Esta villa cordobesa, de enorme riqueza arqueológica, tuvo una floreciente comunidad judía. Su Santuario de Araceli permite ver hasta cinco provincias, siendo “la atalaya de uno de los más bellos paisajes españoles” según Camilo José. Continuar leyendo