Que ver en Briviesca

Capital de la comarca de la Bureba

Briviesca ha desarrollado su historia gracias a su condición geográfica de cruce de calzadas romanas, paso obligado a Santiago y Corredor de la Bureba, tránsito entre la Meseta y el Cantábrico. Tradicional lugar de parada en el viaje entre Madrid y el Cantábrico, goza de una buena gastronomía y se está convirtiendo en un emergente destino turístico por las rehabilitaciones de edificios que están llevando a cabo.

Planifica tu escapada a Briviesca

El mayor interés de éste emergente destino turístico son sus iglesias, a las que hay que complementar con un paseo por los lugares que mencionamos en el apartado “Qué ver en Briviesca”; todo se puede hacer en un par de horas. La escapada puede continuar en dirección a la ciudad de Burgos o tomar al llegar a esa ciudad la desviación de la carretera hacia Logroño siguiendo hasta el pueblo de Ibeas de Juarros; tras ver el yacimiento prehistórico de Atapuerca,  se puede seguir por el Camino de Santiago hasta Villafranca Montes de Oca, en cuya zona se pueden contratar actividades de turismo activo. La opción opuesta es tomar la carretera CL-632 se puede visitar Oña y su vecino Parque Natural de los Montes Obarenes. En nuestra página Dormir y Comer en Briviesca explicamos los platos locales y donde reservar para dormir bien.

¿Quieres conocer este sitio?

Virovesca, antiguo nombre de la capital habitada por los autrigones, uno de los principales pueblos ibéricos asentados en el Alto Ebro en el siglo III a.de C. y mencionado ya por Plinio el Viejo en la Historia Natural el 77 d.C. De su dios Vurovio deriva el nombre de la comarca de la Bureba que comprende hoy 44 municipios. Su situación, al pie de las calzadas que conectaban Astorga, Pamplona e Irún le reportó cierto esplendor en época romana.

En el siglo XI la población que ya venía creciendo lentamente desde dos siglos atrás al amparo de varias ermitas, se desarrolla como lugar de paso de El Camino de Santiago. Pero en ese mismo siglo la ruta jacobea se desvió para acceder directamente a la ciudad de Burgos provocando el freno del desarrollo de la aldea.

En 1123 el rey Alfonso VII le concede un fuero para promover su repoblación. El núcleo urbano se situó en origen en el actual cerro de San Juan. El 27 de septiembre de 1305 doña Blanca de Portugal, nieta de Alfonso X el Sabio adquiere éste señorío y decide su trasladó a su emplazamiento actual; entonces procedió a llevar a cabo un trazado urbanístico en cuadrícula insólito en las poblaciones medievales; esto le valió el sobrenombre de “La bien trazada”.

En 1387 fue sede de la reunión de las Cortes de Castilla que crearon el título de Príncipe de Asturias para el heredero a la Corona, como cumplimiento del pacto alcanzado en Bayona para acabar con las disputas dinásticas en Castilla.

Los Reyes Católicos tomaron Briviesca como modelo para la urbanización de enclaves americanos como Santa Fe de Granada.

fotografia antigua briviesca
Fotografía antigua de la Plaza Mayor con el Ayuntamiento al fondo

Al estar situada en la carretera que conecta Madrid y Burgos con los puertos del Cantábrico y la frontera francesa. Briviesca fue un lugar de descanso y avituallamiento de los viajeros y transportistas de una de las rutas con más tráfico del reino, lo que posibilitó su prosperidad entre los siglos XVIII y XX. La apertura de la autopista de peaje supuso la pérdida de gran parte del tráfico que antes circulaba por el pueblo.

La reina regente María Cristina concedió a la villa el título de ciudad en 1894.

Briviesca está muy orgullosa de su himno, cuya composición encargó a Fray Justo Pérez de Urbel y que fue estrenado en 1929.

La ciudad actual ha sobrepasado los límites del trazado primitivo prolongando éste, recuperando o creando áreas arboladas y paseos de indudable atractivo.

En el centro del núcleo original está la Plaza Mayor, porticada con casas de piedra en torno a un templete de música. Desde la Plaza Mayor se puede tomar la calle que conduce a las piscinas para ascender al mirador de los Pinos, desde donde se disfruta de la mejor panorámica de la visita a Briviesca.

En el lado oriental de la Plaza está la torre blasonada del Palacio de los Soto de Guzmán (del siglo XVII) y que desde 1856 es sede del Ayuntamiento. A la derecha se encuentra la Iglesia de San Martín, edificio gótico reformado en el siglo XVI. Su portada plateresca está muy deteriorada. Las tres naves del interior se cubren con bóveda de crucería. Aloja varios sepulcros góticos y el retablo mayor barroco del S.XVII, presidido por la figura de San Martín, el obispo de Tours. La Capilla de las Viejas, que precede a la sacristía, tiene un retablo hispanoflamenco realizado entre 1490 y 1515; allí se encuentra el sepulcro de don Pedro y el de su esposa Teresa Ruíz. La Capilla del Carmen posee un Cristo del siglo XVI muy venerado en Briviesca.

Al inicio de la Calle de Medina se encuentra la Casona de los Martínez de España, doblemente blasonada pues incluye también el escudo de la esposa. Este edificio de 1718 está presidido por una fachada con balcón sostenido por angelotes en los ángulos y una figura mitológica de gusto rococó colocada sobre la puerta de acceso.

A la derecha se encuentra el Palacio de los Torre con su magnífico escudo del siglo XVII. El edificio se compone de una torre rectangular dividida en cuatro cuerpos y de un edificio adjunto con balconada sobre el que se observan las armas de los Torre y de los Ortiz-Vela.

iglesia san martin briviesca
Interior de la Iglesia de San Martín

Por la Calle Mayor se llega a la Iglesia de Santa María, primera colegiata de la diócesis de Burgos hasta el siglo XIX; su construcción se concluyó en 1794 con una sobria fachada neoclásica y dos torres. En su interior de tres naves con decoración barroca hay retablos también barrocos, capillas renacentistas como la de Santa Casilda que destaca por su retablo de las 11.000 vírgenes, realizado en madera de nogal sin policromar. También alberga adosados a sus muros dos sepulcros góticos de arcosolio apuntado. Fue declarada en 1983 monumento histórico-artístico nacional y solo es visitable en Viernes Santo.

El Convento de Santa Clara es el monumento más importante de Briviesca. Fundado por doña Mencía de Velasco en 1517, es de estilo renacentista, y extiende su monasterio, iglesia, hospital y casona solariega a lo largo de la calle del duque de Frías. La iglesia conventual, del siglo XVI, obra de Pedro de Rasines y Gil de Hontañón, es lo más destacado. El retablo de 1547 fue tallado en madera de nogal por Pedro López de Gámiz.

A lo largo de la Calle Juan de Ayolas hay que ver en Briviesca el remozado Paseo de la Taconera, y desde el Parque de la Florida y su monumento a las Cortes y al Príncipe de Asturias, se puede emprender la senda que sigue el curso del río Oca.

El Santuario de Santa Casilda, a 11 kms al noroeste, fue consagrado en el siglo XI a esta santa, que siendo hija del rey moro Al-Mamún de Toledo se convirtió al cristianismo y se retiró en estos parajes a hacer vida eremítica. El edificio actual es del siglo XVI, al igual que la estatua yacente de la santa, obra de Diego de Siloé, e instalada en un retablo barroco. Numerosos exvotos cuelgan de sus paredes.

A unos 22 km al sureste se alcanza la villa peletera de Belorado, que además de las casas blasonadas de su Plaza Mayor con el Centro de Promoción Jacobea cuenta con la Iglesia de San Pedro (s. XVII) en la que destaca su retablo rococó; también la Iglesia de Santa María, (s. XVI), con hermosa capilla renacentista y a poca distancia se encuentran las cuevas eremíticas de San Caprasio.

Imprescindibles

Dónde dormir en Briviesca
Plaza Mayor
Dónde dormir en Briviesca
Ex-colegiata de Santa María

Datos prácticos

Coordenadas

42º 33’ 00’’ N, 03º 19’ 00’’ W

Distancias

Burgos 43 km, Vitoria 79 km, Madrid 239 km

Aparcamiento

Gratuito en c/ Félix de la Fuente a 5 min. del centro

Altitud

726 m

Habitantes

7539 (2013)

La Feria de los Novios (19 de marzo, ya desprovista de su función casamentera, reúne junto al Ayuntamiento a las parejas que son obsequiadas con claveles para las mujeres y almendras garrapiñadas para los hombres), Romería de la Tabera (martes anterior a la Ascensión, con grandes apuestas en el juego de la taba en la ermita de Santa Casilda), Festividad de Santa Casilda (9 de mayo), Fiestas patronales de Nuestra Señora y San Roque (15 y 16 de agosto);
Día de la “O” (18 de diciembre)

Feria Renacentista (mayo, fin de semana anterior a la Ascensión, mercadillo con teatro y música callejera, ambientaciones y disfraces de época), Feria de los Ajos (25 de julio), Feria Agroalimentaria y Artesanal (septiembre, fin de semana anterior a San Mateo)

Mercado de Artesanía. (marzo)

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar