Qué ver en Gallocanta

La histórica villa de la laguna de las grullas

Pequeña e histórica localidad del Campo de Daroca, se sitúa muy cerca de una laguna homónima. Además, es famosa por albergar la mayor colonia estacional de grullas de España. Anímate a descubrir la historia y lo mejor que ver en Gallocanta.

Planifica tu escapada a Gallocanta

Lo más notable que ver en Gallocanta es su centro de interpretación de aves acuáticas, así como sus lagunas. Su iglesia, ermitas y los alrededores también valen la pena. De haber más tiempo, cerca queda Anento, pequeño pero con un imponente retablo y el Aguallueve. Otra opción que pude ocupar hasta un día completo es la villa medieval de Daroca. Más alternativas serían Calatayud o la capital provincial, Zaragoza. Hacia el norte quedan las bodegas de la D.O. del vino de Cariñena, algunas de cuyas bodegas pueden visitarse.

Para que no falles con la reserva de hospedajes o restaurantes, consulta las páginas sobre dormir y comer en Gallocanta.

¿Quieres conocer este sitio?

Antes de pasar a lo que ver en Gallocanta, cabe conocer algo su historia. Habitada desde tiempo inmemorial, se conservan vestigios cerámicos y de sílex de la Edad de Bronce. Los cimientos del antiguo castillo disponen de sillares ciclópeos que atribuidos a los celtíberos. Tras pasar por manos árabes, fue conquistada por Alfonso I el Batallador en 1120. El monarca la cedió a su vez al Señorío de Daroca. Más tarde, en 1248, Jaime I creó la Comunidad de Aldeas de Daroca y la localidad dio nombra a una de sus seis divisiones o sesmas.

Sin embargo, la primera referencia escrita que se tiene en la historia de Gallocanta data de antes, del 1205. Un documento oficial de Raimundo de Castrocol, obispo de Zaragoza, la menciona. En él asignaba a las iglesias de Daroca las rentas y diezmos de las aldeas dependientes de ellas.

Durante buena parte de la Edad Media, el lugar tuvo un importante papel defensivo frente a la vecina Castilla. Para ello se aprovechaba la barrera natural de su laguna. Esta estaba dominada desde el altozano por el desmantelado Castillo de Gallocanta.

Hacia 1356, Enrique de Trastámara se convirtió en vasallo de Pedro IV de Aragón a cambio de ayuda militar para conquistar Castilla. De esta forma comenzó la llamada Guerra de los Dos Pedros. El Castillo de Gallocanta fue una importante base de operaciones militares durante este periodo.

La primitiva aldea con molino comenzó a extenderse alrededor del Castillo de Gallocanta conformando el Barrio de San Andrés. Allí se situaría el cementerio y una iglesia. Por su parte, el casco urbano creció hacia el oeste siguiendo la calle de San Pedro. Se alargó hasta la actual iglesia parroquial del siglo XVIII y una plaza rodeada de los servicios principales.

Vecinos de Gallocanta fototografia antigua
Vecinos de Gallocanta en 1924.

La vida económica del lugar siempre ha estado supeditada a su laguna, especialmente a su explotación pesquera. Domingo Mariano de Traggia, historiador aragonés del siglo XVIII, ya afirmaba que: “por los años de 1673 sólo el pueblo de Gallocanta sacaba del arrendamiento de su pesca ochenta mil reales de vellón y diez y ocho mil arrobas de tencas”.

La laguna fue incautada en 1874 por la Ley de Desamortización de Bienes Públicos en Manos Muertas. Posteriormente sería vendida a una sociedad privada. Esta planeó su desecación para implantar en ella una finca de explotación agraria y ganadera. La idea no fraguó y la laguna sobrevivió durante años como una fértil productora de sal.

A finales del siglo XX, la laguna de Gallocanta volvió a ser constituida como bien público en manos del Gobierno de Aragón. La administración dotaría de numerosas figuras de protección a su flora y su fauna. Actualmente, entre otras, el humedal goza de distinciones como “Zona de protección para aves” o “Zona húmeda de importancia internacional”.

