En la villa conquense de San Clemente, el Marqués de Villena propició un ambiente que atrajo al mismísimo Miguel de Cervantes en una época de esplendor que puede apreciarse en sus numerosos monumentos históricos. Conocida históricamente como. Continuar leyendo