074. Entonce, esta pequeña aldea fue entregada por Alfonso VI al conde de Saldaña y Carrión, Pedro Ansúrez. Desde finales del siglo XIII, durante la regencia de doña María de Molina, se convirtió en la capital de Castilla. De este modo, fue dotada de ferias y Fuero Real (1255), así como de una universidad, la Real Audiencia y Chancillería o Casa de la Moneda.

Durante 1469, Isabel de Castilla y Fernando de Aragón celebraron nupcias en el Palacio de los Vivero. Bajo el reinado de los Reyes Católicos, la ciudad vivió una etapa de gran dinamismo universitario. Tal proceso culminó en la creación de los colegios Mayores de Santa Cruz, por el Cardenal Mendoza, y San Gregorio, por Fray Alonso de Burgos. Con ello se tornó en un semillero clave para la burocracia moderna.

Carlos I eligió Valladolid como capital política de España y del Imperio. Más tarde, en 1500, se estableció en la ciudad la Inquisición, que organizaría numerosos autos de fe. Seis años después la ciudad vio morir a Cristóbal Colón. Su Casa-Museo es uno de los grandes hitos que ver en Valladolid hoy día. Llegado 1527, nació en Pucela el futuro rey Felipe II. Este, en 1560, trasladó la capitalidad a Madrid, pese a lo cual, en 1595, concedió a la localidad castellanoleonesa el título de ciudad.

Por otra parte, Felipe III reinstaló en Valladolid la corte entre 1601 y 1606. Sin embargo, con el nuevo traspaso de esta a Madrid se inició un largo proceso de decadencia. La recesión pucelana solo se vio mitigada a partir de 1670 con la implantación de talleres textiles.

El Campo Grande de Valladolid antes
El Campo Grande

Durante el siglo XIX la ciudad fue tomada sucesivamente por los franceses (1808-1812) y las tropas carlistas (1837). Por suerte, a partir de 1830 se reactivaron el comercio y la administración. La llegada del ferrocarril en 1860 acabaría de impulsar este proceso de crecimiento. Tal transición contribuyó a cambiar la estructura interna de la ciudad. Así, se abrieron más calles, plazas y jardines, como el de Poniente, reformándose el Campo Grande y encauzándose. Además, el desvío del río Esgueva puso punto final a las continuas y problemáticas inundaciones.

Ya en el siglo XX, Valladolid apoyó desde el principio al bando franquista durante la Guerra Civil. Durante el transcurso del conflicto se convirtió en la sexta ciudad más bombardeada. Hoy día la ciudad ha vivido un proceso de reactivación económica que ha motivado el crecimiento de la población y la ampliación de su perímetro urbano. Por ello, se ha configurado como una moderna ciudad de servicios. Por otro lado, se ha consolidado como la capital del rugby español gracias a sus dos equipos, el VRAC y El Salvador.

A continuación, no te pierdas lo mejor que ver en Valladolid capital.

La capital vallisoletana contiene bellos edificios pertenecientes a los periodos gótico tardío, renacmiento y barroco. Estos elementos centrarán gran parte del recorrido por lo que ver en Valladolid. Arranca el paseo por el Parque de Campo Grande, de traza decimonónica y repleto de rincones encantadores. El parque es escenario de la última novela de Miguel Delibes El Hereje.

Cerca se halla el Real Colegio de Agustinos Recoletos (1759), obra neoclásica de Ventura Rodríguez. Al tiempo, el Museo Oriental posee la mejor colección de arte chino de España. Otro espacio destacable es el Monumento a Colón. De allí parte la acera de Recoletos, que concentra varios edificios modernistas y eclécticos. En sus proximidades encontramos la Casa Museo de Cervantes, en la que vivió el escritor entre 1603 y 1606.

En el otro extremo del parque se halla la plaza de Zorrilla, por el escritor oriundo de Pucela. Allá se enclava la Academia de Caballería (1927), de estilo ecléctico. Frente a ella, el Monumento a los Cazadores de Alcántara, obra de Mariano Benlliure en 1931, se ha consolidado como uno de los grandes lugares que ver en Valladolid.

Tomando la calle María de Molina hacia la plaza de Poniente se encuentran el Teatro Lope de Vega (1861), así como el Convento de San Joaquín y Santa Ana. Tal fundación, cisterciense de mediados del siglo XII, se reconstruyó a finales del siglo XVIII por Sabatini. Dentro conserva varias pinturas de Goya y Bayeu, además de un pequeño museo con esculturas de Gregorio Fernández o Pedro de Mena.

En la Calle Santiago, mayor arteria comercial que ver en Valladolid capital, está el antiguo Convento de las Comendadoras de Santa Cruz. El conjunto se compone por una iglesia barroca de siglo XVIII, rehabilitada como sala de exposiciones, y un bello claustro del siglo XVI, actualmente un centro comercial. Más adelante se halla la Iglesia de Santiago. De estilo gótico tardío, su interior guarda el Retablo de la Epifanía de Alonso de Berruguete.

Al final de la vía se encuentra la Plaza Mayor de Valladolid, construida en 1561 tras el incendio que asoló la ciudad. En su flanco norte se eleva el Ayuntamiento, un edificio de principios de siglo coronado por la torre del reloj. Frente a él queda el Teatro Zorrilla mientras que en el centro de la plaza se sitúa la estatua del conde Ansúrez. Siguiendo por la calle Ferrari se llega a la Plaza de la Fuente Dorada, uno de los lugares más emblemáticos que ver en Valladolid capital.

Al continuar por la calle Teresa Gil se accede a la Iglesia del Salvador. Tal templo, manierista de mediados del siglo XVI, esconde la Capilla de San Juan Bautista. Dicho espacio conserva un tríptico flamenco de gran interés. Muy cerca se halla el comercial Pasaje Gutiérrez (1885).

En la calle Arribas se encuentra el mayor templo que ver en Valladolid. Es, como no, la Catedral de Nuestra Señora de la Asunción. Fue encargada por Felipe II a Juan de Herrera en 1578. No obstante, nunca se llegaría a completar por la muerte de ambos y los problemas económicos posteriores. Durante 1730, Churriguera intervino en la fachada principal, mientras que la torre construida en origen se hundió en 1841. Ignorando el proyecto de Herrera, se levantó la actual torre al lado contrario de donde se ubicaba la original.

Del interior de la Catedral de Nuestra Señora de la Asunción destaca la Capilla Mayor, con un retablo manierista de Juan de Juni (1562). Asimismo, el conjunto cuenta también con un Museo Diocesano y Catedralicio, donde se pueden ver extraordinarias muestras de arte sacro de los siglos XIII al XVIII.

iglesia santa maria antigua
Iglesia de Santa María la Antigua

Próximo a la catedral se encuentra el edificio de la Universidad de Valladolid, con una recargadísima portada del siglo XVIII. La construcción original correspondía al gótico tardío, pero fue ampliada entre los siglos XVIII y XX. Por la calle de la Librería se llega al Colegio de Santa Cruz (1483) en el que destaca la portada plateresca y el patio interior, reconstruido en 1603 según estilo renacentista, así como su valiosa biblioteca.

Volviendo hacia la Universidad toca dirigirse a la Iglesia de Santa María la Antigua. Del primitivo templo, del siglo XI, se conservan la torre, rematada en capitel piramidal. Asimismo, este vetusto monumento que ver en Valladolid hace gala de un pórtico del siglo XIII. La iglesia actual, que destaca por su elegancia y su belleza, es un edificio gótico del siglo XIV. Fue reforzado con arbotantes y contrafuertes en el siglo XVI por el gran arquitecto Gil de Hontañón.

En la calle de las Angustias se encuentra, además de la Iglesia del mismo nombre, el Teatro Calderón, edificio neoclasicista inaugurado en 1864. Dicho espacio es la sede del festival de cine Seminci. Por la calle Platerías llegamos a la Iglesia de la Vera Cruz. Se trata de un templo barroco del siglo XVI cuyo interior aloja varios pasos procesionales destacados de Gregorio Fernández.

Después, la calle de Felipe II desemboca en la Iglesia del Convento de San Pablo, de impresionante fachada gótico tardía. Su interior, de una sola nave y con capillas abiertas entre contrafuertes, acoge un espléndido Cristo yacente de Gregorio Fernández. En la misma plaza se alza el que fuera Palacio Real, actual sede de la Capitanía General (s. XVII), con un interesante y amplio patio principal. A la explanada se asoma también el Palacio de los Pimentel, edificio renacentista reconocible por la ventana plateresca en esquina. En la construcción, ahora sede de exposiciones temporales y de la Diputación Provincial, nació Felipe II.

Al lado de la iglesia de San Pablo se encuentra el Museo Nacional de Escultura, que reúne tallas en madera policromada y de tema religioso. En general, son procedentes de conventos afectados por las desamortizaciones del siglo XIX. La rica colección destaca por los pasos procesionales de Semana Santa, que tanto prestigio han dado a esta festividad religiosa en Valladolid. Por otro lado, el museo ocupa varios edificios: el Colegio de San Gregorio, el Palacio de Villena, la Casa del Sol o palacio de conde de Gondomar y la iglesia de San Benito el Viejo.

Con todo, la sede principal queda en el Colegio de San Gregorio (1484-1496), un magnífico edificio de estilo gótico hispano-flamenco. Su espléndida portada, atribuida a Gil de Siloé, está profusamente decorada con motivos heráldicos y escenas simbólicas. También es de interés el patio y la capilla funeraria de fray Alonso. Frente al Colegio se alza el Palacio de Villena (s. XVI), de austera fachada. El edificio fue sede del Gobierno Civil y hoy alberga espectacular Belén napolitano de principios del siglo XVIII formado por más de 600 figuras.

La Casa del Sol (siglo XVI) destaca su portada plateresca, en la que un gran astro remata el escudo nobiliario del conde de Gondomar. Anexa se encuentra la Iglesia de San Benito el Viejo. Dicho templo que acoge una colección de copias de esculturas griegas y romanas provenientes del antiguo Museo de Reproducciones Artísticas de Madrid. Gracias a ello se ha hecho un hueco entre lo mejor que ver en Valladolid capital.

Continuando por la calle de San Quirce y después por la de San Ignacio, se alcanza el Palacio de Fabio Nelli, de estilo clasicista y construido en 1576. Hoy día alberga el Museo de Valladolid. Cerca está el Palacio de los Marqueses de Valverde, del siglo XVI con añadidos barrocos del XVIII, dotado con ventanas angulares y estípites antropomorfos en torno al ventanal central. Según cuenta la leyenda, los rostros corresponderían a la marquesa y a un paje que fue su amante. Al otro lado de la calle se alza la Iglesia de San Miguel, de finales del s. XVI, cuyo interior alberga varias tallas de Gregorio Fernández, así como un retablo barroco en la capilla de la Buena Muerte.

Por otro lado, el Monasterio de San Benito el Real, levantado a finales del siglo XIV sobre el solar del antiguo palacio del rey Juan I, fue el convento benedictino más importante de España. Tal motivo es suficiente para que sea uno de los lugares que ver en Valladolid sí o sí. Su Iglesia, gótica y construida entre 1499 y 1515, está precedida por un pórtico rematado por Gil de Hontañón. Adosadas quedan las dependencias monacales y el Patio Herreriano.

Cerca de San Benito se ubica el Mercado del Val. Tal construcción de finales del siglo XIX se inspira en Les Halles de París. Se trata de un espacio cuya planta longitudinal de 112 metros constituye un espléndido ejemplo de la arquitectura industrial y del hierro. En el otro lado del río está el Museo de la Ciencia, un moderno edificio metálico proyectado por Rafael Moneo y Enrique de Teresa. Cuenta con un planetario digital y varias exposiciones interactivas relacionadas con el mundo de la ciencia y la investigación. Con él concluye el recorrido por los mejores lugares que ver en Valladolid capital.

Imprescindibles

Academia de Caballería de Valladolid
Academia de Caballería
Dónde dormir en Valladolid
Ayuntamiento

Datos prácticos

Coordenadas

41° 39′ 7.13″ N, 4° 43′ 42.82″ W

Distancias

Burgos 120 km, Salamanca 112 km, Segovia 111 km, Madrid 189 km.

Aparcamiento

Se recomienda aparcar en las proximidades de Campo Grande, donde hay varios parkings de pago. Por ejemplo, en la Estación de tren.

Altitud

698 m.

Habitantes

309 714 (2013).

He aquí las mejores fiestas que ver en Valladolid: Semana Santa de Valladolid (de Interés Turístico Internacional) y San Pedro Regalado (13 de mayo). Además, Feria y fiestas de la Virgen de San Lorenzo (primera semana de septiembre).

Aprovechando que el pisuerga pasa por Valladolid, estos son otros eventos notables que ver en Valladolid. Festival Internacional de Teatro y Arte de Calle (mayo) o Feria de Artesanía y Cerámica (septiembre, durante las Fiestas de San Mateo). También, Feria Internacional de Muestras (septiembre), SEMINCI. Semana Internacional de Cine (octubre) y Feria de Turismo de Interior (INTUR, noviembre).


About the author

Otras noticias de interés
[vc_row][vc_column][vc_column_text]En plena provincia de Valladolid se haya esta importante villa vitivinícola. Denominada la "Cuna del Más información
[vc_row][vc_column][vc_column_text]Puramente castellano, Montemayor de Pililla se sitúa en una gran ubicación. Apenas a 30 kilómetros Más información
[vc_row][vc_column][vc_custom_heading text="El lujo de un terrateniente romano en el centro de Castilla" font_container="tag:h2|text_align:left|color:%23000000" google_fonts="font_family:PT%20Sans%20Narrow%3Aregular%2C700|font_style:700%20bold%20regular%3A700%3Anormal"] [vc_column_text]En Más información
[vc_row][vc_column][vc_custom_heading text="El Castillo de los honores perdidos" font_container="tag:h2|text_align:left|color:%23000000" google_fonts="font_family:PT%20Sans%20Narrow%3Aregular%2C700|font_style:700%20bold%20regular%3A700%3Anormal"] [vc_column_text]Al sureste de Valladolid, muy cerca Más información
[vc_row][vc_column][vc_custom_heading text="La feria más principal y su fortaleza emblemática" font_container="tag:h2|text_align:left|color:%23000000" google_fonts="font_family:PT%20Sans%20Narrow%3Aregular%2C700|font_style:700%20bold%20regular%3A700%3Anormal"] [vc_column_text]El lugar tuvo un Más información