A continuación, lo mejor que ver en Gallocanta y sus alrededores.

Pese a que el principal atractivo turístico que ver en Gallocanta sea su laguna, la localidad cuenta con interesantes muestras patrimoniales. Por ejemplo, la Iglesia Parroquial de San Pedro Apóstol. Posee carácter de fortaleza y es de principios del siglo XVIII. Tiene una planta de tres naves y sobre su fachada destaca una torre inconclusa de planta cuadrada.

A causa de la devastación de la Guerra Civil, en el interior de la Iglesia Parroquial de San Pedro Apóstolhay obras de arte de otras iglesias del entorno. Alguno ejemplares son retablos de los siglos XVI al XVIII, un sagrario del siglo XVII y una talla románica de la Virgen del Buen Acuerdo. Esta procede de la ermita del mismo nombre, situada en sus inmediaciones.

La Ermita del Buen Acuerdo es otro templo que ver en Gallocanta. Luce un ábside románico sobre el que se asienta una pequeña torre-campanario. Por dentro sobresale un retablo barroco del siglo XVII. Su ubicación, en un altozano, ofrece al visitante excepcionales vistas de la laguna.

También merece una visita la Ermita de la Virgen de la Soledad, sólido edificio de finales del siglo XVIII. Durante años resguardó a un gigantesco olmo que crecía a su lado. Ya en las afueras la localidad se conservan dos peinones, unas columnas de demarcación territorial. Ambos son rematados por una cruz sobre una hornacina. Esta contiene imágenes de Santa Bárbara, San Sebastián y San Fabián.

grullas gallocanta
Grullas en Las Lagunas de Gallocanta

Con sus casi quince kilómetros cuadrados de extensión, la laguna de Gallocanta es el mayor humedal salino de España. También es el mejor conservado de Europa Occidental. Cuenta con una inmensa riqueza natural y diversidad biológica. Gracias a ello supone un atractivo único para aquellos amantes de las aves. Las condiciones de su entorno la convierten en un importante centro ornitológico estacional y de cría.

Tras Doñana, la laguna de Gallocanta es el segundo enclave de aves acuáticas del país. En ella se pueden observar numerosas especies como águilas, buitres, abubillas, fochas o patos. Pero, las grandes protagonistas del entorno son las grullas. La colonia es la mayor colonia de España y quizá de Europa. Estas aves son además uno de los mayores atractivos turísticos que ver en Gallocanta. Durante la época de migración, que va de octubre hasta febrero, el lugar se llena de aficionados a la ornitología.

Dedicado al entorno natural y a las afueras de la localidad se encuentra el Centro de Interpretación de la Laguna de Gallocanta. En él se lleva a cabo un recorrido por la historia y la diversidad biológica del lugar. Dispone de paneles expositivos y piezas disecadas procedentes del ya desaparecido Museo de Aves de Gallocanta. Cuenta también con un mirador orientado hacia la laguna.

Después de disfrutar de lo mejor que ver en Gallocanta, mira otros planes en Zaragoza y las actividades de turismo activo de la provincia maña.

Imprescindibles

Ermita del Buen Recuerdo en Gallocanta
Ermita del Buen Recuerdo en Gallocanta.
Dónde dormir en Gallocanta
Casetas

Datos prácticos

Coordenadas

40° 59′ 42″ N, 1° 30′ 25″ W

Distancias

Zaragoza 107 km, Teruel 95 km, Huesca 185 km, Madrid 241 km.

Aparcamiento

Sin problemas en la laguna y el pueblo.

Altitud

1 011 metros.

Habitantes

154 (2013).

Estas son las grandes fiestas que ver en Gallocanta: San Fabián y San Sebastián (20 de enero), Romería de la Virgen del Buen Acuerdo (Martes de Pascua de Pentecostés y San Jorge) y Las fiestas de la Virgen (la última semana de agosto).

He aquí otro eventos notables que ver en Gallocanta, la Fiesta de las Grullas (primer fin de semana de febrero).

Otros destinos próximos



About the author

España Fascinante usa cookies para asegurarte una experiencia maravillosa. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar