La fronteriza capital de la Baja Cerdanya fue, durante décadas, heroico bastión liberal en las guerras carlistas y sufrió numerosas violencias. Su entorno, su clima y su atractivo lago artificial la convirtieron en pionero centro de veraneo a. Continuar leyendo