Un pequeño recorrido por los castillos más fascinantes de Zaragoza

La provincia de Zaragoza cuenta con una extensa red de castillos que, en conjunto, dibujan parte de la memoria histórica de una región fronteriza y convulsa marcada por el choque entre reinos y culturas diferenciadas. Mientras muchos de ellos tienen su origen en la época de dominio musulmán, otros se erigieron posteriormente por orden de diferentes reyes aragoneses. Algunos destacan por su notable grado de conservación, pero también los hay que muestran claros signos de deterioro. Lo que está claro es que todos ellos forman un conjunto patrimonial que merece la pena conocer. ¿Te animas a descubrirlo con nosotros?

Palacio de La Aljafería (Zaragoza)

Nuestro recorrido por las principales fortificaciones zaragozanas comienza por el palacio de la Aljafería, palacio mayor de la Taifa de Zaragoza erigido durante la primera mitad del siglo XI y que supone uno de los más importantes conjuntos de arte musulmán en España. Tras la reconquista de la ciudad en 1118, La Aljafería pasó a ser residencia de los reyes aragoneses, que acometieron importantes reformas como la llevada a cabo en tiempos de los Reyes Católicos. El conjunto fue rehabilitado durante la segunda mitad del siglo XX y en la actualidad es sede de las Cortes de Aragón. En 2001 fue integrado en la lista de Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, dentro del conjunto de arquitectura mudéjar de Aragón.

Palacio de La Aljafería

Castillo de Sádaba

Continuamos hasta las Cinco Villas, donde destaca el castillo de Sádaba. Su perfil en lo alto de un cerro rocoso ubicado en un extremo del casco urbano es una de las más famosas postales de la localidad. Su principal característica reside en mantener casi intacta su forma original, de planta rectangular y destacando la presencia de sus siete imponentes torres coronadas por almedas.

castillos de Zaragoza
Castillo de Sábada

Castillo de Sos del Rey Católico

Sin abandonar las Cinco Villas visitamos ahora la localidad que vio nacer a Fernando el Católico, donde encontramos un buen ejemplo de castillo fortaleza que, en sus orígenes, fue un importante punto defensivo junto a la frontera con Navarra. Este castillo fue el origen de la villa medieval, que creció tomándolo como referencia y adosando algunas viviendas a sus murallas mientras la construcción original de madera era poco a poco sustituida por piedra. De aquella edificación original del siglo XII podemos visitar actualmente una bien conservada Torre del Homenaje.

castillos de Zaragoza
Castillo de Sos

Castillo de Uncastillo

Situado en lo alto de la peña de Ayllón, un enorme montículo rocoso que domina tanto el paisaje circundante como la villa que se asienta a sus pies, la de Uncastillo es otra fortaleza que no podemos dejar de visitar. Su planta irregular está adaptada a un terreno de difícil orografía que, no obstante, permite que los restos del conjunto se dividan en dos espacios bien diferenciados sobre los que destaca ostentosamente la presencia de dos torres: la del Homenaje y la del Palacio.

castillos de Zaragoza
Castillo de Uncastillo

Castillo de Caspe

La historia de este castillo se remonta a tiempos de la reconquista, cuando Alfonso II toma la villa para entregarla posteriormente a la Orden del Hospital que, en agradecimiento, planifica la erección de una gran fortaleza. En 1412, este castillo fue situado en el centro de la historia aragonesa al celebrarse allí el Compromiso de Caspe, que supondría la elección de Fernando de Antequera como primer rey de la casa Trastámara en Aragón. El actual aspecto del castillo es fruto de notorias restauraciones iniciadas a finales del siglo XX. En la misma localidad también destaca la presencia de la Torre de Salamanca, fortificación edificada en 1875 por el general Manuel Salamanca en prevención de posibles incursiones carlistas.

castillos de Zaragoza
Castillo de Caspe

Castillo de Trasmoz

En tierras del Moncayo encontramos el castillo de Trasmoz, ubicado sobre una elevada colina que preside la localidad de idéntico nombre. Construido durante el siglo XII, esta fortaleza fue un importante punto fronterizo entre los reinos de Navarra y Aragón, hecho que propició un continuo cambio de titulares hasta su abandono tras la unión de las coronas castellana y aragonesa. Su origen está ligado a determinadas interpretaciones legendarias que hablan de brujería y nigromantes, historias especialmente alimentadas por la pluma de Gustavo Adolfo Bécquer durante su estancia en el monasterio de Veruela.

castillos de Zaragoza
Castillo de Trasmoz

Conjunto defensivo de Calatayud

Terminamos nuestro recorrido por tierras zaragozanas visitando Calatayud, una ciudad que cuenta con uno de los conjuntos defensivos de origen musulmán más atractivos de todo el país. El elemento común de todo el entramado es la muralla, que a lo largo de un perímetro de cuatro kilómetros de extensión dibuja un complejo sistema defensivo compuesto por cinco castillos o áreas defensivas diferenciadas: Doña Martina, Castillo Mayor, Castillo Real o del Reloj, la Torre Mocha y Castillo de la Peña.

Castillo Mayor
Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar